19 de noviembre de 2019, 3:58:14
Mundo

GOLFO PÉRSICO


EEUU culpa a Irán del ataque a dos petroleros

EL IMPARCIAL


Un nuevo incidente naval en aguas del Golfo de Omán ha hecho saltar las alarmas este jueves. Dos petroleros han resultado dañados en lo que se evalúan como ataques intencionados. El lugar del suceso, cerca del Estrecho de Ormuz, es el mismo en el que otros cuatro buques sufrieron un sabotaje hace un mes.

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, ha responsabilizado a Irán del ataque a los dos cargueros en el Golfo de Omán: “Estos ataques son una amenaza para la paz y la seguridad internacionales, un asalto flagrante a la libertad de navegación y una escalada inaceptable de la tensión por parte de Irán”.

"Hemos sido informados de un ataque contra petroleros en el golfo de Omán. Las Fuerzas Navales estadounidenses en la región recibieron dos llamadas de socorro por separado", aseguró en un comunicado el comandante Josh Frey, portavoz de la V Flota de la Armada, que es la responsable de velar por los intereses estadounidenses en aguas de la región.

Posteriormente, el Pentágono informaba del envío a la zona del "USS Bainbridge", un destructor de la clase Arleigh Burke con misiles guiados. Sin embargo, fue un buque iraní el que rescató a los 23 tripulantes de una nave y los 21 de la otra, después de arrojarse al mar, y los condujo después al puerto de Jask, en la provincia iraní meridional de Hormozgan.

El Golfo de Omán se sitúa muy cerca del Estrecho de Ormuz, uno de los lugares más estratégicos por ser una ruta muy importante en el transporte de crudo desde Oriente Medio

Según la nota, la primera llamada fue "a las 06:12 hora local, mientras que la segunda fue a las 07:00 hora local", y apunta que "los barcos de la Marina de Estados Unidos están en el área y prestando asistencia".

Una de las embarcaciones es un buque cisterna de bandera panameña operado por la empresa japonesa Kokuka Sangyo y el segundo es un carguero noruego. Según la agencia estatal de noticias iraní IRNA, los 44 tripulantes de ambos petroleros se hallan ya sanos y salvos en el puerto de Jask, en el sur de Irán.

En un principio, el ministro de Comercio japonés había informado de que uno de los barcos transportaban "cargamento relacionado con Japón", justo el día en que el primer ministro nipón, Shinzo Abe, visita Irán para mediar entre las tensiones entre EEUU y Teherán. Un viaje que no se realizaba desde 1979.

Tras la noticia, los precios del barril de petróleo de referencia Brent se han disparado un 3,22%, hasta los 60,62 dólares

Directivos de la firma Kokuka dijeron que la embarcación que estaba a su servicio, que cargaba 25.000 toneladas de metanol, recibió un primer impacto a babor y los tripulantes intentaron apagar un fuego que se había declarado en la sala de máquinas. Al recibir otro impacto, también a babor, el capitán dio orden de abandonar el buque.

Las autoridades niponas se encuentran ahora recabando información para averiguar quién puede estar detrás de este ataque. El ministro de Asuntos Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif, tildó el ataque de "sospechoso" y subrayó que la propuesta de un diálogo regional para mitigar las tensiones resulta "imperativa".

El sabotaje contra cuatro petroleros, dos de ellos saudíes, cerca de la misma zona el mes pasado provocó un repunte de tensión en el Golfo Pérsico después de que Arabia Saudí y Estados Unidos acusaran a Irán de estar detrás, un extremo que Teherán niega.

Además, EEUU ha decidido aumentar su despliegue militar en Oriente Medio tras este repunte con Irán a causa de las sanciones económicas de Washington y a la designación de los Guardianes de la Revolución iraníes como grupo terrorista.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es