22 de octubre de 2019, 7:48:28
Editorial

EDITORIAL


Sánchez, responsable de la repetición de elecciones



Pedro Sánchez, como hemos denunciado en El Imparcial reiteradamente, ha logrado lo que buscaba: que se disuelvan las Cortes y se convoquen unas nuevas elecciones generales el 10 de noviembre. El presidente en funciones podía haber sido investido llegando a algún acuerdo con Podemos, partido que le ha tendido la mano hasta el último momento. También tuvo la oportunidad de haber negociado con Ciudadanos la oferta que le ofreció “in extremis” Albert Rivera. Pero cuando fue derrotado en la sesión de investidura, decidió que prefería que los españoles acudieran de nuevo a las urnas con la esperanza de engordar con un buen puñado de escaños más la bancada socialista para gobernar a sus anchas.

Ha logrado lo que quería, pero ya no podrá culpar a nadie del bloqueo ni de la repetición de elecciones. Él es el único responsable por su prepotencia y soberbia. Pretendía gobernar en solitario; no quería depender ni de Podemos y, menos aún, de Ciudadanos. Pero, aunque tarde, asumió que con 123 escaños necesitaba algún socio de legislatura para sacar adelante las iniciativas legales y, por supuesto, para aprobar unos nuevos Presupuestos, pues aún están en vigor los de Rajoy-Montoro.

La irresponsabilidad de Pedro Sánchez se ha puesto de manifiesto. No quiere entender que para lograr cualquier acuerdo de Gobierno es imprescindible negociar. Ha despreciado a Pablo Iglesias y a Albert Rivera al rechazar incluso sentarse a hablar con ellos. Y es que, en realidad, no quería pacto alguno. Su único deseo era que se repitieran las elecciones, convencido de obtener una gran victoria. No sabe que las urnas las carga el diablo. Tampoco que a partir de ahora, todos los partidos del Hemiciclo le van a señalar como el único responsable del bloqueo. La campaña electoral se le va a hacer muy cuesta arriba. Se ha retratado y, probablemente, lo pagará caro el 10-N. En cualquier caso, incluso con una nueva victoria electoral, tendrá que pactar, pues se antoja imposible que obtenga una mayoría absoluta. Y entonces, Pablo Iglesias y Albert Rivera le esperarán con la escopeta cargada. Ya lo dijo el líder de Podemos:” el problema es Pedro Sánchez.” Solo falta saber hasta cuándo.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es