2 de diciembre de 2020, 1:23:20
Deportes

ETAPA 13


La Vuelta. Pogacar se corona y Primoz Roglic pastorea a Movistar y Astana

E.I.

El líder amplió su colchón, la perla eslovena brilló y 'Supermán' López se desplomó. Clasificaciones


Los escaladores se daban golpes en la espalda pensando en la etapa de este viernes. La ruta de 166 kilómetros que partía de Bilbao iba a acabar en la ascensión a Los Machucos, puerto de Categoría Especial. Era la oportunidad para empezar a recortar tiempo al líder de la carrera, Primoz Roglic. Pero el pelotón de gallos llamados a atacar al maillot rojo acabaron por agachar la cabeza, pues el esloveno les reventó y condujo a su segunda victoria de tapa en esta ronda española a su compatriota Tadej Pogacar.

El corredor de 20 años, que defiende los colores del Emirates, se colocaría tercero en una clasificación general en la que Roglic metió 33 segundos al francés Latour, Valverde y Quintana, y un total de 1.01 minutos a un 'Supermán' López que parece haber quedado fuera mentalmente de la dinámica. El duro puerto cántabro dictó sentencia, de momento, sobre la relación de fuerzas en esta Vuelta de candidatos poco consistentes, salvo Roglic.

El resumen de lo vivido se contempla en la tabla individual. El esloveno manda tras haber superado los siete puertos desplegados en esta jornada. Alejandro Valverde es segundo, a 2:25, y Pogacar sigue a 3.01. A más de tres minutos yacen los colombianos Quintana y 'Supermán' López. La estrategia de erosión implementada por los bloques de Astana y de Movistar volvieron a pinchar por mor de la falta de remate de sus jefes de filas. Y la cosecha eslovena se ha disparado. Con Pogacar sumando otra exhibición en la alta montaña.

La fecha partió del estadio de San Mamés, hecho que provocó que Jonathan Lastra, Mikel Bizkarra y Omar Fraile lucieran la zamarra del Athletic. Pero tardaría en formarse la fuga del día, pues el terreno daba para que muchos probaran suerte. Finalmente, 29 corredores lograron escaparse con el permiso del pelotón. No obstante, el más peligroso para la clasificación general era Sergio Higuita, y el colombiano viaja a más de 10 minutos de la cima clasificatoria.

Los aventureros pasarían sin problemas los altos de La Escrita (Tercera Categoría), de Ubal (Tercera Categoría) y el Collado del Asón (Segunda Categoría). No ocurriría lo mismo en la ascensión al Alisas (Segunda Categoría). Allí despertó el gran grupo, cuando contaba con 8 minutos de desventaja con respecto a la fuga. Astana aceleró el ritmo al tiempo que Jesús Herrada coronaba por delante y Héctor Sáez atacaba en el descenso, en busca de la guinda para el Euskadi Murias. Su intento de hazaña le mantuvo en cabeza, en solitario, en el Puerto de Fuente Las Varas y en el Puerto de la Cruz de Usaño, pero en Los Machucos cedería el testigo.

El coloso cántabro vio a Latour tomar el relevo de Sáez como avanzadilla. Mas el francés no tuvo resuello para superar los muros que se le venían y mantenerse por delante de los favoritos. Astana, de la mano de Fuglsang y Gorka Izagirre -que entraron como motos-, marcó el ritmo en el puerto postrero y seleccionó el grupeto de los mejores. Pero duraron poco como dictadores del ritmo y ese vació de poder fue aprovechado por la valentía de Nairo Quintana.

El colombiano de Movistar saltó a 5,4 kilómetros de meta, pero sin explosividad. Fue capturado por un Pogacar imperial. La perla eslovena dio un par de vueltas de tuerca tirando del grupo y decidió intentar el asalto a Los Machucos con tres kilómetros y rampas del 25% por delante. A su rueda sólo alcanzó a pegarse un Roglic astuto, quedando Valverde, Quintana y Latour rezagados. Los dos compatriotas se ayudaron en una entente perfecta que les condujo a la victoria y al refuerzo del gobierno global.

"Ha sido muy bonito para el ciclismo esloveno que los dos hayamos sido los protagonistas de la etapa. Somos buenos amigos, pero Pogacar también es un rival. Tiene mucho talento y un gran futuro por delante", afirmaría Roglic en el podio. Desde allí confesó que "no esperaba tantas diferencias, pensé que habría más lucha en un puerto tan duro, pero así han sido las cosas y ha sido un buen final para mí". De hecho, este zarpazo inesperado le despeja la senda triunfal hacia Madrid. "El golpe moral es tan importante como la diferencia de tiempo, pero si tengo que elegir me quedo con la ventaja que he conseguido", sentenció. Hasta este viernes, no atisba un rival a su altura.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es