20 de octubre de 2019, 14:08:16
Deportes

FÚTBOL


El ex agente de Griezmann lo deja claro: el Barcelona le contactó antes de lo permitido

Efe

Piqué, Suárez y Messi llamaron al francés antes del partido ante la Juventus. Refuta la teoría de la queja del Atlético.


Éric Olhats, un antiguo consejero de Antoine Griezmann que trabaja ahora para el Atlético de Madrid, critica al internacional francés por la forma como se fue del equipo rojiblanco al Barcelona y más en general por su amnesia con los que han formado parte de su pasado. "Antoine habría merecido una salida más digna. Es culpa suya y de su entorno", señala Olhats en declaraciones publicadas este domingo por "Le Journal du Dimanche", en las que dice estar un poco entristecido por la forma en que rompió con el Atlético.

Sobre todo porque "debe enormemente" al consejero delegado del club, Miguel Ángel Gil, al director deportivo, Andrea Berta, y al entrenador, Diego Simeone. "Comprendo que tenga ganas de otra cosa tras cinco temporadas en el mismo club. Pero eso no me impide creer en su estima sincera por el Atlético", afirma.

Sobre cómo se gestó su salida al Barça, Olhats cuenta que cuando todavía era su representante, Piqué y Suárez telefonearon a Griezmann varias veces y Messi una. Él le había convencido de que era demasiado pronto. El Barcelona contactó con él de nuevo antes de los octavos de final de la Liga de Campeones en febrero entre el Atlético y el Juventus. "Las negociaciones no se produjeron en el momento adecuado", señala antes de afirmar que confía en la palabra de Gil, quien asegura que tiene pruebas de que el fichaje no se hizo de forma regular y que "hubo una forma de negligencia".

Es decir, que sostiene la tesis -en la que se basa la denuncia del Atlético contra el club catalán- de que el acuerdo entre el delantero y el Barcelona fue anterior al momento en que la cláusula de rescisión pasaba de 200 a 120 millones de euros. Olhats añade que cuando la transferencia se formalizó, su antiguo pupilo le llamó, pero tiene "un gusto amargo" y sus caminos se han separado.

"Antoine no es un mal chico. Simplemente, cuando avanza no mira atrás. Se olvida de la gente que ya no forma parte del decorado", subraya dolido, antes de aconsejarle que reflexione sobre "esa amnesia". El antiguo representante, presentado como el descubridor de Griezmann y el que lo llevó a la Real Sociedad, muestra sus dudas sobre el puesto que se le va a asignar en el Barça, ya que durante muchos años ha estado jugando en la misma posición que ocupa Messi, la gran estrella blaugrana.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es