23 de octubre de 2019, 0:01:51
Deportes

FÚTBOL


La rocambolesca presentación de Griezmann como jugador del Barcelona

E.I.

Al jugador se le reclamó que pidiera perdón a la afición y Bartomeu alegó que el Atlético no tiene "pruebas" para demandar al club catalán.


Antoine Griezmann ha tomado contacto con el entorno del F.C. Barcelona de golpe. El jugador francés ha sido presentado en la tarde de este domingo como nuevo delantero del conjunto azulgrana en un acto en el que se le ha reprochado la grabación del documental 'La decisión'. En aquella cinta, filmada y publicada hace un año -producida por Gerard Piqué-, el campeón del Mundial ruso argumentaba el motivo por el que prefería al Atlético en lugar del Barça. Pues bien, se le ha solicitado que pida perdón a las primeras de cambio.

En su comparecencia inicial como miembro de la plantilla del vigente campeón de Liga, en la que ha estado acompañado por el presidente Josep María Bartomeu y el secretario técnico Eric Abidal, Griezmann ha tenido que torear a la lógica que reina en torno al gigante catalán. Lo hizo usando el humor para desactivar a la presunta gravedad de los hechos, al tiempo que al jefe de la directiva le tocaba justificar el pago de la cláusula y eludir el asunto Neymar.

Antoine, que llevará el número 17 porque el 7 le pertenece a Philippe Coutinho, mostró simpatía y encaje. Habló de Lionel Messi como el "LeBron James del fútbol" y afirmó que esta vez decidió no hacer un contenido audiovisual de su opción de fichar por el Barça. Y demostró todo el carácter y personalidad imaginables al poner el pecho a las críticas por aquella idea que Piqué llevó a la práctica. No se arrepiente de nada y no tiene más que agradecimiento para el Atlético.

"Puedo haber hecho algunas cosas mal, pero nunca me he arrepentido del documental, porque es algo que quería hacer en ese momento. No jugué con ninguna de las dos partes. Lo más importante es que al final estamos juntos. Si hay que pedir perdón para algunos será en el campo, donde mejor lo hago", arguyó. Y, escudriñado al milímetro en sus reacciones ante el interrogatorio, señaló con claridad meridiana el por qué de la negativa al equipo barcelonés de hace doce meses.

"Tengo una familia, una hija que estaba en el colegio, mi mujer la veía bien en Madrid y, por ello, no estaba preparado para dar ese paso. Pensaba que me faltaba algo más en el Atlético y este año ha sido diferente", expuso ante el Auditorio 1899 del Camp Nou. El delantero nacido en Mâcon, que sacó un sueldo tremendo a los colchoneros por aquella cacareada decisión, ha firmado por su nuevo club hasta junio de 2024. Y está empeñado en hablar sobre el césped.

Le sacarían sobre la mesa el presunto enfado de Messi y Luis Suárez por no haber fichado por el Barcelona el año pasado, toda vez que ambos se manifestaron públicamente a favor de su contratación. Puede ser, puede ser (que se enfadaran)...pero con asistencias podemos arreglarlo todo. Messi va a ser un leyenda para mi hijo y para los hijos de mi hijo", dijo para capear la tensión repentina con la que se encontró. Y es que el ambiente estaba enrarecido. Por ello aplicó la risa.

Toreada esa bocanada viciada, Griezmann señaló que "he hablado un poco con Valverde, pero entraremos en los temas tácticos. He trabajado para ser un jugador importante en cualquier posición del campo. Lo único que me importa es hacerlo bien para ayudar al equipo". "Espero dar profundidad, juego a un toque, asistencias, goles y alegría", sumó a su discurso, entre las dudas por cómo y desde dónde se integrará al sistema azulgrana. Sobre todo si Neymar acaba aterrizando en la Ciudad Condal.

"Quiero agradecer a la Real Sociedad, que me dio mi primer contrato profesional, luego al Atlético, al presidente Cerezo y al 'Cholo' Simeone que me han ayudado a ser un jugador importante para mi club y para mi selección", sentenciaría sobre la polémica que ha rodeado a su fichaje por el Barça, para cerrar un par de días frenéticos en los que posó en la tienda oficial del Camp Nou, pasó la revisión médica en la Ciudad Deportiva de Sant Joan Despí, conoció a sus nuevos compañeros, dio toques al balón sobre el verde del estadio y atendió a los medios.

Por otro lado, Bartomeu tuvo que comentar la situación de conflicto con el Atlético. "He hablado con ellos y no creo que exista ninguna prueba. Entiendo que el Atlético defienda sus intereses, pero no veo que tenga ninguna evolución positiva, porque no hay pruebas ni nada. Contactamos con el entorno de Antoine (Griezmann) a finales de mayo, cuando anunció que dejaba el Atlético, y no hubo nada ni a finales de marzo ni a finales de abril", defendió.

Y desglosó la maniobra para pagar los 120 millones de la cláusula rebajada de Griezmann. Expuso que el club pidió un préstamo de 35 millones a devolver en seis meses, mientras que los 85 millones restantes se financiaron a través de facturas pendientes de cobrar por la venta de jugadores. Todo ello estuvo provocado por la negativa rojiblanca a aceptar un pago a plazos. "Son importes elevados y se requiere de unos días. Lo hemos hecho y hemos llegado hasta hoy. Los caminos se han reencontrado otra vez y es una buena noticia. Estamos muy satisfechos. Llegas de un gran equipo, de un gran club. La ambición es máxima y, evidentemente, es una contratación muy deseada, consensuada por los técnicos y aprobada por nuestro entrenador, Ernesto Valverde", finalizó un presidente que no quiso ni mencionar a 'Ney'.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es