21 de septiembre de 2021, 17:05:55
Mundo

PETRÓLEO


Irán se jacta de haber descubierto reservas de 53.000 millones de barriles de crudo

Efe

Producirá 3.000 megavatios de energía nuclear en 2027.


El presidente iraní, Hasan Rohaní, anunció este domingo el hallazgo de "un nuevo gran campo petrolífero" en el suroeste del país con unas reservas de 53.000 millones de barriles de crudo. Rohaní explicó que el campo petrolífero se sitúa en la provincia de Juzestán y tiene una superficie de unos 2.400 kilómetros cuadrados y una profundidad de 80 metros, según la página de la Presidencia.

En un discurso ante cientos de personas en la ciudad meridional de Yazd, el mandatario indicó que se extiende desde la localidad de Bostan a la de Omidieh. "Estados Unidos debe saber que Irán es un país rico y, a pesar de las sanciones crueles, los trabajadores e ingenieros iraníes descubrieron un nuevo campo petrolífero", subrayó. El Gobierno estadounidense volvió a imponer sanciones a Irán el año pasado, incluido a su sector petrolero, tras retirarse de modo unilateral del acuerdo nuclear de 2015 firmado con Teherán y otras cinco potencias.

Las exportaciones petroleras de Irán alcanzaron los 2,5 millones de barriles diarios antes de las sanciones, pero en la actualidad se han reducido drásticamente, aunque continúan con secretismo. Debido a la dependencia del petróleo, que las autoridades iraníes trabajan por disminuir, las sanciones han dañado seriamente la economía iraní que, según el Fondo Monetario Internacional, se contraerá este año un 9,5 %.

Rohaní intentó, sin embargo, enviar un mensaje optimista y señaló que "las cifras económicas indican que las condiciones están mejorando desde abril pasado pese a las crecientes presiones de los enemigos". El presidente destacó, por ejemplo, el aumento de las exportaciones no petroleras y llamó a intensificar esfuerzos para lograr "un mayor desarrollo".

"El año pasado, el pueblo de Irán estaba en condiciones difíciles debido a las presiones económicas de los enemigos, pero su resistencia, unidad y esfuerzo han decepcionado a EE.UU.", apostilló. Irán posee una de las principales reservas de hidrocarburos del mundo, tanto de crudo como de gas, pero las sanciones y la falta de inversiones extranjeras han dificultado el pleno desarrollo del sector.

Irán producirá 3.000 megavatios de energía nuclear en 2027 gracias a Bushehr


El jefe de la Agencia de Energía Atómica de Irán (AEAI), Alí Akbar Salehí, anunció este domingo que su país producirá hasta 3.000 megavatios de energía nuclear en 2027, durante el inicio de las obras en el segundo reactor de Bushehr. El vertido de hormigón en los cimientos de la segunda unidad de la central nuclear de Bushehr, en el sur de Irán, comenzó en presencia de Salehí y del presidente del grupo ruso ASE y subdirector de operaciones de Rosatom, Alexander Lokshin, que participa en el proyecto.

En un discurso durante la ceremonia, el jefe de la AEAI afirmó que la central de Bushehr ayudará al país a ahorrar 660 millones de dólares al año, al reducir la necesidad de petróleo para generar electricidad, y proporcionará a los residentes locales de 200.000 a 400.000 metros cúbicos de agua potable en el futuro. Salehí destacó la importancia de la energía nuclear para las generaciones futuras, insistiendo en que la energía fósil se acabará en varias décadas. "Puede que una de las razones de que enfrentamos desafíos con los enemigos es que quieren arrebatarnos esta principal fuente de energía", subrayó.

El programa nuclear de Irán está rodeado de controversia desde hace décadas y para evitar que el país persa desarrollara la bomba atómica se firmó en 2015 el Plan de Acción Integral Conjunta (JCPOA, en sus siglas en inglés). La retirada en 2018 de EEUU del acuerdo nuclear y su reimposición de sanciones a Irán han debilitado, sin embargo, este pacto y han llevado a las autoridades iraníes a dejar de cumplir con algunos de sus compromisos.

La central nuclear de Bushehr comenzó a construirse en la década de 1970 con ayuda alemana, pero el proyecto se interrumpió tras el triunfo de la Revolución Islámica en 1979 y no se reanudó hasta febrero de 1998, tras firmarse un acuerdo con Rusia. Pese a que su construcción se prolongó durante años debido a la oposición occidental, la planta entró en funcionamiento en agosto de 2010 y alcanzó su pleno rendimiento en junio de 2013 con una capacidad de 1.000 megavatios.

En septiembre de 2018, la Corporación Estatal rusa de la Energía Atómica Rosatom comenzó los procedimientos técnicos necesarios para instalar la segunda y tercera unidades de Bushehr. Cada unidad requiere una inversión de 5.000 millones de dólares, según Salehí, quien apuntó que se recuperará seis años después de que entre en funcionamiento.

El jefe de la AEAI expresó su esperanza de que el segundo y tercer reactores estén en funcionamiento en 2025 y 2027, respectivamente, con una capacidad de unos 2.100 megavatios. Salehí agradeció el respaldo de Rusia en este proyecto, pero hizo hincapié en que el 90 % de los contratistas que están trabajando en la segunda unidad de la central de Bushehr son iraníes. También destacó que la central es totalmente segura y que la energía nuclear es limpia, por lo que se evitarán la emisión de 21 millones de toneladas de gases contaminantes.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es