13 de diciembre de 2019, 4:36:11
Deportes

TENIS


ATP. "El que trabajó en la cabeza de Federer se merece el Nobel"

EL IMPARCIAL/Agencias

El jugador suizo cambió su actitud por completo tras sus primeros años de carrera.


De sobra conocida es la etapa de Roger Federer como novato en el, profesionalismo. En el jugador suizo asomaba un talento incipiente que quedaba escondido por el protagonismo de un carácter tendente a la frustración. El prometedor jugador de Basilea naufragaba por mor de una mala gestión de las emociones cuando su juego no brillaba con consistencia. Pero pasó el tiempo y el helvético sufrió una metamorfosis psicológica que ha desembocado en su estatus legendario.

Este recorrido ha sido narrado, como observador de lujo, por Guillermo Coria. Este jugador argentino, precisamente, es ejemplo de una inercia inversa a la del europeo -perla sólida y de retirada temprana al no poder levantar cabeza tras la derrota sufrida en la final de Roland Garros 2004 ante su compatriota Gaudio-. Coria estaba llamado a abanderar el tenis lationamericano y mundial, pero la presión le bajó del tren antes de lo previsto. Enterrando unos cursos juveniles maravillosos.

Pues bien, el argentino acudió al programa radial Cambio de lado y ofreció una charla en la que recordó aquellos años en los que era rival de un Federer casi adolescente. No obstante, fue su oponente en la categoría junior. "Lo que están haciendo Federer y Rafa con la edad que tienen es impresionante. Con la mano en el corazón y después de haber compartido tiempo con Federer en el circuito junior nunca imaginamos que llegase a ser lo que es y lo que sigue siendo", confesó, en primer término.

Además, explicó su visión sobre la transformación mental de Federer. "La gente que le rodeó hizo un gran trabajo. Pero sobre todo el que trabajó su cabeza, su mentalidad. Es para darle el premio Nobel porque es impresionante el trabajo que hizo. Federer era terriblemente loco en juveniles, escuchaba música electrónica a 'full' en sus auriculares y tenía el pelo teñido de rubio", avanzó. Y subrayó que "no tiene nada que ver con lo que es hoy".

"Los que le conocemos, cuando vemos que está en una situación en contra, pensamos que va a estallar pero luego se controla. Es impresionante. La persona que le hizo cambiar su personalidad y saber controlarse se merece el premio Nobel", hizo hincapié el argentino que debió gobernar el planeta del tenis. En opinión de Coria, experto en los padecimientos que puede causar la incapacidad para gestionar bien las derrotas y los fallos, el principal talento de Federer y Nadal es la cabeza.

Por último, se refirió a sus vivencias como jugador en activo. "Fue un orgullo enfrentarme con leyendas del tenis. Primero por haber jugado partidos en el circuito con Agassi, el 'Chino' Ríos y después por haberme medido con ellos (Federer y Nadal), y más tras tener la posibilidad de haberme enfrentado a ellos en en la Pista Central de Roland Garros y poder ganarles. Agassi sufrió mis 'drops', ya que odiaba correr hacia su derecha. Ese día me odió", concluyó.

Y reivindicó la calidad de su generación, que todavía acapara los triunfos en Grand Slams. "Fueron momentos muy lindos que compartimos con esa generación. Nuestra generación, Federer, Roddick, Nadal... fueron sacando a esos monstruos como Sampras, Agassi, Kafelnikov, Philippousis con tan sólo 19-20 años cuando estas estrellas podían haber durado más en el circuito", remató, en un retrato que en nada tiene quever con la ausencia de relevo generacional presente.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es