12 de diciembre de 2019, 18:11:10
Deportes

TENIS


US Open. Rafa Nadal confiesa que se ve compitiendo a gran nivel, pleno de confianza

E.I.

El jugador español aterriza con confianza tras haber vencido en Montreal.


Rafael Nadal ya conoce la senda que habrá de recorrer para alzarse co el último Grand Slam de la temporada. Ya se encuentra perfilando los últimos preparativos antes de su debut en el US Open y por ello ha querido pasar revista a la situación actual, a la perspectiva desde la que enfoca su participación en el evento estadounidense de tenis más importante, con la batalla por ampliar su leyenda siempre vigente. Y la sensación de anhelar finalizar bien 2019.

"Creo que estoy jugando bien, y ganar en Montreal me ha ayudado. Me quedan dos días de buenos entrenamientos", señaló, antes de argumentar que en la pasada edición del Abierto de Estados Unidos arrastraba problemas con las rodillas, todo lo contrario que en la edición de inminente comienzo. Además, recordó que el desgaste de su última comparecencia en Flushing Meadows estuvo condicionada por la disputa de varios partidos muy largos, "y eso es complicado".

Por ello, hizo hincapié durante su intervención en las buenas sensaciones con las que afronta la cita y restó relevancia al hecho del beneficio del sorteo: no se cruzará con Roger Federer, Novak Djokivic y Daniil Medvedev hasta una hipotética final. "Primero tengo que ganar partidos. Tendría que ganar mis partidos para tener esa ventaja. Tengo mucho trabajo por delante. Es parte del sorteo y son cosas que pasan ya seas número 1, 2 o 3 del mundo (...). Ya veremos a ver qué pasa", concluyó.

Por otra parte, Federer, uno de los damnificados por lo dispuesto en el sorteo, expuso que también se siente en mejores condiciones que en los últimos años en los que ha jugado en Estados Unidos. Es más, aparenta no sufrir presión alguna por conquistar este torneo -que no le pertenece desde que venciera en 2008-. "Estaba hablando hace un par de días que creo que es lo mejor que he sentido en años viniendo al Abierto de Estados Unidos, lo cual es alentador", dijo durante la rueda de prensa previa.

Sumó a su intervención el suizo que cree que "va a ser complicado" hacerse con este Grand Slam. Eso sí, especificó que "va a ser duro pero siento que soy parte de ese grupo que puede hacerlo". Y asumió que ya no es uno de los favoritos para ganar el US Open, como le ocurría en 2006 o 2007. En todo caso, resaltó la importancia para él de su victoria sobre Rafael Nadal en las semifinales de la edición de 2019 de Wimbledon. Con lo que se visualiza compitiendo bien.

"No siempre ha sido fácil aquí. Hace dos años tuve problemas con la espalda, y después lo pasé mal con el calor contra (John) Millman", comentó en referencia a su sonada derrota frente al australiano en octavos de final del Abierto de Estados Unidos de 2018. Y se marchó culpabilizando a la "mala suerte" por no haber vencido en este torneo durante más de una década. Sea como fuere, se proclama preparado y está a una victoria de asegurarse el billete para las ATP Finals.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es