27 de mayo de 2020, 9:11:14
Nacional

PRIMERA CITA TELEVISADA


El debate a siete augura un nuevo bloqueo tras el 10N

EL IMPARCIAL

Cayetana Álvarez de Toledo e Inés Arrimadas arrinconaron a Adriana Lastra, que no supo explicar el concepto de 'plurinacionalidad' de España.


Bronco debate a siete en RTVE, con dos bloques diferenciados a derecha e izquierda del que se traslució la nula voluntad de pacto de los candidatos por el momento por lo que, de ser ciertas las encuestas, el bloqueo político permanecerá tras las elecciones generales del 10N.

Si bien es cierto que se ha percibido una mayor unión entre el bloque de derechas, el bloque de izquierdas permanece encallado en los continuos reproches de Unidas Podemos al PSOE, el partido al que todas las encuestas dan como el más votado.

La portavoz de la formación morada, Irene Montero, se mantuvo en la posición de su partido de querer entrar en un gobierno de coalición con Pedro Sánchez, algo que el líder socialista ha insistido en descartar como opción para lograr el apoyo parlamentario necesario.

Durante el último bloque del debate se vivieron momentos de gran tensión como el que han mantenido el portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, y el del PNV, Aitor Esteban, hasta el punto de que, ya terminado, éste le ha negado el saludo.

Por otro lado, la portavoz del Partido Popular, Cayetana Álvarez de Toledo, y la de Ciudadanos, Inés Arrimadas, tuvieron contra las cuerdas a Adriana Lastra, la representante socialista a cuenta del concepto de la España 'plurinacional'. Lastra no supo qué responder a la pregunta sobre cuántas nacionalidades había en España.

La portavoz de Unidas Podemos, por su parte, subrayaba que el "único" en el Partido Socialista que se niega a un Gobierno de coalición es Sánchez, ya que en algunas comunidades autónomas este desenlace sí se ha dado.

Por eso, pedía a Sánchez que sea "humilde". "Os hicimos los números para que saliera la moción, os los dimos a cambio de nada, y el Gobierno ha sido un fracaso", ha añadido.

Tanto el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, como el del PNV han pedido a Montero que tuviera en cuenta la actitud que en aquellas conversaciones mostraron sus respectivos grupos, pues sin sus concursos el actual presidente no lo sería.

Con todo, la portavoz del partido "morado" ha pedido aglutinar todos los votos progresistas para que haya un Gobierno de coalición y evitar, así, la tentación de que el PSOE quiera pactar con el PP.

Precisamente esta opción es la que ha aireado Rufián, ya que, a su juicio, ha quedado demostrado que cuando el Partido Socialista se siente "fuerte", se termina decantando por lo "peor", y eso será, ha dicho, si dan los números, un acuerdo con el PP y con Cs.

La portavoz de los populares, Cayetana Álvarez de Toledo, ha sido tajante y ha negado que su formación incluso pueda abstenerse en una hipotética investidura del candidato socialista.

Desde Ciudadanos, Inés Arrimadas ha reclamado que su formación salga "fuerte" del 10N porque es así como se garantiza que no siga atascada la situación, pero siempre mediante un pacto con el PP, que es la preferencia.

Según sus palabras, la campaña que acaba de empezar puede desembocar en un desenlace muy similar al que tuvo Andalucía en diciembre del año pasado, ya que Susana Díaz se pasó esos días "preguntándose quién la dejaría gobernar", y al final, "se dio un batacazo".

El intercambio de acusaciones entre Espinosa de los Monteros y Esteban ha concitado la mayor tensión de este tramo del debate.

El nacionalista vasco ha dicho de Vox que es un "partido franquista y fascistas" y el de Vox le ha contestado que el PNV es "racista", como lo fue, según su afirmación, el fundador, Sabino Arana.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es