16 de noviembre de 2019, 0:11:45
Nacional

INVESTIDURA


PSOE y Podemos se mantienen "inamovibles" en sus posiciones

Laura Sanchís

Los de Iglesias aseguran que los socialistas no se mueven del Gobierno monocolor.


La primera reunión entre el PSOE y Unidas Podemos desde finales de julio ha durado casi cinco horas y se ha resuelto sin acuerdo ni avances reseñables. Así lo han comunicado a los medios de comunicación congregados las portavoces de los equipos negociadores que han tratado de desatascar la investidura de Pedro Sánchez y la formación de un nuevo Gobierno, con el objetivo pregonado por ambas formaciones de evitar unos nuevos comicios.

Este jueves se volvían a ver las caras los dos partidos mayoritarios de izquierda tras más de un mes sin contacto alguno. Lo han hecho sentándose en torno a la misma mesa Pablo Echenique, Ione Belarra, los diputados Jaume Asens (En Comú Podem), Yolanda Díaz (Galicia En Común), Juantxo López de Uralde (Equo), Enrique Santiago (IU) y las socialistas Carmen Calvo -vicepresidenta en funciones-, Adriana Lastra -portavoz en el Congreso- y María Jesús Montero -ministra de Hacienda-.

La jornada arrancaba con el pesimismo de Pablo Iglesias. El líder de la formación populista se mostraba poco esperanzado ante la posibilidad de un acercamiento de posiciones. Pero Carmen Calvo, a la entrada a la reunión -que empezó a las 16.30 horas y se desarrolló en dependencias parlamentarias del Congreso de los Diputados-, manifestó albergar "todas" las esperanzas de llegar a un acuerdo en esta misma fecha. Terminadas las más de cuatro horas y media de conversaciones, la lectura de la situación de las portavoces era similar a la expresada antes de reunirse.

"La tercera vía es la primera y la única vía que ha mantenido el PSOE, que es la del partido único"

La portavoz adjunta del grupo de Unidas Podemos en el Congreso, Ione Belarra, fue la encargada de su delegación para tomar la palabra. A la salida del edificio desgranó una ampliación del pesimismo avanzado por Iglesias. "Nos vamos sinceramente preocupadas porque básicamente se han limitado a presentarnos un programa electoral. Las posiciones del PSOE se han mostrado profundamente inamovibles en las que ya se mantenían", denunció.

Por ello, Belarra ha lamentado que las interlocutoras socialistas no hayan pasado de presentar "una tercera vía que en realidad es la primera y la única vía que ha mantenido el PSOE, que es la del partido único". Eso sí, aunque se han constatado las diferencias entre las dos propuestas para alcanzar la investidura de Pedro Sánchez, ya en trabajos contrarreloj, los partidos han coincidido en emplazarse a seguir conversando, sea o no en una reunión formal ulterior.

Adriana Lastra ha analizado lo vivido en la reunión de este jueves del siguiente modo: "El acuerdo es factible y algo intermedio a lo que unos y otros proponíamos hace unas semanas". En conexión con lo dicho por Calvo y por el propio candidato Sánchez, desde el PSOE se vende optimismo, lejos de la dureza reflejada por Unidas Podemos. "Nos hemos comprometido a intercambiarnos papeles y documentos y seguir hablando, en una negociación en la que no haya reproches ni vencedores ni vencidos", especificó la representante socialista.

"El acuerdo es factible y nos hemos comprometido a seguir hablando"

Añadió, asimismo, que pusieron sobre la mesa las 370 medidas, el acuerdo de los Presupuestos Generales del Estado -que no fue aprobado por el voto de la derecha y el secesionismo- y "la triple garantía" con la Oficina de control, las comisiones de seguimiento en Congreso y Senado y los mecanismos de verificación de la sociedad civil, una medida destinada a contentar a Pablo Iglesias. Y se ha corroborado que han ofrecido puestos que estén fuera del Consejo de Ministros, apelando a un acuerdo "de futuro" entre las izquierdas.

Sin precisar los términos concretos de la reunión, Lastra se ha despedido de esa rueda de prensa improvisada aplaudiendo la actitud de Unidas Podemos, por haber acudido a esa primera reunión que rompe más de un mes de silencio entre bancadas. Con el 23 de septiembre a la vuelta de la esquina, se ha inaugurado el último cartucho de Pedro Sánchez para formar un Gobierno sin demasiado éxito. El enfrentamiento entre el Gobierno de coalición que reclama Iglesias y el acuerdo programático que pregonan los socialistas sigue vigente.

La decisión de Iglesias de haber ampliado a su equipo negociador con representantes de sus confluencias parlamentarias no ha funcionado, pues no han limado ni un poco lo rocoso del planteamiento socialista. Así, con la fecha límite para evitar la disolución de las Cortes y una nueva convocatoria electoral en el horizonte, parecería que la reunión celebrada a puerta cerrada y sin foto previa de los asistentes no habría servido ni para desengrasar el encono en que desembocó la investidura fallida.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es