29 de marzo de 2020, 4:33:41
Deportes

JORNADA 19


Oblak espanta los nubarrones del Atlético ante el Levante | 2-1

M. Jones

Los madrileños golpearon mejor en el tiroteo inicial pero los visitantes gozaron de opciones para empatar. Por M. Jones


El Metropolitano estrenó 2020 acogiendo el duelo entre el Atlético y el Levante. Se enfrentaban dos conjuntos con aspiraciones mayores de las posiciones en las que arribaron a la conclusión de la primera vuelta liguera. Los madrileños seguían persiguiendo su fútbol y rendimiento deseados, mientras que los valencianos anhelaban dar el salto definitivo que les instale en la zona europea, el lugar que se han ganado desde su competitividad. Así las cosas, el coliseo colchonero se engalanó para volver a ver, entre otros, a Joao Félix. El Golden Boy que costó 120 millones de euros.

El mediapunta portugués fue titular, al lado de Morata y por delante de Ángel Correa. Las ausencias de Koke y Lemar -y los problemas físicos de 'Vitolo'- dieron lugar a la suerte de trivote formado por Thomas, Saúl y Héctor Herrera, con Lordi y Trippier de vuelta a sus carriles. Y Felipe y Giménez protegerían a Oblak del mismo modo que Postigo y Cabaco harían con el meta Aitor. El 4-4-2 de Diego Pablo Simeone fue respondido con un sistema similar por parte de Paco López, quien alineó a Coke y Toño en las bandas, con Rochina, Campaña, Bardhi y Radoja en la talentosa medular. Borja Mayoral y Roger figuraban en punta.

Confrontaban dos de los escuadrones de mentalidad más consistente del campeonato y, a pesar de ello, de la concentración presupuesta, en el primer minuto ni Correa ni Joao Félix ni Saúl embocaron sus remates dentro del área. Había salido presionando arriba un dibujo rojiblanco ambicioso que haría caja al cuarto de hora, cuando el regateador argentino se reivindicó, rematando a gol el centro portentoso de Trippier, tras la apertura no menos valiosa de Thomas. Esa maniobra colectiva es de las que dan esperanza a la grada.

Pero dos minutos después sobrevino el envés del desarrollo del curso atlético: los desajustes en el repliegue. Campaña puso en vuelo el lanzamiento de una falta muy lejana que Roger se encargó de traducir en el empate. El goleador ejecutó un remate que fue desviado por Morata y se alojó en las mallas de un Oblak impotente. La efectividad 'granota' en el balón parado está fuera de duda. Y también empieza a estarlo la de los locales, que en esta traca atacante volvieron a ponerse por delante con un cabezazo de Felipe, pleno de fundamentos. El zaguero sigue agigantándose y en el minuto 18 instaló un 2-1 inesperado por su factura y precocidad.

El camino a vestuarios se realizaría desde el paisaje global de la fecha: un desgobierno tendente al centrocampismo que mantuvo en vilo al equipo en ventaja y con hambre al que habría de trabajar para buscar la remontada. Sin demasiado fútbol que llevarse al paladar, y con la total transparencia de Joao Félix -uno de los peores partidos del luso con la elástica capitalina-, sólo se registrarían como peligrosos antes del descanso los chuts de Rochina y de Correa -pieza clave en el presente de su club, otrora moneda de cambio-.

En la reanudación no movieron ficha dos entrenadores que se contentaban con lo visto, a excepción de la inclusión de Morales por Borja Mayoral -minuto 46-. Por ende, no cambió mucho el escenario, salvo por el crecimiento de la incertidumbre a medida que se quemaba el minutaje sin tino en el último pase o remate. El Atlético había dado un paso atrás, cediendo la iniciativa y desinflando su ambición para gestionar la cosecha desde la ortodoxia del rigor táctico. Y en esas, los valencianos se chocarían con sus imprecisiones y lentitud creativa -impropia del potencial ofensivo de su plantilla-. Mas, pudieron amarrar los intentos de contragolpe ajenos.

Y el desenlace asistió a la oda al orgullo efectuado por el colectivo entrenado por Paco López. Los obreros visitantes nunca bajaron los brazos ni se dejaron ir, aunque perdían en un estadio rocoso. Pero también hubo hueco para el lucimiento rutinario de Jan Oblak. El portero le regaló a los suyos la manutención de la victoria con dos paradas de videoteca. En el minuto 83 y en el 93 sacó dos remates claros con reflejos de otro partido. El esloveno frenó, él solo, el impetuoso asedio 'granota' -más corajudo que fluido-, zanjando la cuestión.

No se resolvieron las dudas del guadianesco desempeño del Atlético, pero sí reforzaron la tabla estadística los colchoneros. Recuperaron la tercera plaza clasificatoria y suman ya tres partidos ganados de manera consecutiva en Liga. Su mejor racha en lo que va de temporada. Un rayo de luz que, sin brillo, rompe la senda precedente de sólo cinco triunfos en 18 encuentros oficiales. Tragado este trance, le toca trasladar su semblante sufridor a la Supercopa de España. Y en el entretanto, los levantinos se lamerán esta herida con media sonrisa. Lo tuvieron en sus botas.

- Ficha técnica:

2 - Atlético de Madrid: Oblak; Trippier, Felipe, Giménez, Lodi (Vitolo, m.62); Correa, Herrera, Thomas, Saúl; Joao Félix (Germán Valera, m.87) y Morata.

1 - Levante: Aitor; Coke, Postigo, Cabaco, Toño; Rochina (Hernani, m.72), Radoja (Vukcevic, m.85), Campaña, Bardhi; Borja Mayoral (Morales, m.46) y Roger.

Goles: 1-0, m.14: Correa. 1-1, m.16: Roger. 2-1, m.18: Felipe.

Árbitro: De Burgos Bengoetxea (C. Vasco). Amonestó a los visitantes Rochina (m. 43) y Cabaco (m. 52).

Incidencias: partido correspondiente a la decimonovena jornada de LaLiga Santander, disputado en el estadio Wanda Metropolitano ante 59.084 espectadores.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es