6 de diciembre de 2019, 17:58:10
Deportes

CICLISMO


Tour de Francia. Arrecian las sospechas de dopaje en el imperial Sky de Chris Froome

EL IMPARCIAL

El pedido de unos parches de testosterona por parte del que era médico del conjunto británico, a juicio.


Lance Armstrong ganó siete veces el Tour de Francia y durante aquel viaje triunfal se multiplicaron las acusaciones de dopaje. La estructura del Team Sky británico ha vencido en siete de las últimas ocho ediciones y tampoco se ha visto exenta de sospechas en torno al uso de métodos fraudulentos en la competencia francesa. El estadounidense reconoció el uso sistematizado de sustancias prohibidas y, ahora, el arquitecto del despegue sorprendente del ciclismo británico está siendo juzgado.

Se trata de Richard Freeman, exmédico del conjunto Sky acusado de haber solicitado parches de testosterona para, presuntamente, mejorar el rendimiento de los ciclistas con los que trabajaba. El episodio, ampliamente estudiado, ocurrió en mayo de 2011, cuando un lote de esos mencionados parches fueron entregado en el Velódromo de Manchester. Ahora, el galeno que yace bajo sospecha va a admitir ante un tribunal médico que mintió cuando negó haber realizado el pedido.

A finales de octubre, la web cyclingnews expuso que Freeman habría firmado una declaración en la que confesó haber solicitado la testosterona. Pero, ojo, defiende que el uso de esas sustancias no estaban relacionadas con el equipo ciclista profesional. Y se ha aferrado a ese testimonio, en contra de lo que defiende el Consejo Médico General (GMC), que cree que "el motivo era obtener testosterona para mejorar el rendimiento de un corredor".

El tribunal que está investigando este asunto se reunió por vez primera en febrero de 2019 y en aquella cita inaugural se ausentó Freeman. Sus abogados pidieron un aplazamiento extenso y la audiencia tendrá lugar el 20 de diciembre, como se ha sabido en octubre. Así las cosas, el polémico envío de bolsas de testosterona (Testogel) a la sede del British Cycling en Manchester sigue coleando. Y el doctor que está involucrado en la adquisición de ese material, justo antes del comienzo del rendimiento estelar del Sky ha sacado las garras.

Lo ha hecho de manera rocambolesca. Ha declarado que Shane Sutton -miembro del equipo de trabajo que levantó el Sky ProCycling creado por David Brailsford- le hizo bullying para que pidiera los parches. Así de rocambolesco se ha vuelto. La BBC ha sabido que el exmédico declaró eso el pasado viernes ante la audiencia del tribunal médico. En concreto, según un testigo, dijo lo siguiente: "Shane Sutton solicitó específicamente que le recetara Testogel. Fui intimidado para pedir la receta".

Y la argumentación de Freeman avanzaría hasta señalar que Sutton le obligó a pedir el Testogel para tratar una presunta disfunción eréctil propia. El problema para una de las piezas clave del crecimiento del Sky es que Simon Jackson, el abogado del Consejo Médico General, sabe que el testigo de Sutton afirmó que éste recibió tratamiento por parte de Freeman, pero nunca en relación con la testosterona. Y ahí quedó la historia turbulenta, a la espera de la comparecencia del propio Sutton.

Ese momento ha sido esta semana. Sutton, que fue técnico del Sky y de British Cycling, ha respondido con todo a Freeman. Lo ha hecho con contundencia. "No tendría problemas en decirte que eran para mí. Le estás diciendo a la prensa que no me puedo empalmar. Mi mujer quiere testificar que eres un maldito mentiroso. Nunca encargué nada de Testogel, lo juro por la vida de mi hija de tres años. ¿Puedo preguntar si soy el único al que se juzga aquí? Me siento como si yo fuese un criminal", dijo ante el tribunal.

Recibiría la contestación de Mary O'Rourke, consejera de Freeman. "Varios individuos se han presentado en las últimas semanas diciendo que era un mentiroso, un drogadicto y un acosador", señaló la portavoz de Freeman, quien, además, acusó a Sutton de guardar testosterona en su casa, en el congelador. Y manifestó que un testigo le había visto inyectarla a alguien. "Sólo hay un bromista en esta sala y eres tú", le dirigió O'Rourke a Sutton, de quien afirmó que ha mandado mensajes amenazantes a su cliente.

Entonces, el que fuera director deportivo del ciclismo británico se revolvió de este modo: "Voy a dejar esta sala ahora. No necesito que me arrastren a esta mierda a través de esta persona que me está provocando. Me han pedido venir aquí y responder si había pedido Testogel. No lo hice. En lo que a mí respecta volveré a mi madriguera en España y disfrutaré mi retiro". "Dormiré con la conciencia tranquila de saber que yo no encargué esos parches. La persona que miente es la que está detrás de la pantalla y espero que algún día explique por qué", sentenció. Y se despidió alegando que Freeman "es un tipo al que el jefe del equipo quiso largar porque se presentó borracho en varias ocasiones. No he mentido, no me voy a dejar arrastrar por un individuo que defiende a alguien que ya ha admitido que está mintiendo. Está escondido detrás de una pantalla, sin carácter. Richard, eres un tipo débil". La alfombra del Sky podría estar levantándose.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es