22 de agosto de 2019, 19:56:55
Mundo

ALEMANIA


Preocupa la salud de Merkel al sufrir fuertes temblores durante un acto

E.I.

La dirigente ha intentado relativizar lo ocurrido, pero la rumorología se ha disparado.


Este martes la población alemana se ha preocupado por el estado de salud de su canciller. Angela Merkel acudía a un acto en el que recibía al presidente de Ucrania, Vladímir Zelenski, en la Cancillería. Se ha visto a la dirigente sufrir temblores en las manos y las piernas, justo cuando escuchaban juntos los himnos de sus países. Y, por ello, han saltado las alarmas en los medios de comunicación germanos, que contemplaban a su lideresa padeciendo de manera inesperada.

El caso es que Merkel fue vista con claro síntomas de debilidad física. Tuvo que sujetarse varias veces las manos con el fin de disimular el temblor. Mientras que sonaba el himno alemán. Esas imágenes de la dirigente bajo el sol y tratando de mitigar el temblor repentino se han multiplicado por todo el país. Ha sido medio minuto de tensión ante el aspecto de la canciller. Y las hipótesis en torno al motivo de semejante cuadro se han expandido.

Finalmente, tras un lapso de incertidumbre y rumorología, la propia Merkel ha salido al paso. Lo ha hecho señalando que "estoy bien, me he bebido al menos tres vasos de agua, que parece que me faltaban, ahora me siento de nuevo bien". Ha culpado a un posible problema de deshidratación del temblor, subrayando que se encuentra en perfecto estado, dirigiendo una sonrisa a Zelenski. El ucranio comentó, entre risas, que vio a la germana "muy segura".

La mandataria cumplirá 65 años el próximo 17 de julio. Lleva en el poder de Europa desde 2005 y ha sido reelegida para su cuarto mandato alemán en las elecciones generales que tuvieron lugar en 2017. Viene arrastrando las tensiones propias de la pérdida de influencia y apoyo en la sociedad. Una deriva que la condujo en octubre de 2018 a hacer pública la decisión de abandonar el cargo cuando finalice su último mandato. Renunciar a una reelección.

Los malos resultados de su partido en los comicios regionales fueron la guinda que la empujó a salir del foco. Le queda, por tanto, un margen de maniobra que finalizará en 2021. Entonces llegará a su fin un liderazgo de la Unión Cristianodemócrata (CDU) que se estirará hacia los 18 años. Ya tiene a su sucesora, la acólita Annegret Kramp-Karrenbauer, que fue nombrada para la jerfatura del partido en las primeras desarrolladas en diciembre.

Desde entonces se han multiplicado los rumores relativos a una conclusión precoz de la legislatura y adelanto de las elecciones. Merkel se ha mantenido firme en su compromiso de agotar su mandato y seguir, en paralelo, acometiendo la retirada gradual que devendrá en la ausencia de cargos, ni a escala alemana o europea. Aunque a su sucesora no le acompañen los sondeos ni tenga una legitimidad demasiado consolidad dentro del partido conservador.

No obstante, las encuestas de valoración política muestran que el líder de los Verdes Robert Habeck -quien comparte la presidencia de esa formación con Annalena Baerbock- goza de un prestigio mucho mayor que el correspodiente a Annegret Kramp-Karrenbauer, para preocupación de la CDU y de Angela Merkel. Si hay elecciones anticipadas, todo apunta a que los Verdes adelantarían a los conservadores con claridad. Con el Partido Socialdemócrata (SPD), socio de coalición de Merkel, en caída libre.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es