25 de mayo de 2020, 14:00:46
Cultura

EXPOSICIÓN


Richard Learoyd, artesano de la fotografía y maestro de la cámara oscura

EL IMPARCIAL


La Fundación Mapfre muestra en Madrid una exposición monográfica de la obra fotográfica de Richard Learoyd, cuyas fotografías en color y en blanco y negro son resultado de un proceso artesanal con una cámara oscura construida por él mismo.

Abundan en la obra de Learoyd los vestidos o desnudos hechos en su estudio, pero también los animales, paisajes o espejos oscuros. "Muchos de los animales ya no están vivos, están envueltos en alambres o tensados mediante hilos para ser examinados", explica la Fundación Mapfre, que añade que "no son el material de un bodegón habitual, sino que se trata de experimentos, con frecuencia juguetones y prolongados con objetos ordinarios y a menudo poco comunes".

La muestra reúne 45 obras en color y en blanco y negro que resume lo mejor de su trabajo realizado a lo largo de una década.

El recorrido que se plantea en la muestra es más temático que cronológico, combinando en las paredes de sus salas los paisajes, retratos y las naturalezas
muertas.

El artista inglés lleva aproximadamente veinte años realizando fotografías con su cámara oscura: una gran cámara de estudio de diseño propio basada en antiguos principios ópticos. Este instrumento le ha permitido hacer fotografías que poseen una cautivadora singularidad en una época en que la fotografía resulta trivial y abundante.

Las personas que protagonizan sus imágenes parecen habitar un mundo de una intensidad psicológica particular y son examinadas bajo una luz extraordinariamente cristalina y distintiva. Incluso los sujetos –en ocasiones bastante inusuales– que elije para sus naturalezas muertas poseen una belleza y una quietud excepcionales, evocadoras.

Las fotografías que realiza con este instrumento son básicamente tan grandes como la propia cámara. Tanto tomar estas fotografías como observarlas requiere una manera de mirar más detenida y atenta, una actividad más contemplativa que la inmediatez con la que solemos ver y fotografiar el mundo. Learoyd ha desarrollado esta cámara de grandes dimensiones, y a la vez bastante flexible, para que sea móvil a pesar de ciertas limitaciones.

Más recientemente, el fotógrafo ha expandido su horizonte tecnológico y ha diseñado una cámara que puede llevar al exterior para hacer un número limitado de impresiones no únicas. Una vez más, no tienen nada que ver con cualquier otra fotografía que hayamos visto antes y se centran en una generosa variedad de temas. Liberado en el mundo exterior, Learoyd ha fotografiado lugares muy conocidos, como el valle de Yosemite, en California, y también territorios menos familiares en Europa del Este.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es