22 de octubre de 2019, 11:32:55
Deportes

FÚTBOL AMERICANO


Norman, 75 millones de sueldo en la NFL, se la juega en los Sanfermines

EL IMPARCIAL

El astro del fútbol americano corrió en el encierro de este jueves.


Josh Norman es un ser humano con una personalidad fuerte. Se trata de un jugador estadounidense profesional de fútbol americano que rozó el triunfo en la Super Bowl con los Carolina Panthers. Se desempeña en la posición de cornerback, un rol que le deja en múltiples ocasiones como único responsable de la defensa de su equipo. Viéndose obligado a marcar a auténticas flechas en uno contra uno y con una gran cantidad de yardas a su espalda.

La labor que desempeña dentro del emparrillado ya es merecedora de admiración, pues exige una concentración, estudio pormenorizado del rival y valentía sobresalientes. Y todo ello conlleva que, además, dentro de la competitividad de la NFL, se necesite para brillar en ese puesto un carácter llamativo. Y Norman, en este sentido, es uno de los exponentes de todo el compendio de ingredientes que desembocan en el estatus de estrella de la liga jugando de cornerback.

La relevancia de Norman, nacido en Carolina del Sur hace 31 años, se disparó cuando formó parte de los Panthers que liderarían el campeonato y perdieron en la lucha contra el anillo en el Super Bowl 50 (2015). A partir de aquella maravillosa campaña, en cuanto a rendimiento y relevancia, su cotización se multiplicaría y él mismo se encargó de celebrarse como el mejor defensor esquinero de todos los equipos. Por delante de otros gallos que cacarean alto como Richard Sherman o Darrelle Revis.

Todo ello desembocaría en la firma del contrato con el suelo más alto en la historia de la NFL para un jugador de su posición, superando, precisamente, al que logró autografiar el mencionado Revis. Sacrificaría Norman su futuro deportivo por amontonar 75 millones de dólares en cinco cursos. Competiría para los Washington Redskins, por la nada, hasta la fecha. Y ese vacío de interés en los emparrillados le ha llevado a desarrollar su faceta social.

De su rendimiento, siempre sólido, destacan rivalidades encarnizadas con receptores abiertos a lo largo y ancho del territorio estadounidense, resaltando por encima de todas la mantenida con Odell Beckham Jr. Norman llegó a darse de tortas con el exjugador de Nueva York y cara de la liga, ganándole los duelos y sacándole de quicio. Pero, al tiempo, fue agudizando su personalidad e impronta fuera de los estadios, erigiéndose en uno de los peones más críticos con Donald Trump y en favor de las denuncias sobre la brutalidad policial contra los afroamericanos.

Y desde ese palco no se ha puesto de perfil nunca, como cuando encara a los mejores receptores imaginables del presente. El defensor de los Redskins no tuvo pelos en la lengua para deslegitimar la calidad de sus compañeros de profesión -desde una lógica competitiva- y no los tiene ahora, ni mucho menos, usando sus redes sociales como altavoz de los incidentes que desembocan en muertes de afroamericanos en su país. Esto es, ha evolucionado tanto su dimensión que participa en el show televisivo, de fama mundial, "Bailando con las estrellas".

El caso es que con todo lo expuesto no cabe sorpresa al descubrir a este jugador de fútbol americano en plenos Sanfermines. Este miércoles publicó en sus redes una imagen en el coso de la Plaza de Toros de Pamplona. Y este jueves ya se le ha visto corriendo entre los toros en el encierro, desde la Plaza del Ayuntamiento. Se ha mezclado con los corredores por las calles pamplonicas entre los astados de Victoriano del Río. Y, por último, se ha encargado de saltar dos veces a uno de los toros que quedó rezagado, ya en el recinto taurino. Todo un espectáculo que todavía no ha sido analizado públicamente por la franquicia que le paga una millonada y con la que habrá de entrenarse dentro de nada en la pretemporada oficial.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es