17 de noviembre de 2019, 11:10:52
Economía

JUICIO BANKIA


La Fiscalía concluye su informe en Bankia y constata que hubo cuentas falsas

Efe


La fiscal Carmen Launa ha concluido este lunes la presentación de su informe final por la salida a Bolsa de Bankia, y ha reiterado su convencimiento de que además de estafa a inversores hubo falsedad contable en las cuentas de BFA de 2010 y en las de BFA y Bankia del primer trimestre de 2011.

Launa ha calificado de "hito en la historia de España" lo ocurrido con Bankia, donde "se volatilizaron los ahorros de miles de españoles" no por un error empresarial, "algo que no se ha juzgado en esta Sala, sino una de las mayores estafas, por su cuantía y por el número de perjudicados".

La fiscal ha empleado cuatro sesiones completas del juicio, que empezó en noviembre de 2018, para desgranar con todo detalle los argumentos que ya adelantó en julio, cuando presentó sus conclusiones y elevó a 8 años y medio de cárcel su petición de condena para el expresidente de la entidad, Rodrigo Rato.

Según ha indicado la fiscal, fue él "quien pilotó todo el proyecto", motivo por el cual le acusa de falsedad contable además de estafa a los inversores, ya que "tenía conocimiento de todos los deterioros pero permitió que salieran a bolsa las acciones, a sabiendas de que los inversores iban a recibir información falsa, que iba a viciar sus decisiones".

Para Anticorrupción, la falsedad del presente proceso se ha ejecutado de dos maneras, omitiendo los deterioros o incrementando de forma ficticia el nivel de recursos propios, introduciendo datos que no respondían a la realidad, ha explicado Launa.

Ha quedado acreditado, ha relatado, que las cuentas anuales de BFA eran falsas porque omitieron reflejar más de 5.700 millones de euros de ajustes, algo que no es un juicio de valor sino un hecho cierto; y lo mismo cabe afirmar sobre las cuentas de BFA y de Bankia de 31 de marzo de 2011.

La fiscal ha comparado lo ocurrido en Bankia con el caso Banesto, que en los años 90 del siglo pasado puso de manifiesto un fraude contable continuado por parte de los gestores de la entidad, aunque precisando que las irregularidades detectadas en este caso son "mucho más ricas y variadas".

Asimismo, ha reiterado el protagonismo que en todo tuvo Rodrigo Rato, "que adoptó las decisiones que ampararon que los estados de BFA de 2010 no reflejaran la realidad, por ello esta carencia es imputable a su responsabilidad, así como el arrastre de todos los defectos y deterioros".
Por lo que respecta a la estafa a los inversores, Launa ha señalado "el conocimiento y la voluntad de los autores, que abarca la falsedad cometida sin ninguna duda razonable"

Estas cuentas falsas se incluyeron en el folleto de la salida a Bolsa "para alterar el libre raciocinio de los inversores", y además según el criterio de la Fiscalía el perjuicio "se hizo a sabiendas".

Todo ello procede de las siete cajas que dieron lugar a BFA-Bankia, en las que han quedado en evidencia los "vericuetos contables" con la finalidad de que "lucieran con beneficios cuando en realidad contaban con pérdidas".

Además de a Rato, el ministerio público acusa a otras trece personas, entre ellos tres de sus mas cercanos colaboradores.

Para el expresidente de Bancaja y ex número dos de BFA-Bankia José Luis Olivas, la fiscal solicita cinco años de prisión; para el ex consejero ejecutivo de Bankia, José Manuel Fernández Norniella, un año y seis años de cárcel, y para el ex número dos de Rato, Francisco Verdú, entre seis o nueve meses de prisión.

La Fiscalía extiende su acusación a varios integrantes del Consejo de BFA y de la Comisión de Auditoría, y pide dos años y medio de prisión para Ildefonso Sánchez Barcoj; dos años para Miguel Ángel Soria; un año y seis meses para Alberto Ibáñez; y un año de prisión sustituible por multa para Araceli Mora, Pedro Bedía, Remigio Pellicer y José García Fuster.

También acusa al exministro del Interior Ángel Acebes, para el que solicita hasta un año y seis meses de prisión, por su papel en la auditoría interna, así como al socio auditor de Deloitte Francisco Celma, por la presunta estafa a inversores, y para el interventor de Bankia Sergio Durá, sobre los que pesan peticiones de hasta dos años de prisión al entender que "se coordinaron entre ellos".

No obstante, Launa pide la libre absolución de Verdú en lo referente a la estafa, así como la de otros acusados, como el exconsejero de la entidad y expresidente de la patronal madrileña Arturo Fernández o los también integrantes de los Consejos del grupo, José Antonio Moral Santín, Javier López Madrid y José María de la Riva.

Asimismo, la fiscal ha reiterado su solicitud de absolución contra las tres personas jurídicas, BFA y Bankia -cuyos administradores fueron sustituidos-, y Deloitte, ya que los delitos son atribuibles al socio auditor.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es