6 de diciembre de 2019, 22:52:36
Deportes

TENIS


Serena Williams, feminista: "Cuando no luche por la igualdad estaré en la tumba"

EL IMPARCIAL

La jugadora se ha mostrado contundente en este sentido tras perder otra final.


El 28 de enero de 2017 Serena Williams ganó el Abierto de Australia. Desde entonces no ha conseguido un título de Grand Slam, quedándose a las puertas de alcanzar el récord de Margaret Court (24 grandes) en varias ocasiones. La última ha sido en la final de Wimbledon recién terminada, esa que ha encumbrado a Simona Halep. El caso es que en todo ese tiempo una de las mejores tenistas de siempre ha sido mamá y ha desarrollado un rol social que antes no tenía.

Desde que tuvo a su bebé, Serena empezó a prepararse para volver a las pistas. Quería demostrar al planeta que se podía volver a rendir en plenitud tras pasar por un embarazo y parto. Pero la primera gran traba que se encontró fue que la WTA, según su reglamentación, la enterró en lo que a ránking se refiere y la obligó a tener que empezar los campeonatos contra las mejores del circuito femenino de manera sistemática. Esa circunstancia y su lenta adaptación física y mental a la exigencia del profesionalismo le han impedido la vuelta triunfal.

Y en todo este tiempo de intento por renacer se ha convertido en una figura muy importante, dentro y fuera de Estados Unidos, en la pelea por la igualdad entre géneros. Por el avance de los reclamos feministas en su deporte y fuera de él. La igualdad salarial es uno de los argumentos que ha puesto sobre la mesa en múltiples entrevistas, en los medios de comunicación más importantes. Aunque ella no haya sido perjudicada por esa barrera -firmó con Nike un contrato de 40 millones de dólares por cinco años en el 2004-.

En esa misma lucha se embarcó hace unas cuantas décadas la mítica tenista, compatriota suya, llamada Billie Jean King. Esta jugadora ganó al mejor jugador de los años 40, Bobby Riggs, en un partido que se usó para reivindicar la igualdad -salarial- de hombre y mujeres en el tenis. Pues bien, este icono ha recomendado a Serena que se centre en el tenis para recuperar el trono perdido. Que olvide su faceta de famosa y su rol cívico feminista para concentrarse en el deporte. Esa es la receta del éxito que le ha aconsejado.

El asunto fue sacado en la rueda de prensa posterior a la final de Wimbledon 2019. Serena, que acudió a esa reunión con los medios luciendo aplomo y deportividad en la derrota, respondió con rotundidad al consejo de Jean King. "El día que pare de luchar por la igualdad y por la gente como tú y como yo, será el día que esté en mi tumba", proclamó con una claridad meridiana. Quizá el tenis no sea ya lo más importante para la menor de las Williams, al final de todo. Ella sabe que ya ha excedido la dimensión de referente histórica deportiva -aunque haya ganado la pelea con la WTA por el ránking post parto-.

"Obviamente mis pensamientos no son los mismos que tenía con 20 años. Ahora en cada final que juego todo el mundo espera que pueda salir victoriosa. En estos últimos meses, cada final que he disputado he tenido que hacer un enorme esfuerzo para llegar a la misma. No sé si en las finales tengo mucha tensión o qué me pasa, pero lo único que puedo decir es que mi rival hoy jugó a un nivel fantástico", analizó tras perder contra Halep por un doble 6-2.

Eso sí, avisó a navegantes."Siento que aún soy increíblemente competitiva, si no, no saldría ahí fuera, per se. En su mayor parte, creo que estoy siguiendo el camino correcto, creo que estoy haciendo lo que debo para volver donde necesito estar". Su determinación por alcanzar a Margaret Court -ya van tres intentos fallidos en un Grand Slam- sigue fresca y vigente. Lo seguirá probando. Para demostrar a todos que una mamá es capaz de ser ganadora fuera y dentro de la cancha.

Todo esto ha venido a acontecer justo cuando acaba de detonarse el éxito del fútbol femenino en Estados Unidos como nunca antes. Un triunfo en el Mundial francés que ha conllevado que la estrella Megan Rapinoe haya hablado alto y claro sobre las reivindicaciones de su sector. A la MSNBC, la capitana estadounidense arguyó esto: "Los aficionados pueden hacer muchas cosas para apoyarnos. Comprar entradas para ir a partidos, abonarse a su equipo local, comprar camisetas... si a día de hoy no estás a favor de la igualdad salarial estás tan fuera de la realidad que la conversación no puede progresar. Es hora de dar el siguiente paso".

Asimismo, Rapinoe atacó con dureza a Donald Trump por considerarle misógino. La Bota de Oro y MVP del Mundial esgrimió ante la CNN que el presidente estadounidense tiene "un mensaje que excluye a las personas. Me excluye a mí y a las personas que se parecen a mí. A las personas de color y a los estadounidenses que, quizás, le apoyan". "No iría a la Casa Blanca y todas las compañeras de equipo con las que he hablado explicitamente de ello no irían. No creo que nadie en el equipo tenga interés en prestar la plataforma por la que hemos trabajado tan duro y las cosas por las que luchamos para que sean corrompidas por esta administración", sentenció.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es