9 de diciembre de 2019, 9:48:03
Deportes

TENIS


A Nadal no le "quita el sueño ser el número 1" y Federer vuelve a ganar en Basilea

EL IMPARCIAL/Efe

El suizo triunfó por décima vez en el torneo helvético.


En vísperas del inicio del Masters 1.000 de París, el último de la temporada, el español Rafael Nadal aseguró que acabar el año en el puesto de número uno de la ATP no es una obsesión, pese a que tiene opciones de hacerlo por cuarta vez en su carrera. "Duermo igual de bien cuando soy número 1 que cuando soy número 2. Por supuesto que prefiero ser número 1, pero estoy muy contento con la temporada que he hecho. El inicio fue complicado. Antes del pasado torneo de Montecarlo era difícil imaginar que estaría en esta posición. Estoy orgulloso del año que he completado", aseguró el español.

Nadal recuperará el puesto de número uno el próximo cuatro de noviembre pase lo que pase en París, porque el serbio Novak Djokovic, que ocupa esa posición por el momento, fue finalista en la capital francesa y en Londres la pasada temporada, por lo que tiene muchos puntos que defender, a diferencia del español. Pero el puesto definitivo se decidirá en el las Finales AtP que afrontará a los ocho mejores del año en Londres entre el 10 y el 17 de noviembre próximos.

Consciente de que las dos competiciones que restan son bajo techo, donde menos triunfos ha logrado, Nadal aseguró que tratará de hacer algo "especial". Empezando por París, uno de los torneos que faltan en su sala de trofeos, que reconoció que no se le da bien y que en el pasado ha afrontado con dificultades, con frecuencia físicas. Pero Nadal insistió en que acabar como número 1 no es una obsesión. "En el pasado ya he tenido que jugar un partido más para ser número 1. Fue el caso en 2017, que tuve que venir aquí a ganar un partido. Ahora es diferente. Este año no he ido a China. Tengo que buscar prioridades. Los últimos años mi objetivo no es ser número 1, es organizar mi calendario para que pueda jugar el máximo tiempo posible. No voy a jugar partidos de más para acabar número 1", señaló.

En todo caso, Nadal aseguró que no cambia la cabeza del ránking por levantar un Grand Slam, porque "se gana en la pista". Reconoció que en 2008, cuando alcanzó el número 1 por vez primera en su carrera, "fue algo muy importante, porque llevaba cuatro años siendo número dos y jugando un gran tenis". Y el español se mostró "muy satisfecho" de su temporada, que recordó que empezó de forma complicada, con problemas físicos que venía arrastrando del año anterior, cuando solo pudo jugar siete torneos completos.

"Es un año para estar satisfecho, con todo lo que se ha conseguido, he ganado dos Grand Slam, estoy en una posición muy buena del ránking, he ganado otros torneos y estoy aquí feliz de disfrutar un año que no parecía tan bueno al principio como al final ha sido", comentó. Y en la pelea por el número 1, este sábado se entrenó con su rival por el puesto, Djokovic. "Esto es un deporte y hacer de un juego una anormalidad o una rivalidad sacada de contexto sería un error. No entiendo el deporte así y mis rivales principales tampoco. Por eso vivimos una época en el tenis que se vive con bastante normalidad todo lo que va ocurriendo", afirmó.

Federer gana el torneo por décima vez


El suizo Roger Federer ganó por décima vez el título en Basilea al derrotar este domingo en la final al australiano de origen español Alex de Miñaur, por 6-2 y 6-2 Para ganar su cuarto título esta temporada, y el 103 de su palmarés, en la final 157 de su carrera, Federer necesitó solamente 78 minutos. Es su victoria 24 consecutiva en Basilea, y con el título, conseguido sin ceder un solo set en cinco partidos (pasó a semifinales por incomparecencia de su compatriota Stan Wawrinka) iguala los 10 logrados en Halle (Alemania). El triunfo le consolida en la tercera plaza de la lista mundial, con 6.950 puntos, con 1.30 de diferencia con respecto a su inmediato perseguidor, el ruso Daniil Medvedev

El suizo llegará al Masters 1.000 de París que comienza este lunes, con la moral suficientemente reforzada. Allí debutará con el ganador del encuentro entre el moldavo Radu Albot, 49 del mundo, y el georgiano Nikoloz Basilashvili, 26, en un cuadro en el que previsiblemente puede encontrarse con el francés Gael Monfils, en rodas más adelantadas. Federer ha ganado este último Masters 1.000 de la temporada en cinco ocasiones (2004, 2005, 2006, 2007 y 2009).

Para de Miñaur, hijo de madre española y padre uruguayo, el primer enfrentamiento con Federer fue un suplicio. El australiano, campeón este año en tres torneos (Sydney, Altanta y Zhuhai) disputaba la sexta final de su carrera pero en esta cita no pudo con el servicio de Roger, que no concedió ni una sola oportunidad de rotura. Por contra, Alex cedió su saque en cuatro ocasiones, dos en cada set. No obstante, la final le servirá para confirmar la primera plaza de la Carrera a Milán, para las Finales de la Nueva Generación, del 5 al 9 de noviembre, donde será junto con el canadiense Denis Shapovalov y el estadounidense Frances Tiafoe las principales figuras (el griego Stefanos Tsitsipas no jugará porque está clasificado ya para las Finales ATP de Londres).

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es