25 de julio de 2021, 17:01:55
Sociedad

CORONAVIRUS


Aglomeraciones puntuales en Atocha y el Metro se vacía

E.I.


Tercer día de estado de alarma en España y los trabajadores siguen aglomerándose en Atocha. Así lo pone de manifiesto varias fotografías de la Agencia Efe compartidas este martes, 24 horas después de que se notificaran un exceso de viajeros en los andenes de la estación, lo que contravenía la recomendación de mantener una separación de un metro de distancia.

Pese a las recomendaciones sanitarias, los trabajadores siguen acumulándose en los andenes de Atocha mientras Metro de Madrid informa en un vídeo de la escasa afluencia de viajeros en su red. El propio consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, así lo ha demostrado en un vídeo frente a un panel de control del suburbano. "Normalidad hoy en la hora punta en Metro. Ayer transportó un 84% menos de viajeros que hace una semana".

En cualquier caso, la jornada del martes ha sido más tranquila que la del lunes. De hecho, en Cercanías, Metro y autobuses urbanos de Madrid se ha reducido de forma notable, con descensos de usuarios que rondan el 80 %. Fuentes de Cercanías Madrid han asegurado a Efe que esta mañana "no se ha producido ninguna congestión" ni "aglomeración" en sus estaciones, en las que prácticamente "no hay gente" y, han afirmado, los trenes han circulado sin incidencias, con la salvedad de que uno se ha retrasado cinco minutos al llegar a Atocha y ha provocado la acumulación puntual de numerosas personas en el andén.

El Ministerio de Transporte informó este lunes en rueda de prensa de que las aglomeraciones que había sufrido la línea C5 de Cercanías había sido a consecuencia de una avería, por lo que el servicio iba a ser reforzado este martes.

Además, la UME y vigilantes de seguridad también se han desplegado esta mañana por las principales estaciones de Cercanías de Madrid para impedir que se produzcan y garantizar la distancia de un metro entre los viajeros.

Los efectivos han actuado entre las 7:00 y las 9:00 horas, el tramo considerado hora punta, en las estaciones de Atocha, Chamartín, Nuevos Ministerios y Sol, dentro de las medidas para contener la expansión del coronavirus.

La función de militares y vigilantes era controlar los andenes, los accesos y el interior de los trenes, para impedir así la entrada de viajeros a los vagones que ya estén suficientemente llenos y la bajada a los andenes que hayan completado el aforo aconsejable.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es