2 de junio de 2020, 4:17:48
Deportes

MMA


UFC. Khabib, a por el dinero: reta a Floyd Mayweather y le pone condiciones

M. Jones

Nurmagomedov, que está en la cima de su deporte, quiere repetir la senda de McGregor y asegurarse un futuro de absoluta comodidad económica.


La actual bola de nieve se sembró en noviembre de 2019, cuando Floyd Mayweather anunció que iba a salir de su jubilación y a regresar a los cuadriláteros. Con casi 43 años, el boxeador estadounidense tiene la mirada puesta en 2020. Y se ha encargado de publicitar las intenciones de multiplicar sus millones de dólares con sistemática asiduidad desde entonces. No en vano, se trata de uno de los deportistas que más dinero han generado en toda la historia.

Así las cosas, Dana White saltó sobre la noticia con celeridad. El dueño de la UFC, compañía referencia mundial en la promoción de las artes marciales mixtas (MMA, por sus siglas en inglés), no tardó en replicar, meses después del anuncio mencionado, que ya estaban avanzando en "negocios" con 'Money' Mayweather, que acabarían siendo firmados pero de los que no han trascendido detalles.

En una entrevista concedida a las ESPN, White expuso lo siguiente: quiere participar de la vuelta al ring del boxeador histórico y lo señala para otoño. "Ambos comenzamos a hablar. La forma más fácil de explicártelo es que Floyd y yo sentimos que nos agregamos valor el uno al otro y que vamos a resolver algo. Algunas cosas tienen que desarrollarse, y luego voy a comenzar a hablar con Haymon (el promotor de Mayweather), tal vez este verano, y luego tendré algo para Floyd en el otoño", proclamó.

Estas palabras encendieron las redes y al universo de las MMA. La rumorología se disparó, como no podía ser de otro modo. Más aún cuando Dana, que tiene muy buena relación con Haymon, declaró que "podemos hacer algunas peleas cruzadas, o podemos hacer algo en el boxeo. En nuestra última experiencia (la pelea contra Conor McGregor), Floyd fue bastante fácil de tratar". "Es increíble tratar con Haymon. Floyd y yo conseguimos un acuerdo de apretón de manos en el partido de baloncesto y resolveremos el resto", sentenció.


(Instagram: @floydmayweather)

El patrón de la UFC sabe moverse bien en la senda del mayor bote imaginable. Ya lo ha hecho una vez (en 2017, cuando puso a 'The Notorious' a boxear). Y quiere más. "No amo las peleas cruzadas, pero cuando la demanda está ahí... Sentí la demanda de McGregor contra Mayweather, lo sentí. Sabía que sería grande, así que comenzamos a hablar. Luego, una vez que comencé a sentirlo realmente, fue cuando comencé a tomarlo en serio, e hice una oferta. Ahora, será interesante ver si comenzamos a ver ese tipo de demanda nuevamente con algún tipo de pelea cruzada", comentó el empresario, prendiendo la mecha.

El 7 de enero, antes de la vuelta de McGregor al octágono -en el UFC 246 que tuvo lugar el 18 de ese mismo mes-, Dana White amplió el sembrado. A pesar de haber planificado dos peleas que le van a multiplicar los ingresos de manera exponencial para este año -la que el irlandés ganó a Cerrone y la que enfrentará a Khabib y a Tony Ferguson el 18 de abril-, quiere que su compañía toque techo y siga batiendo récords de beneficios año tras año. El listón de los pasados 12 meses está alto, mas lo que susurra el empresario no cabe en cálculos todavía.

Otra vez para ESPN, White dejó claro su pensamiento. “Conor quiere pelear tres veces este año. Espera que si vence a Cerrone, pueda darse la vuelta y pelear contra Khabib. Ya conoces a Conor, lo suyo es: 'Lucharé contra Cowboy, venceré a Cowboy y estaré listo para pelear contra Khabib si pasa algo'. Si Conor vence a Cerrone y Khabib a Tony, entonces haríamos la revancha muy pronto", manifestó. Aunque se diera un hecho pionero: El irlandés está inscrito en la división wélter y volvería a vérselas con Nurmagomedov por el título del peso ligero. En la reedición de la pelea de MMA más jugosa desde el prisma financiero jamás vista.

Y llegó el regreso triunfal de McGregor a la jaula. Arrasó a Cerrone en 40 segundos y dio un golpe sobre la mesa que ha abierto un nuevo horizonte de lucro para varios protagonistas y la UFC. Al terminar la pelea, Floyd Mayweather disparó a través de sus redes sociales. Publicó el que sería el primer cartel publicitario de su revancha contra Conor. El mejor boxeador libra por libra de los últimos años está hambriento y sabe que el zurdo europeo es el mayor portador de millones de dólares en un posible cruce.


(Twitter: @TeamKhabib)

'Money' Mayweather afirmó en ese punto que la pelea se daría en 2020, sin especificar fechas ni lugar. Tampoco las reglas. "Vamos a hacer algo con Floyd. Floyd está en nuestros planes y nosotros también estamos en sus planes", apostilló Dana White. Pero el púgil estadounidense no se quedó ahí: también publicó, pocos minutos más tarde, que se enfrentará este año a Khabib Nurmagomedov. Usando el mismo formato de publicación y de cartel que había lanzando sobre su presunto segundo capítulo ante McGregor.

El irlandés se ha limitado a no descartar nada, pues también viaja al galope de su ambición renovada. Y Khabib, más pausado, ha delegado a su padre la respuesta oficial. Esta semana Abdulmanap Nurmagomedov habló del tema con el medio ruso tass.ru. No sólo eso, retó al boxeador. "Proponemos cualquier día, en cualquier lugar, con una sola condición: 11 rondas de boxeo y una de artes marciales mixtas. Si aguantamos 11 rondas de boxeo, ¿por qué no hacer una ronda según las reglas de la MMA contra nosotros", esputó.

El que fuera mentor, progenitor y entrenador de Khabib argumentó que "Mayweather tiene un récord invicto de 50-0 en el boxeo, que también está invicto, de las MMA, Khabib. Nos parece bien, aunque primero tenemos que enfrentar a Tony Ferguson". E hizo hincapié en que "siempre lo hemos dicho: derrotamos a Tony Ferguson y después entrenaremos con el equipo de Vasyl Lomachenko (icónico boxeador ucraniano) durante seis meses para hacer el combate. Nos parece bien cualquier día en cualquier sitio con esa condición". Su seriedad en el discurso conduce a creer que todo es posible.

En todo caso, antes de la certificación de lo que de momento son habladurías más o menos consistentes, Khabib se encuentra preparado para afrontar una de las peleas más complicadas en su impoluta carrera deportiva en las MMA. Tony Ferguson supone un desafío considerable, pues quizá sea el peleador más competo y de mayor altura competitiva al que se ha medido en la UFC. Pondrá su invicto en juego para revalidad el cinturón de peso ligero y ampliar un legado ya reluciente. En cambio, eso no quita que quiera darse el gusto de vérselas con Mayweather en el tren de dinero y que, de camino, se burle de McGregor. Días después del triunfo de Conor en el UFC 246, el daguestaní publicó un tuit en el que se veía al irlandés sometido por él mismo, por Nate Díaz y por Joey Duffy. Esto es, rebatió la aseveración defendida por su némesis tras arruinar a Cerrone. Esa en la que se jactó de haber ganado en tres divisiones distintas: las 145, 155 y 170 libras. Nurmagomedov le recordó que también ha perdido -siendo obligado a rendirse- en esos tres pesos.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es