14 de diciembre de 2019, 7:24:11
Deportes

CUARTOS DE FINAL


Mundial de rugby. Inglaterra y Nueva Zelanda acribillan a Australia e Irlanda

EL IMPARCIAL/Efe

Ambos seleccionados han aterrizado en las semifinales tras asestar sendas palizas a bloques que formaban parte de los favoritos a título.


Inglaterra derrotó este sábado por 40-16 a Australia, en un partido que dominó en su gran parte, a pesar de los intentos de los Wallabies por recuperar la iniciativa, una victoria que permitirá a los ingleses pasar a las semifinales del torneo.

El partido se presentaba reñido entre los dos equipos. Enfrentaba a un doble campeón mundial, los Wallabies, que ganaron las copas de 1991 y 1999, con Inglaterra, que consiguió un trofeo más reciente, en 2003. El choque comenzó con un juego de dominio australiano, pero el marcador sólo se movió por primera vez en el minuto 12, con un penalti que anotó el apertura Christian Lealifano (0-3). Pero el juego cambió posteriormente, y comenzó una ofensiva inglesa que dio sus frutos en el minuto 18 con un ensayo del wing izquierdo Jonny May (5-3) y conversión posterior del apertura Owen Farrell.

Aunque Australia reaccionó, un fallo en la ofensiva permitió a Inglaterra recuperar la pelota oval y en una larga carrera de Owen terminó cediéndosela a May con una patada para adelante, y así anotó el segundo ensayo inglés (m.21, 12-3), con transformación exitosa de Farrell. Australia acortó distancias después con un penalti que anotó Lealifano (m.26, 14-6), y después fue el turno de Farrell para convertir otro penalti (m.30, 17-6). Ya cerca del descanso, Australia forzó un penalti y anotó Lealifano, en el tiempo de descuento (m.41, 17-9).

El segundo tiempo comenzó con un juego muy rápido, con Australia remontando algo de iniciativa. Esa ofensiva de los Wallabies dio sus frutos en el minuto 43 con una carrera por la izquierda del wing izquierdo Marika Koroibete y conversión posterior de Lealifano (17-16). Pasó poco tiempo para Inglaterra sorprendiera a Australia con una jugada rápida que culminó con un ensayo del pilar derecho Kyle Sinckler (m.46, 22-16), con conversión de Farrell.

Inglaterra sumó tres puntos más con un penalti que convirtió Farrell en el minuto 51 (27-16), lo que le permitió a los ingleses tener una distancia más cómoda sobre los Wallabies. Esa distancia se amplió más con un penalti que convirtió Farrell en el minuto 65 (30-16), dejando a los Wallabies pocas oportunidades de remontar el partido en los últimos quince minutos. Y, de nuevo, Owen volvió a anotar otro penalti (m.73, 33-16), reduciendo aún más las posibilidades de los Wallabies.

El golpe final llegó muy cerca del término del partido, en un tremendo fallo de entrega de parte de Sudáfrica cerca de su línea de 22 metros que recogió con suerte el ala derecho Anthony Watson, y muy cómodamente anotó su propio ensayo (m.76, 38-16), con conversión de Farrell. Australia quiso dar su último zarpazo en el minuto 78 con un ensayo de Koroibete, pero el árbitro lo anuló al juzgar que en una jugada previa la pelota oval la había pasado la ofensiva de los Wallabies hacia adelante.

Nueva Zelanda no dio opción a Irlanda y se medirá a Inglaterra en semifinales


Nueva Zelanda aplastó este sábado por 46-14 a Irlanda en un partido de cuartos de final del mundial de rugby, muy fácil para los All Blacks, que completaron una etapa más en su camino para buscar su cuarta copa mundial y la tercera consecutiva. Irlanda llegó a cuartos de final con un comportamiento irregular. Tuvo tres victorias y una derrota en la fase de grupos, pero hoy se estrelló contra el favorito de este torneo, que demostró en los 80 minutos del partido un juego que es difícil de contrarrestar.

Los irlandeses pudieron perder en la cancha, pero en las gradas la victoria fue para sus aficionados, que tiñeron de verde el estadio Tokio, en la periferia de la capital, lo hicieron retumbar cuando sonó su himno y contrarrestaron con cánticos el momento en el que los All Blacks ejecutaron el tradicional haka previo.

El marcador lo abrió Nueva Zelanda con un penalti que anotó el apertura Richie Mo’unga (m.6, 3-0), y en el minuto 14 llegó el primer ensayo neozelandés, anotado por el medio scrum Aaron Smith y conversión de Mo’unga (10-3). Con Nueva Zelanda ya dueña de la cancha, Smith volvió a repetir con otro ensayo esquinado en el minuto 19 y conversión exitosa del apertura de los All Blacks (17-0). Ya con esa diferencia tan holgada al llegar a la cuarta parte del partido, los oceánicos comenzaron a ganar confianza y dominar el juego. Ello dio frutos en el minuto 32 con un ensayo de Beauden Barrett (22-0), con conversión fallida de Mo’unga, un resultado que sembró el desánimo en las gradas entre los seguidores del trébol irlandés.

Ya en el segundo tiempo, el talonador Codie Taylor anotó el cuarto ensayo para los All Blacks, con conversión del apertura neozelandés (m.48, 29-0). Para entonces la defensa irlandesa estaba desarmada, y los All Blacks lo aprovecharon en el minuto 61 con el quinto ensayo, gracias a Matt Todd, que había entrado en la cancha minutos antes reemplazando al segunda línea Brodie Retallick (34-0). Mo’unga falló en la transformación.

Sin embargo, por fin, Irlanda pudo conectar su ofensiva después de un scrum y conquistó la línea de ensayo en el minuto 69, gracias a Robbie Henshaw (34-5). Joey Carbery sumó dos puntos en la conversión. No duró mucho la alegría, porque los All Blacks consiguieron un ensayo más, el sexto, con el ala izquierda George Bridge como protagonista y conversión de Mo’unga (m.73, 41-7). A cuatro minutos del final, Irlanda logró siete puntos más con un try penal, colocado el marcador en 41-14. Pero nada podía parar a Nueva Zelanda, y en el minuto 79 anotó otro ensayo Jordie Barrett, esquinado, con conversión fallida, lo que dejó el marcador final en 46-14.

Irlanda estuvo apoyada constantemente por sus aficionados, mayoritarios en el estadio Tokio, con una ruidosa y entusiasta presencia que se notaba desde horas antes en los trenes que conectan a la capital con la periferia occidental en la que se encuentra el escenario del encuentro disputado hoy, que fue presenciado por 48.656 personas. Nueva Zelanda conquistó el primer trofeo de estos mundiales, en 1987, y también los dos más recientes, en 2011 y 2015. Ahora se enfrentará a Inglaterra en un semifinal que se disputará este sábado en Yokohama, al sur de Tokio.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es