3 de julio de 2020, 16:19:27
Deportes

MOTOCICLISMO


MotoGP. Así ayuda Valentino Rossi a Italia en su lucha contra el coronavirus

M. Jones

El piloto se ha sincerado y ha compartido sus dos grandes objetivos en este momento.


Valentino Rossi, emblema del deporte italiano, ha decidido echar una mano a su país en este histórico brete que tiene al coronavirus como pandemia terrorífica. El piloto ha tomado la determinación de donar parte de su fortuna para aumentar las prestaciones de los ya desbordados servicios sanitarios públicos de su región. No se ha publicado la cantidad, pero sí el efecto.

La buena voluntad de 'Il Dottore' ha servido, según se ha sabido, para que el hospital Marche Nord pudiera comprar 20 respiradores. Su intervención arribó usando la asociación 'Together for Marche north', fundada por empresarios y ciudadanos privados. "Gracias a esta contribución llegaron los primeros respiradores, esenciales para equipar e implementar los cuidados intensivos de Marche Nord", expuso Maria Capalbo, gerente de este centro.

La asistencia al recinto sanitario de Pesaro -región que le vio nacer- estaría rondando los cientos de miles de euros, según fuentes cercanas a la institución médica. Y la leyenda del motociclismo ha instado a la ciudadanía a aportar en la erradicación del virus de Wuhan. Una pandemia que está abrasando Italia, con 53.578 contagiados y un total de 4.825 fallecidos.

"VR46 Srl, junto con varios empresarios de la región de Las Marcas (en la que se localiza Pesaro), ha contribuido a la recaudación de fondos dedicada a la Asociación JUNTOS PARA LAS MARCAS DEL NORTE, con el fin de comprar nuevos respiradores para el Hospital Marche Nord. Al creer firmemente en las acciones dirigidas a contrarrestar la emergencia del Coronavirus, VR46 Srl invita a cualquiera a actuar de acuerdo con las reglas y contribuir a recaudar fondos para ayudar a aquellos que se comprometen a superar este complicado momento en estos días. Cualquiera que desee contribuir con el Iban de la Asociación es: IT45P0882613300000000109407", publicó en sus redes sociales.

A la espera del arranque del Mundial de MotoGP, previsto, en principio, para el 3 de mayo -en Jerez de la Frontera-, Rossi se debate entre el impulso de acciones solidarias en su país y un replanteamiento de su vida. Porque el mito italiano de las motos había declarado, hace meses, que se iba a dar los primeros Grandes Premios de esta temporada para decidir si se jubilaba en 2021. Ni más ni menos. Sin embargo, la irrupción del virus de Wuhan habría condicionado esta aseveración de forma rotunda.

Valentino ha declarado este sábado a Sky Sports, en una charla telemática, lo siguiente: "Mis planes también están cambiando ahora: esperaba tener algunas carreras para decidir si continuar o no y es una elección que tendré que hacer más adelante en la segunda parte de la temporada, cuando comience. Siempre necesito algunas carreras para entender cómo soy de competitivo y esa es siempre la clave". Necesitará posponer la decisión ante la falta de carreras para testar sus verdaderas opciones de volver a ganar.

En esa misma conversación, reiteró su preocupación e implicación en la batalla contra el coronavirus que está librando Italia. "La situación es muy difícil, es algo que nunca esperábamos. Estamos muy impresionados, hay muchas personas enfermas en esta zona. Todos estamos animando a aquellos que están enfermos y especialmente a aquellos que están muy afectados en las áreas de Bérgamo y Brescia, donde sé que la situación es muy difícil", finalizó, antes de reconocer que el virus es el que decidirá la fecha de comienzo del curso.

Por último, el nacido en Ravullia es consciente de su repercusión dentro de su país. No sólo para sus aficionados. Por ello, para entretener al personal en esta cuarentena, en esta semana ha organizado la retransmisión en directo de un reunión que ha mantenido con el cantante Jovanotti y el actor Rosario Fiorello, dos de sus mejores amigos. Y puso a Instagram al límite de capacidad. Allí, desde su casa, con su novia, su madre y sus dos perros, el campeón de campeones expuso algunos de sus pensamientos más íntimos.

Fiorello le dejó caer el asunto de la paternidad, a los que Rossi respondió, avergonzado, un "uff, no lo sé" que dejó paso a otro "como pierda un segundo más estaré acabado", en referencia a la leyenda urbana que asegura que los pilotos que se convierten en padres durante sus trayectorias deportivas se vuelven más lentos en pista. "Mugello Rossi", es el nombre que le pondría a su hijo, expuso, bromeando dentro de su agobio. Y concluyó confesando que "ya tengo dos cosas que hacer: tener un hijo y ganar el décimo Mundial". A sus 41 años, parece seguir en plena forma mental.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es