21 de noviembre de 2019, 1:59:14
Nacional

10 DE NOVIEMBRE


Sánchez lleva a España a unas nuevas elecciones el 10 de noviembre

Laura Sanchís

El presidente del Gobierno en funciones ha rechazado pactar con Podemos y Cs y se ha empeñado en que los españoles vuelvan a las urnas.


No hubo sorpresa final. El Rey no ha podido proponer ningún candidato a la investidura como presidente del Gobierno tras su ronda de contactos con los representantes de los partidos y, concretamente, tras la reunión con Pedro Sánchez, que tenía propuestas "a derechas e izquierdas" de Ciudadanos y Podemos, pero no ha querido pactar. La decisión abre el camino para la repetición de las elecciones generales el 10 de noviembre.

La Casa del Rey ha hecho público un comunicado tras los dos días de reuniones de Felipe VI con los dirigentes políticos en el que constata que no existe un candidato que cuente con los apoyos necesarios para que el Congreso de los Diputados "le otorgue su confianza".

Queda claro que el presidente del Gobierno no ha querido pactar con Podemos su propuesta de Gobierno de coalición ni con Ciudadanos su abstención en la investidura si aceptaba tres condiciones. Albert Rivera explicaba tras la reunión con el Rey en la ronda de contactos: "Si Pedro Sánchez rectifica, todavía hay tiempo para que este país se ponga en marcha. Está en su mano rectificar y moverse, pero parece que prefiere la opción de las elecciones". Efectivamente, así ha sido.

Le pareció caro o inasumible al presidente del Gobierno en funciones la propuesta de abstención de Cs y PP a cambio de tres puntos programáticos, que incluirían prescindir de Bildu en Navarra, acatar las sentencias sobre Cataluña (y no indultar si hay condenados) y la política económica con especial hincapié en no subir impuestos. A este respecto, preocupa especialmente lo que pueda ocurrir este otoño ante la inminente sentencia del Tribunal Supremo contra los independentistas por el 1-O y la tibia postura que está adoptando el presidente en funciones.

En cualquier caso, Sánchez se presentaba ante Felipe VI "sin hacer los deberes" al no conseguir ningún pacto que pudiera apoyarle en una hipotética investidura, pero sí sabiendo lo que el resto de líderes políticos le iban a trasladar al monarca. Saltándose las prerrogativas del Rey, Sánchez había hablado antes telefónicamente con Iglesias, Casado y Rivera para conocer sus posturas. Nada le ha hecho cambiar de opinión y no ha dado opciones al Rey que, finalmente, no ha encontrado otra salida.

El líder de Unidas Podemos había trasladado a Sánchez que se abstendría en la investidura si no hay gobierno de coalición e incluso avisaba de que si el PSOE pactaba con Ciudadanos, entonces tendría que valorar su posición final. Algo que invitaba a pensar en un voto en negativo por parte de la formación morada.

Además, también había transcendido la llamada telefónica con Pablo Casado, que ha mantenido en todo momento su negativa a abstenerse en la investidura de Sánchez, de modo que la propuesta de Rivera no prosperaría, en caso de que Iglesias cumpliera su amenaza de virar al 'no'.

Preguntado por si los socialistas se planteaban negociar el movimiento del líder de Ciudadanos, que evitaría la convocatoria de elecciones, Ábalos ha coincidido con el presidente del Gobierno en funciones en que los compromisos que pide la formación naranja ya "se dan", por lo que "no debería haber ningún problema para que facilitaran un Gobierno y pusieran punto final a esta situación de incertidumbre".

Ábalos valoraba el "cambio de posición" de Rivera tras meses negando toda posibilidad de apoyar a Sánchez, pero insistía en que en Navarra "hay un gobierno constitucionalista", en Cataluña "vamos a seguir defendiendo la Constitución" y en el caso de los impuestos "nos hemos comprometido a aliviar la carga fiscal a autónomos y familias".

Las condiciones "se dan", decía el ministro de Fomento en funciones que colocaba así la pelota en el tejado 'naranja': "Está en manos de Ciudadanos". Finalmente se ha comprobado que no era así, porque quién ha decidido si ya "se dan" ha sido Sánchez.

Artículo 99 de la Constitución

De esta forma, el comunicado de la Casa Real explica que, de acuerdo con lo expresado el pasado 12 de septiembre en la convocatoria de esas consultas, ha trasladado a la presidenta del Congreso que no formula una propuesta de candidato, "todo ello a los efectos de lo previsto en el artículo 99 de la Constitución". Este artículo, en su apartado 5, establece que si transcurrido el plazo de dos meses desde la primera votación de investidura (en este caso el 23 de julio) ningún candidato hubiere obtenido la confianza del Congreso, el Rey disolverá ambas cámaras y convocará nuevas elecciones con el refrendo del presidente del Congreso.

De acuerdo con ese artículo, y si no pasa nada fuera de lo normal, será el próximo lunes, 23 de septiembre, cuando finalizará ese plazo y se disolverán ya formalmente las cámaras y se convocarán los comicios generales. El comunicado de la Casa del Rey no hace referencia en ningún momento a la disolución de las Cortes y la convocatoria de nuevas elecciones, aunque sí cita ese artículo 99 en el que se establece esa previsión constitucional.

El texto hecho público por Zarzuela es prácticamente idéntico al que emitió la Casa del Rey el 26 de abril de 2016, cuando tras el fracaso de la última ronda de contactos que mantuvo entonces tras los comicios del 20 de diciembre de 2015, hubo que repetir las elecciones el 26 de junio.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es