17 de octubre de 2019, 5:01:22
Nacional

PACTOS


El popular Azcón, alcalde de Zaragoza con los votos de Cs y Vox

Efe


El nuevo Ayuntamiento de Zaragoza, recién constituido, ha investido alcalde al popular Jorge Azcón, gracias a los ocho concejales de su grupo, los seis de Ciudadanos y los dos de Vox, que suman una mayoría alternativa al de la lista más votada, la del PSOE de Pilar Alegría, que cuenta con 10 concejales. Azcón recupera así la alcaldía de la capital aragonesa para el PP después de 16 años consecutivos de gobiernos de izquierdas -12 del socialista Juan Alberto Belloch y los cuatro últimos de la mano de Pedro Santisteve, de Zaragoza en Común-, pese a conseguir su peor resultado desde 1991.

Ha conseguido los 16 votos de PP, Ciudadanos y Vox, mientras que la socialista Pilar Alegría ha recibido únicamente los 10 de su grupo, los dos ediles de Podemos-Equo han votado a Fernando Rivarés y los tres de Zaragoza en Común han votado en blanco.

Este viernes, a escasas 24 horas de la constitución de la nueva Corporación municipal, PP y Ciudadanos llegaron a un acuerdo al que solo le faltaban los imprescindibles dos votos de Vox, cuya dirección nacional llegó incluso a amagar con no apoyar al candidato popular, al no sentirse "concernidos" con dicho pacto, aunque finalmente el pacto global, a nivel nacional, al que han llegado los populares y la formación de ultraderecha ha hecho posible que Azcón se haga con el bastón de mando.

El recién elegido alcalde, visiblemente emocionado hasta el punto de que ha finalizado su discurso con la voz entrecortada, ha comenzado haciendo guiños a sus socios, aunque no ha aclarado la hipotética entrada de Vox en el Gobierno municipal y se ha limitado a ofrecer "diálogo" a su portavoz, Julio Calvo. "Era nuestro deber atender ese mandato mayoritario que claramente reclamó un Gobierno municipal basado en un pacto de los partidos del centro-derecha", ha recalcado, y, aunque se ha comprometido a seguir las bases ideológicas pactadas, también ha expresado su voluntad de gobernar para el conjunto de los vecinos y con el interés general de la ciudad por encima de cualquier cosa.

Para ello contará con el referente de los dos alcaldes que ha tenido el PP en la capital aragonesa: Luisa Fernanda Rudi, por su "solvencia, rectitud y liderazgo", y el fallecido Pepe Atarés, por "la cercanía, el diálogo y la búsqueda constante de consensos". Con esos dos ejemplos ha defendido dejar atrás los "conflictos estériles", "aparcar los gestos" y centrarse en la gestión, en prestar mejor y con más eficiencia los servicios públicos, para lo que ha tenido la mano a todos los grupos políticos.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es