5 de julio de 2020, 15:43:32
Mundo

BREXIT


El adiós de Theresa May con advertencia a sus compañeros

E.I.

La 'premier' deja el cargo con un discurso en el que asegura que si no hay acuerdo para la salida de la UE, la unión de Gran Bretaña estaría en peligro.


Theresa May se va del foco. La encargada de impulsar el proceso del Brexit hasta hacerle desembocar en la puesta en práctica de la desconexión con la Unión Europa tiró la toalla, sin éxito y acuciada por las críticas internas y externas. Pues bien, la primera ministra británica en funciones ha ofrecido este jueves un discurso de despedida en el que ha sobresalido, curiosamente, un punto concreto: mantener la unidad del Reino Unido como una prioridad.

"Confío en que quien me suceda en el número 10 de Downing Street hará de la Unión (el Reino Unido) su prioridad. Él se basará en el trabajo realizado durante los últimos tres años, en los cuales el fortalecimiento de la Unión se ha convertido en una prioridad explícita del Gobierno", declaró en una intervención que marca la preocupación latente por las consecuencias del no cierre del pacto por el Brexit. Porque, con ello, se ha encendido el debate sobre la independencia de Escocia.

La dirigente conservadora, que está a la espera de conocer a sus sustituto, ha efectuado su última visita a Escocia antes de dejar el cargo y para hablar ha elegido la ciudad de Stirling, al noreste de Edimburgo. Desde allí ha lanzado un llamamiento a los candidatos a tomar su relevo -el exministro de Exteriores Boris Johnson y el actual titular de esta cartera, Jeremy Hunt- para que, cuando lleguen al cetro de mando, intenten "gobernar en nombre de todo el Reino Unido".

Esta alocución de May llega en la víspera de la reunión que Jonhson y Hunt mantendrán, este viernes, en la ciudad escocesa de Perth. En esa localidad hablarán, al tiempo que proseguirán con el rosario de mítines correspondientes a la campaña electoral con la que pretenden alcanzar a aglutinar el voto conervador. Y ellos, metidos en la lógica del combate de cara a los comicios -que empezarán en los próximos días y devendrán en el anuncio del ganador, el próximo 23 de julio- no están atendiendo al fantasma secesionista escocés. Cada vez más presente ante el bloqueo del Brexit.

También ha hablado en este día la ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon. Ha aprovechado la visita de Theresa May para proclamar que Escocia "se dirige inexorablemente hacia la independencia" como resultado del "legado" que deja la "premier". "El comportamiento de los conservadores hacia Escocia en los tres años transcurridos desde la votación del 'brexit' ha sido injusto, arrogante y desdeñoso", denunció la regidora, de vertiente nacionalista.

Y es quela mayor parte de los escoceses se negó a salir de la Unión Europea en el referéndum de la discordia. En su discurso, Sturgeon ha vuelto a instar a las autoridades a organizar un segundo referéndum de independencia antes en Escocia de que finalice la actual legislatura en 2021. El problema es que necesita el permiso de Londres, que se niega de manera frontal. Y tanto Johnson como Hunt se han comprometido a materializar la desconexión de la UE en la fecha prevista (el 31 de octubre), con o si acuerdo. Alzando los ánimos escoceses.

Los analistas confirman que el abandono del club comunitario conllevaría una multiplicación de la base de independentistas en Escocia, sobre todo si se realiza de manera brusca, por el sentimiento europeísta de la mayoría de escoceses y debido a las consecuencias que dicha tesitura tendría para la economía regional. Las encuestas lo corroboran. Una realizada por YouGov indicó que en torno al 49% de los escoceses quiere salir del Reino Unido, frente al 51% que la rechaza. Y desde Panelbase se ha registrado que el 53% optaría por la independencia si Johnson es 'premier'. Esta estadística supone un aumento sobre el 45% que votó salir de Gran Bretaña en 2014.

Por eso May ha viajado hasta allí y ha reflexionado del modo en que lo ha hecho. La dirigente tiene claro el peligro colateral y ha prometido este jueves que se llevará a cabo una revisión del "acuerdo de devolución", el pacto que aplica el sistema por el que el Parlamento de Westminster concede poderes a sus homólogos en Escocia, Gales e Irlanda del Norte. Ha dicho la todvía primera ministra que quiere que todos los departamentos del Reino Unido profundicen en la capacidad que tienen de pronunciarse a través de administraciones descentralizadas. Y Sturgeon, desde su tribuna, ha calificado el discurso como un "acto desesperado de May".

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es