13 de diciembre de 2019, 18:03:43
Deportes

SEMIFINALES


Mundial de rugby. Gales no puede con Sudáfrica, que es finalista

Efe

Los Springboks amarraron a los británicos para medirse por el oro ante Inglaterra.


Sudáfrica se impuso este domingo a Gales por 16-19 en la semifinal del mundial de rugby de Japón en un emocionante e igualado intercambio de golpes que se dirimió en el tramo final, y se jugará el título con Inglaterra. Los Springboks lograron someter in extremis a los Dragones Rojos en un partido jugado en el Estadio de Yokohama (sur de Tokio), y aspiran a ganar su tercer torneo en la final del próximo sábado en el mismo escenario contra el combinado inglés, que dio la gran sorpresa del torneo al vencer a Nueva Zelanda en la otra semifinal.

Ambos equipos midieron sus principales armas -la velocidad y el juego aéreo del lado galés frente a la fortaleza y la firmeza defensiva sudafricanas- en un primer tiempo donde solo lograron mover el marcador con lanzamientos de penaltis, y que se cerró con ligera ventaja parcial para los Springboks.

El partido arrancó con muchas pugnas en el cuerpo a cuerpo, balones al aire en terreno de nadie y unos galeses que parecían más capaces de encontrar espacios, aunque fue Sudáfrica la primera en adelantarse gracias a un ataque bien coordinado que fue frenado con penalti y convertido por Handre Pollard (0-3, m.15). Los Dragones Rojos movían el oval con criterio y rapidez y se asomaban a la línea de ensayo desde su banda izquierda. Una de esas jugadas derivó en un ruck y en penal que permitió igualar a los galeses, materializado por Dan Biggar (3-3, m.18).

El duelo se dirimía principalmente por alto y con los pies, y de este modo los Springboks volvieron a adelantarse con penalti originado en un scrum y bien pateado por Pollard (3-6, m.20) La delantera africana generaba peligro a poco que lograba hilvanar pases a la mano y sobre todo cuando aparecía el medio melé Faf De Klerk, uno de los mejores hombres de los Springboks en este torneo. Los sudafricanos también causaban muchos problemas a los galeses en el maul, y en uno de ellos el árbitro decretó lanzamiento de castigo a su favor que permitió a Pollard poner más tierra de por medio poco antes del descanso (3-9, m.34). Gales, de nuevo de penalti, pudo recortar distancias en el último minuto del primer tiempo por mediación de Biggar (6-9).

La segunda mitad comenzó como un calco de la primera, con otra transformación del mismo lanzador galés en un penal que igualó el resultado (9-9, m.45) y después de que los Dragones Rojos realizaran dos cambios por lesión. Los Springboks, con tres nuevos jugadores de refresco, recurrían a su potencia en el maul para ganar metros, y a la salida de uno de ellos Damián De Allende logró ensayar tras zafarse de hasta tres zagueros. Pollard convirtió y puso el marcador en 9-16 (m.57).

Los galeses devolvieron el golpe tras una larga ofensiva repelida en sucesivas ocasiones por el muro sudafricano, hasta que Josh Adams halló un resquicio hacia la línea de try gracias a una eléctrica jugada (14-16, m.65), a la que sumó dos puntos Leigh Halfpenny en la conversión para igualar el marcador.

A cinco minutos del final, Pollard logró transformar otro lanzamiento de castigo (16-19) por una infracción en un maul y adelantar a los Springboks con un golpe que se antojaba decisivo. Poco pudieron hacer ya los galeses, puesto que sus rivales lograron llevar el oval a su terreno y forzar un scrum y un nuevo lanzamiento de castigo enviado al lateral antes del pitido final. Gales y Sudáfrica se habían visto las caras en los dos mundiales anteriores, en la fase de grupos de 2011 y en los cuartos de final de 2015, con sendas victorias para los Springboks.

Sin embargo, los Dragones Rojos habían ganado los últimos cuatro encuentros disputados desde entonces contra los Springboks, una tendencia que se rompió este domingo. Tras acabar con el sueño de Gales de llegar a la primera final de su historia, los sudafricanos pelearán contra Inglaterra por lograr su tercera copa, que se sumaría a las que alzaron en 1995 y 2007.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es