28 de septiembre de 2021, 19:47:32
Deportes

DÍA DE DESCANSO


Dakar 2020. Así se ven Carlos Sainz y Fernando Alonso a estas alturas

M. Jones

El madrileño lidera la categoría de coches y el asturiano está disfrutando de la experiencia con un rendimiento sorprendente.


Este sábado el Dakar 2020 ha vivido una jornada de descanso justo después de empezar a paladear las dunas del territorio saudí. A falta todavía de muchos por recorrer, el horizonte luce despejado para los dos grandes referentes de la delegación española. Carlos Sainz consiguió afianzar su liderato en coches este viernes y Fernando Alonso alcanzó a seguir sumando sensaciones y oficio a este debut de campanillas.

"Estoy extremadamente contento. Cuando llegué no sabía muy bien cuán competitivo podíamos ser en etapas de 500 kilómetros. No sabía si perdería una hora, 40 minutos o 22 minutos", proclamó el asturiano, visiblemente complacido, pues hace unos meses no sabía cómo rendiría en este contexto novedoso para él. "En etapas como las del viernes, es totalmente increíble estar a 4 minutos de Nasser (Al Attiyah, vigente campeón). Estoy más relajado y más contento de quitarme la duda de cuán competitivo podría ser en una especialidad tan diferente", incidió.

El ovetense, que compite para Toyota, declaró que el Dakar es el reto más complicado al que se ha enfrentado y subrayó que "en mis primeros test no sabía cómo ir ni cómo atacar una duna. Pensé que me haría falta cinco o seis años para ir a la mitad que Nasser o Giniel (De Villiers). Estoy muy sorprendido y muy contento". Y tras apuntar que "quizás sí" volverá en próximas ediciones, aclaró que "todas las competiciones del motor me gustan y el Dakar sin duda tiene este espíritu de supervivencia y de amistad entre los participantes. Un día necesitas ayuda tú, otro te piden ayuda a ti. Tienes que estar siempre al cien por cien".

Cuestionado por su condición de Top-10, un auténtico logro si se considera su condición de novato, expuso que se olvidó de la clasificación general en la segunda etapa -cuando rompió una rueda y perdió dos horas y media-. "No sé realmente dónde podría estar. Si te digo la verdad, me da igual. Aquí o ganas o da igual ser segundo o decimotercero, y este año era consciente que no iba a luchar por esa posición, así que no me importa demasiado la clasificación general. Me haría ilusión un poco estar en el Top-10", sintetizó.

"Esta es una disciplina con cambios constantes de ritmo y de terreno. A veces haces 50 kilómetros a fondo en sexta en valles arenosos y con ninguna dificultad. Luego te metes en un río seco en piedras y cañones donde tienes que ir a 15 o 20 kilómetros por hora. Son cambios bastantes bruscos. También la dificultad de la visibilidad. Cuando vas detrás de quads, las motos, los coches tienes que bajar mucho el ritmo con todas las trampas que hay a cada costado", argumentó cuando el preguntaron sobre su opinión del rally.

Y confesó que le parece más exigente mentalmente que la Fórmula Uno o la Resistencia. "Hay que ir al cien por cien todo el tiempo. Hay muchas trampas aquí y allá, mucho terreno desconocido, y en eso esta disciplina es más exigente. También hay que cuidar la salud porque cualquier problema de estómago puede hacer muy largas las diez horas de coche que hacemos cada día", hizo hincapié. Eso sí, le parece menos duro en el plano físico, aunque durante los seis días que quedan de prueba vayan a adentrarse en el "Cuarto Vacío" de Arabia Saudí, un área de dunas de 650.000 kilómetros cuadrados.

Por otro lado, Carlos Sainz quiso reivindicarse desde el liderato que se ha trabajado. "A este coche (Mini) lo daban por muerto muchos hace tiempo y aquí estamos luchando por ganar el Dakar. Personalmente me siento orgulloso por el equipo y por mí", defendió, para, a continuación, declarar que "está claro que hemos dado un salto del pasado Dakar a este. Aquí sí hemos podido mostrar nuestro potencial, pero insisto, la carrera no ha terminado". La bajada de pinchazos y de fallos en el sistema automático de los neumáticos, sufridos con respecto a la pasada edición, es señal de optimismo.

"El Dakar pasado siempre dije que no habíamos podido mostrar el potencial de la evolución que habíamos hecho en el coche. La última etapa, aunque no fuese muy significativo, la gané yo. Había muchos parciales en los que veíamos que íbamos rápido, pero siempre pasaban cosas", afirmó el doble campeón del Dakar -con los buggys de Volkswagen y el de Peugeot-. Y no ha dudado en entrar en materia en lo relativo a la polémica que ha rodeado a la brida de su actual coche -aparentemente es 2 milímetros más grande que la del Toyota-.

Sainz, sobre las quejas esputadas por Al Attiyah, razonó de este modo: "Lo que me gusta es que el año pasado nosotros hicimos el Dakar con este coche y no éramos competitivos. Nos ganaban relativamente fácil, se nos rompía y nadie protestó, nadie dijo nada de que el reglamento estaba mal hecho". "En el Rally de Marruecos, nos sacaron 15 o 20 minutos, y nadie por nuestra parte protestó de que el reglamento estaba mal hecho. Llegamos al Dakar a la primera semana, hay una diferencia de dos minutos y ya se lanzan las primeras campanas al vuelo por parte de algunos de que el reglamento favorece al buggy", prosiguió.

"Hay que esperar a ver cómo acaba la carrera antes de hacer cualquier tipo de análisis. Pero viendo las diferencias que hay, está bastante equilibrado. Estamos muy juntos. No hay diferencias muy grandes para ser un Dakar con etapas de 500 kilómetros. En el Dakar, hasta que no cruzas la meta, la experiencia dice que no puedes cantar victoria", sentenció.

El capitalino legendario, que rueda sin presión y bajo los focos que apuntan a Fernando Alonso, recalcó que su estrategia sigue siendo ir "día a día". Sobre todo, desde este mismo domingo, día en el que recorrerán el tramo cronometrado más largo. "Es difícil para la gente imaginar lo que estar 500 kilómetros a fondo por un terreno que no conoces. Hacía mucho que no hacíamos especiales tan largas y pueden pasar muchas cosas porque estamos muchas horas encima del coche. Nos vamos a ir a más de cinco horas seguro", finalizó el aspirante al título español.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es