30 de noviembre de 2020, 11:48:44
Deportes

ETAPA 9


Giro. Primoz Roglic golpea al resto de gallos en la cronoescalada

E.I.

El esloveno pone tierra de por medio con los escaladores, aunque Conti mantuvo el rosa. Clasificaciones


Después del rosario de llegadas al esprint, de caídas inoportunas, de la retirada de Tom Dumoulin, de nerviosismo, palizas con kilometrajes desmesuados y encerronas en los kilómetros finales, el Giro de Italia arribó a este domingo planteando una contrarreloj individual, tildada de cronoescalada, que cedíael protagonismo a los candidatos a alzarse con la maglia rosa al final de las tres semanas de encarnizada competencia que se han establecido.

Y en ese paisaje volvió a resplandecer, como un martillo, Primoz Roglic. El corredor del Jumbo Visma emitió un aviso a navegantes en la crono que se colocó como prólogo. Entonces, se hizo con el lidetaro en la clasificación general, metiendo más de un minuto en sólo ocho kilómetros a competidores como Mikel Landa. Pues bien, el esloveno, que ha desdeñado el maillot de líder para ahorrar erosión a sus compañeros, ha dado un golpe sobre la mesa sobresaliente en esta fecha.

Resulta complicado señalar a alguno de los candidatos al título que posea una forma mejor que la del ganador esta, la novena etapa. Su segunndo triunfo en lo que va de Giro se cimentó en un rendimiento inalcanzable en la licha contra el crono. Poco importó las rampas que tuvo que lidiar. El resultado fue abultado en relación con los tiempos realizados por los otros favoritos a finalizar en el podio de la 'Corsa' transalpina. En algunos casos llegó a rozar el sonrojo la distancia de revoluciones.

Rglic exprimió cada pulgada de carretera en los 34,8 kilómetros de senda, que conectaba Riccione y San Marino. Su exhibición terminó de señalar y dejar en la estacada al jefe de filas del Movistar y al de Astana. Mikel Landa perdería 3:03 minutos sobre el esloveno, mientras que Miguel Ángel López se dejó 3:45 minutos. Son referencias que definen, a la perfección, el estado de cada cual. Y que han sentenciado las opciones de estos dos últimos, disparando las del primero.

El relato del clínic del centroeuropeo expuso una ascensión maravillosa a la subida final, de 12 kilómetros. Su ritmo sacó de eje a todos, pero especialmente a Landa. El vasco perdía 1:52 en el llano y acabó desinflándose hasta la desventaja de 3.03 minutos. Sorprendió cómo se manejó Roglic en la escalada y Mikel yace ya a 4:52 del mejor corredor hasta esta jornada. Dando paso al debate sobre la capitanía del Movistar, ya que Richard Carapaz, que fue cuarto en la pasada edición del Giro, "sólo" perdió hoy 1:55. Eso sí, el ecuatoriano está a 3:16 del astro del Jumbo.

Pero no todos los males se centraron en el equipo español. Simon Yates (Michelton Scott), otro de los gallos destacados, se defondó y le acabó cayendo una minutada inesperada. Perdió 3:11 a pesar de ir cediendo sólo 49 segundos cuando le tocó comenzar la ascensión. En consecuencia, el británico está también contra las cuerdas en lo que a la clasificación general se refiere. Queda mucha montaña, toda, más bien, pero el colchón empieza a ser muy cómodo para el esloveno.

Vincenzo Nibali, perro viejo, gestionó mejor los esfuerzos y se dejó únicamente 1:05 minutos. El ganador del Giro 2013 y 2016 está motivado y decidido para demostrar a sus críticos que la edad no le es impedimento para batallar durante tres semanas contra ciclista jóvenes y más hambrientos. 'El Tiburón' lució ante la explosión de Roglic y es, sin duda, el perseguidor aventajado en este punto de cocción de los esfuerzos. Probablemente el derroche de las etapas previas pasaron factura a más de uno de los caídos en desgracia.

En todo caso, el ganador en 2019 del Tour de Romandia, la Tirreno-Adriático y el Tour de los Emiratos Árabes no alcanzó a hacerse con la maglia rosa. Valerio Conti (UAE Team Emirates) defendió con uñas y dientes ese distintivo que está paladeando día a día. Perdió 3:34 minutos con el esloveno en la cronoescalada, pero todavía guarda de su fuga 1:50 minutos para pensar en seguir vistiendo de rosa hasta que la montaña llegue para quedarse. Sea como fuere, el patrón se apellida Roglic. El resto habrá de sudar para cambiar este punto.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es