18 de septiembre de 2021, 22:03:46
Deportes

AUTOMOVILISMO


Indy500. El francés Pagenaud gana en Indianápolis por vez primera

EL IMPARCIAL

En una carrera marcada por la ausencia de Fernando Alonso, Oriol Serviá finalizó vigésimo segundo.


Las 500 Millas de Indianápolis demostraron este domingo el motivo por que Fernando Alonso se ha enamorado, hasta la obsesión, de este templo del automovilismo estadounidense y mundial. Su dificultad es extrema y en una vitoria median múltiples factores que han de alinearse a tu favor para poder bañarte con lche al término de la carrera. Así lo atestigua el vencedor de esta edición número 103, el francés Simon Pagenaud, que partía de la 'pole' y alzó los brazos al final.

El piloto del Team Penske-Chevrolet demostró su condición de más rápido, registrada hace una semana en la jornada de clasificación, y se limitó a gestionar esa ventaja competitiva durante gran parte del evento. Pero, a 23 vueltas para la conclusión, un accidente que neutralizó la carrera y provocó la salida del coche de seguridad sacudiría todo de nuevo, generando un reinicio en el que la incertidumbre circundaría a Pagenaud prácticamente hasta el último giro.

Ver esta publicación en Instagram

Soon, the green flag waves 💯

Una publicación compartida de NTT IndyCar Series (@indycar) el

Alexander Rossi (Team Andretti Autosport-Honda), principal persegguidos del piloto galo, había logrado adelantar al favorito justo antes del accidente en el que se vieron implicados varios monoplazas. El estadounidense se colocaba como líder en el último tramo de la competencia. Este hecho y el parón depararían una traca postrera maravilosa, en la que se desataría un mano a mano por la victoria, en un formato de velocidad absoluta. Pues sólo restaban 13 vueltas.

La tribuna del Motor Speedway de Indianápolis rugiría. No obstante, los dos pilotos respondieron a la exigencia del momento. Pagenaud adelantó al estadounidense inmediatamente después de la reanudación, pero Rossi volvería a ser puntero en dos oportunidades. Aún así, el ganador de esta carrera en su edición de 2016 no podría alzar el trofeo Borg-Warner debido a la astucia y agresividad del francés, quien asestó el adelantamiento decisivo a dos vueltas para la finalización. Sólo dos décimas de segundo les separaron en meta.

La pasión se desbordaría, pues Pagenaud estuvo a punto de ganar el Indy 500 en 2015. Esa cuenta pendiente derivó en el triunfo del colombiano Juan Pablo Montoya, su compañero de equipo que le adelantó en el último paquete de vueltas de aquel año. "Es difícil de creer en estos momentos. Ha sido una carrera tan intensa. Creo que hemos liderado la mayoría de la carrera. El coche iba en raíles, todo se ha producido de forma perfecta. Las estrellas se han alineado. Es realmente increíble. Es un sueño convertido en realidad", proclamó el piloto que este domingo abrazó, al fin, la gloria.

Ver esta publicación en Instagram

Winners drink 🥛

Una publicación compartida de NTT IndyCar Series (@indycar) el

Rossi, por su parte, sufrió el sinsabor de quedarse a las puertas de añadir otro entorchado de semejante dimensión a su palmarés. Achacó su impotencia postrera a la falta de caballos del motor Honda de su monoplaza. Y completó el podio el piloto japonés Takuma Sato. Todo ello en el día en el que el mejor español no fue el ausente asturiano sobre ganador de Mundial de Fórmula Uno. Oriol Serviá vivió una carrera rocosa y se tuvo que conformar con sumar otra participación y acabar vigésimo segundo.

Pagenaud se llevaría los focos con la corona de laureles tan anhleada. El piloto de 35 años, hijo del propietario de un supermercado en Poitiers, se trasladó en 2006 a Estados Unidos con el objetivo de ganar en Indianápolis. Había competido en la Formula Renault en Francia, pero decidió curtirse en las competiciones norteamericanas. Lo hizo en Champ Car y American Le Mans. Y trabajó con Gil de Ferrán, ganador del Indy500 y director deportivo de la escudería McLaren que provocó la debacle de Alonso. "Esta carrera elige a los ganadores, y hoy yo soy el elegido", proclamó.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es