18 de septiembre de 2021, 17:00:43
Nacional

INVESTIDURA


Iglesias se alía con los sindicatos para exigir a Sánchez entrar en el Gobierno

Luis Vera

Los sindicatos abogan porque Podemos esté en el Ejecutivo para derogar las reformas en materia laboral y de pensiones del PP.


El líder de Podemos, Pablo Iglesias, ha pedido este lunes “respeto” a Pedro Sánchez y ha asegurado que no concibe que le deje fuera del Consejo de Ministros. Chocan los puntos de vista, obviamente. Para el presidente del Gobierno en funciones, es responsabilidad de todos los partidos políticos facilitarle a él la investidura. Si no, adelantará elecciones.

La semana pasada, el jefe del Ejecutivo decía: “La responsabilidad de PP y Ciudadanos, como partidos que se dicen de Estado, es facilitar la investidura, no bloquear y garantizar una cierta estabilidad al Gobierno de España”. Este domingo, el PSOE repetía que su líder ha aceptado un Gobierno de cooperación con Podemos, por lo que le toca a Iglesias facilitar su reelección.

No se lo van a poner tan fácil. PP y Cs han vuelto a insistir este lunes, tras una reunión de la Ejecutiva de la formación que lidera Albert Rivera, y una reunión en Moncloa de Sánchez con el presidente del PP, Pablo Casado, que no se van a abstener en la investidura. Por su parte, el secretario general de Podemos y el coordinador federal de IU se han reunido en el Congreso de los Diputados con los máximos responsables de UGT y CCOO, Pepe Álvarez y Unai Sordo, respectivamente.

¿PP y Cs o Podemos?

Iglesias se ha preguntado si el presidente en funciones "se está trabajando" la investidura con el PP en lugar de buscar los apoyos de Podemos. En cualquier caso, ha mostrado, como siempre, su "disponibilidad" a negociar "equipos y programa" con el PSOE. Ha dicho algo que parece evidente y es que al votante socialista no le haría mucha "gracia" que la investidura se produjera con el apoyo del PP o de Cs.

El líder de Podemos no ha querido contestar a si renunciaría a tener ministros tras las advertencias del PSOE, que le ha diferenciado claramente entre un gobierno de cooperación y otro de coalición: "Las propuestas que se hacen a los socios de gobierno no se deben hacer a través de los medios de comunicación". Eso sí, ha dejado claro que es Pedro Sánchez quien debe buscarse los apoyos.

Al final, lo de siempre: "Por nosotros no va a ser. Nosotros estamos dispuestos a negociar un programa progresista y un gobierno de coalición progresista que dé estabilidad".

Los sindicatos, con Podemos

Por su parte, tanto el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, como el de CCOO, Unai Sordo, han reclamado un Gobierno progresista con una participación importante de Podemos. Álvarez, concretamente, ha dicho que Unidas Podemos debe de jugar un "papel fundamental". Sobre si Pablo Iglesias debe ser ministro, ha respondido que lo importante es garantizar un Gobierno progresista.

Sordo, por su parte, ha subrayado que España necesita "reformas estratégicas" y ha hecho especial hincapié en la necesidad de "desmontar" las reformas del PP, principalmente en los planos laboral y de las pensiones, así como incidir que "pague más el que más tiene".

Todo apunta a que el objetivo de Iglesias es blindarse con los sindicatos para exigirle más tarde a Sánchez la cartera de Trabajo con la que llevar a cabo las reivindicaciones conjuntas en materia laboral: subir el salario mínimo interprofesional (SMI) a mil euros, para que sean 1.200 en 2023; un solo contrato temporal con una duración mínima de un mes y máxima de seis (después pasaría automáticamente a uno fijo); reducir la jornada laboral a 34 horas; derogar la reforma laboral; y actualizar por ley las pensiones al IPC de manera inmediata.

Pedro Sánchez sabe que en Bruselas no aceptarán estas medidas, pero para el líder de Podemos la juegada es buena: si el presidente del Gobierno rechaza hacer ministro a Pablo Iglesias, los sindicatos se echarían encima y le amenazarían con ir a la huelga.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es