1 de junio de 2020, 1:55:10
Deportes

FÚTBOL


La directiva del Barcelona acelera para fichar a Xavi y deshacerse de Valverde

M. Jones

El histórico mediocentro ha confirmado que se reunión con emisarios del Barça en Catar y su equipo, el Al Sadd, ha admitido negociaciones con Bartomeu.


"No puedo esconder que mi sueño es entrenar al Barcelona. Lo he dicho muchas veces, en muchas entrevistas. Todo el mundo lo sabe. Soy hincha del Barcelona, está en mi corazón y sí es uno de mis sueños, pero estoy enfocado en Al-Sadd", ha declarado en la tarde de este sábado Xavi Hernández, justo después del partido que clasificaba a su equipo para la final de la Copa catarí.

En esa rueda de prensa, el icono del Barça y de la selección española se mostró esquivo cuando el preguntaron sobre el interés inmediato de Josep María Bartomeu en contratarle como entrenador del primer equipo. Eso sí, no le quedó otra que admitir que este viernes se reunió con Óscar Grau -CEO del club catalán- y Éric Abidal -director deportivo azulgrana-.

"Abidal es mi amigo. Me he reunido muchas veces con él. No puedo cambiar nada. Respeto al Barcelona, respeto a Valverde y respeto mi contrato. Estoy haciendo aquí mi trabajo. He estado focalizado en la semifinal y ahora pienso en la final. Estoy muy contento con ello y con entrenar al Al-Sadd. Tengo mucho respeto por este club. No puedo decir nada más", ha expuesto ante la prensa congregada.

Y el que fuera genial mediocentro se ha limitado a compartir que "estuvieron aquí y hablamos muchas cosas. También estuvieron para comprobar cómo estaba Ousmane Dembélé. Y eso es todo. Lo siento, pero no pudo dar más información. Sí estuve con Abidal, que es mi amigo. Eso es todo. Estoy enfocado en Al-Sadd y respeto a Valverde". Habló en pasado Xavi, pero la realidad es que ni Abidal ni Grau han abandonado el territorio emiratí. Bartomeu quiere dar un golpe de efecto que le devuelva el favor de la grada ya.

Al parecer, los emisarios de la directiva culè han aceptado la advertencia efectuada el viernes por uno de los responsables del Al Sadd. El manager general del club, Turki Al Ali, exigió al Barcelona que fuera leal: que negociara primero con ellos y no engatusaran a su actual entrenador. Pues bien, este sábado ha hablado Muhammad Ghulam Al Balushi, director deportivo del Al Sadd. Lo ha hecho para esclarecer que "hay negociaciones entre Xavi y el Barcelona ahora y le deseamos éxito donde quiera que vaya". Abidal y Grau están en Doha para cerrar la operación.

¿En qué posición queda Ernesto Valverde en todo esto? En la peor imaginable: a nadie parece importarle en el entorno de Can Barça. Lionel Messi, Luis Suárez y compañía le respaldaron el jueves, toda vez que se dejaron remontar un 1-2 ante el Atlético en las semifinales de la Supercopa de España. Pero desde medios de comunicación acólitos a lo blaugrana ya se ha desempolvado que la vieja guardia de ese vestuario estaría insistiendo a Xavi -por medio de llamadas y mensajes- para que se haga ya con las riendas del equipo que vienen sangrando desde las debacles de Roma y Anfield.

Los títulos ligueros, solventados con firmeza, saben a muy poco a una masa social que reclama volver al estilo combinativo de la era de Pep Guardiola. El 'Txingurri' ha sido uniformado como el muñeco al que golpear tras cada resbalón. Sin atender a los vicios que se han perpetuado en el camarín catalán y que complican un funcionamiento riguroso como colectivo. El técnico extremeño es el sospechoso habitual y un sector mediático y de la hinchada lleva pidiendo su salida, de forma permanente, durante los últimos años.

En mayo de 2019, Xavi concedió una entrevista a TV3 en la que parecía rotundo en sus consideraciones. Primero, en lo relativo a su futuro como entrenador del Barcelona. "No me veo todavía. No puedo comenzar mi carrera como entrenador del primer equipo del Barça, no es normal. Tengo que ser prudente y quemar etapas. Primero me debo probar como entrenador. Empiezo de cero y sería muy precipitado coger cualquier equipo de Primera División, no solo el Barça", analizó.

En segundo término, con respecto al juego que venían desplegando sus ex compañeros bajo la batuta de Valverde. "El Barça tiene que volver a dominar los partidos. Si no, es imposible ganar la Champions, es algo que nos lo dice la historia. El Barça ha ganado la Champions, primero cuando ha ganado la Liga, pero sobre todo cuando ha sido muy dominador del juego, muy dominador de los partidos. Y ahora, en estos momentos, creo que no lo somos tanto", desgranó en ese entonces. Asomando como el heredero de Guardiola.

Corriendo la línea temporal hacia adelante, hace un mes, durante la disputa del Mundial de Clubes con el Al Sadd, Xavi aseguró en sala de prensa lo siguiente: "Por supuesto, no puedo ocultar que uno de mis sueños sería entrenar al Barcelona. Creo que lo he dicho muchas veces en las entrevistas que he hecho. No creo que vaya a pasar pronto. No depende de mí". De inmediato declaró que es un honor entrenar en Catar, que está disfrutando del proyecto emiratí, que tenía que mejorar y coger experiencia. Probarse antes de dar el gran salto. Admitió que sólo tenía cinco meses de bagaje como técnico. Pero subrayó que "nadie puede controlar el futuro". Y ese disparador ha podido desencadenar la inercia volcánica de estos días.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es