6 de diciembre de 2019, 0:25:00
Deportes

RUGBY


Mundial. Japón sorprende a Irlanda y da la pirmera campanada reseñable | 19-12

Efe

Los nipones seducen a su hinchada con un triunfo de tinte histórico, pues pueden pasar la primera ronda por vez primera.


Japón cosechó este sábado una sorprendente victoria ante Irlanda por 19-12 en el Mundial de Rugby que acoge el país asiático, en un encuentro muy igualado que los anfitriones resolvieron con perseverancia y orden táctico. Los irlandeses, uno de los favoritos de su grupo, no lograron plasmar en el terreno de juego su teórica superioridad y cayeron ante una voluntariosa selección nipona casi infranqueable en defensa y espoleada por el incansable público que abarrotaba el estadio de Shizuoka (al sudoeste de Tokio). Japón logró de este modo su segunda victoria en el torneo y se sitúa al frente del grupo A con 9 puntos, presentando su firme candidatura a pasar por primera vez a una fase final de una Copa del Mundo.

La primera mitad fue un intercambio de golpes en el que la selección del trébol logró anotar su primer ensayo de forma espectacular por mediación de Garry Ringrose, quien recogió un balón al vuelo cerca del banderín, se giró sobre sí mismo para zafarse de los zagueros y apoyar tras la línea (0-5, m.13). Yu Tamura recortó distancias con un penal en el minuto 17 (3-5), a lo que respondió Irlanda con otro try de Rob Kearney tres minutos después, seguido de conversión de Jack Carty (3-12). Otros dos penaltis transformados por Tamura en los minutos 33 y 39 dejaron el marcador en 9-12 antes del descanso.

El segundo tiempo comenzó muy igualado entre dos selecciones que se buscaban constantemente en el cuerpo a cuerpo, pero la balanza parecía decantarse del lado local gracias a la fiereza de su línea defensiva y a la velocidad de sus atacantes. Esta pujanza nipona se materializó en una apertura culminada con un movimiento eléctrico de Kenki Fukuoka que supuso el primer ensayo nipón en el minuto 58, con conversión posterior de Tamura que puso por delante a los nipones (16-12) y desató la locura en las gradas.

Los irlandeses, quizá demasiado confiados en su papel de favorito, comenzaban a mostrar gestos de contrariedad al ver que se les escapaba el partido ante un equipo que hasta ahora sólo había ganado cinco partidos en un Mundial, el último de ellos el de apertura del torneo ante Rusia (30-10).

Los "Brave Blossoms" ("Flores Valientes") seguían sin hacer concesiones en defensa en el tramo final, y lograron ampliar su ventaja en el minuto 71 (19-12) gracias a otro penal pateado por Tamura desde la línea de 22 metros, completando así su quinta conversión del partido. Con Irlanda volcada arriba a la desesperada, Fukuoka logró interceptar el balón y se lanzó al contraataque para volver a exhibir su velocidad y ser placado al borde del try por dos zagueros, lo que dio lugar a una melé que fue celebrada como otro ensayo por los jugadores y por el público, a menos de cinco minutos del final.

El partido terminó con un estallido de júbilo de los jugadores nipones, abrazados sobre el terreno de juego como si hubieran logrado un título, y agradeciendo con las reverencias de rigor a un público entregado durante todo el encuentro. Y es que Japón logró repetir la sorpresa que dio en el Mundial de 2015 ante Sudáfrica, otro de los favoritos, y que puso al país asiático en el mapa internacional del rugby, un deporte que hasta entonces apenas tenía seguidores en el archipiélago.

Las selecciones niponas e irlandesa, de hecho, se habían enfrentado anteriormente en seis ocasiones, todas ellas con triunfo de los verdiblancos por más de veinte puntos de diferencia. Irlanda, que había logrado imponerse a Escocia por 27-3 sin conceder ni un solo ensayo a sus rivales, queda en la segunda plaza detrás de Japón y por delante de Samoa, que será a su vez el próximo rival de los anfitriones.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es