22 de noviembre de 2019, 1:00:10
Deportes

TENIS


Roland Garros. Rafa Nadal acelera y abrasa a Nishikori para llegar a las semifinales

M. Jones

El jugador español no permitió al japonés levantarse de sus continuados errores.


Rafael Nadal aterrizó en París como principal favorito para hacerse con el título. Acababa de estrenar su palmarés en 2019 al imponerse en el Masters 1.000 de Roma, aleccionando a Novak Djokovic. Después de quedarse en tres semifinales pertenecientes a torneos de tierra. Con ese bagaje y el hambre de siempre, el tenista balear se plantó en Roland Garros, para acometer una vuelta de tuerca más a su gesta particular: ganar su duodécimo entorchado en su Grand Slam favorito.

Fueron pasando las rondas con rivales sencillos y de perfil bajo. En tercera ronda se le cruzaría David Goffin, un belga reputado que fue capaz de arrancarle el único set que ha dejado en la senda hasta la fecha. Y en octavos de final arrasó al argentino Juan Ignacio Londero, debutante en un torneo de semejante envergadura. Y llegó este martes, en el que, al fin, le tocó examinar su estado de forma y chispa mental ante un Top-10. Se trataba de Kei Nishikori, séptimo cabeza de serie.

Lo que ocurrió no escapa a la tónica general vista: Nadal está tan concentrado y tan fino y acertado en la ejecución que no encuentra un contrincante que le ponga en problemas. El jugador nipón, mermado físicamente por la cantidad de tiempo que ha acumulado en las fases previas sobre la pista, no alcanzó a mediar enmienda en el guión que impuso el zurdo legendario. La superioridad del manacorí fue tal que se permitió la licencia de intentar zanjar el triunfo antes de la hora que la organización había vaticinado un parón por tormenta.

Ver esta publicación en Instagram

Natural habitat. 👁 @rafaelnadal | #RG19 📸: Julien Crosnier / FFT #rolandgarros #paris #tennis #clay

Una publicación compartida de Roland-Garros (@rolandgarros) el

El resultado final, 6-1, 6-1 y 6-3, sólo ocupó a Rafael una hora y 51 minutos de esfuerzo. Volvió a relajarse en la tercera manga, pero es que su jerarquía en estas semanas le prmociona este tipo de intervalos de menos revoluciones. La lluvia apareció y tuvo una hora a los tenistas parados. Cuando las lonas de la Philippe Chatrier se retiraron, Nadal mantuvo la misma tensión competitiva y dio carpetazo al evento en diez minutos. Para acceder a sus duodécimas semifinales en Roland Garros, altura del torneo en la que no a perdido jamás.

La Copa de los Mosqueteros se acerca a la vitrina del mejor deportista español de la historia y él se muestra complacido por el rendimiento, sin fisuras, que viene evidenciando. "Estoy muy satisfecho, muchas emociones, cuatro días y volver a las semifinales, es muy importante para mi, creo que el juego y el nivel son buenos durante todo el torneo", comentó en la entrevista rápida relaizada todavóa en la pista. No obstante, había barrido a un buen jugador que pagó las 4 horas más de tenis que tenían sus piernas en relación con el balear. El nipón se pegó dos cruces de cinco sets, frente al serbio Laslo Djere y el francés Benoit Paire, y fue transparente ante el coloso. Nunca había ganado al número 2 de la ATP en tierra y esta vez sería su derrota más contundente.

Y por el camino hacia la sala de prensa se enteró que se jugaría un hueco en la final ante Roger Federer -que jugaba a la misma hora y doblegó a Stan Wawrinka- "Jugar partidos contra Novak, con el que acabamos de jugar en Roma, o ahora aquí contra Roger, son momentos por los que uno trabaja, más allá de que ganes o pierdas, para poder competir de la manera adecuada, para poder disfrutarlos", proclamó, antes de señalar que, ante las cinco victorias consecutivas del suizo en los enfrenAtMientos directos con él, "Lo único que puedo hacer es jugar lo mejor posible para que pesen más mis victorias aquí y él para que pesen los últimos enfrentamientos".

Ver esta publicación en Instagram

Men at work 📸 Cedric Lecocq / FFT #RG19 #rolandgarros #terrebattue #paris #weather

Una publicación compartida de Roland-Garros (@rolandgarros) el

"Es un partido especial. Pero en el fondo es un partido de tenis y el que juegue mejor tendrá más opciones. En estos duelos entre los mejores del mundo el que esté más acertado tiene más opciones", remarcó. Y recordó el envite más importante de los mantenidos contra Federer en París, según su opinión. Fue la final de 2006. "Tenía un significado muy especial porque volvía de una lesión muy importante que no sabía si me permitiría volver a jugar y ganar Roland Garros", indicó.

Finalmente, le cuestionaría el motivo por el que cree que el de Basilea ha decidido volver al Grand Slam francés tras tres años de ausencia. "Si lo ha hecho es porque se siente preparado y no hay motivo para dejarse fuera parte de la temporada. Luego, cada uno se puede adornar como quiera", analizó el zurdo, dando en el clavo porque el suizo ha perdido su primer set este martes. "Voy a tener que estar muy sólido y golpear muy fuerte para no permitirle que esté en buenas posiciones. Tengo que llevarle a posiciones difíciles para que no pueda subir a la red", pronosticó antes de despedirse.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es