9 de abril de 2020, 16:34:44
Los Lunes de El Imparcial

Biografía


Adela Muñoz Páez: Marie Curie


Debate. Barcelona, 2020. 332 páginas. 20,90 €. Libro electrónico: 9,49 €.

Por Aránzazu Miró


Doble premio Nobel por Física (en equipo con su marido) y por Química (ya viuda), madre también de premio Nobel, primera mujer profesora universitaria. Menuda presentación para una mujer científica a la que otra científica, Adela Muñoz, ha dedicado sus dotes de divulgadora para el rescate de una figura de la que tanto deberíamos aprender. O reconocer. Porque gracias a vidas y esfuerzos como el Marie Curie (Varsovia, 1867- Passy, Francia, 1934), la ciencia y las mujeres, las mujeres y la ciencia, el progreso en suma, ha dado un paso de gigante. Del que todos somos deudores.

Eso es lo que hace Adela Muñoz, rescatar la figura de una pionera resaltando su visión de adelantada en la ciencia pero también, o antes si cabe, en el feminismo. La lucha por la igualdad de oportunidades se abre paso desde el tesón de personalidades especialmente fuertes y valerosas como la de Marie Curie que fue sometida a increíbles vejaciones profesionales y personales. Somos nosotras, las mujeres actuales, y en general todos aquellos interesados en el progreso, quienes debemos conocer la realidad del combate de aquellas pioneras. Qué se encontraron, cómo lo vivieron y cuál fue el ímpetu de su batalla.

La figura de Maria Salomea Skłodowska, luego Marie Curie, es crucial en la historia de la ciencia, pero también en la historia del reconocimiento de la mujer y de la igualdad de oportunidades. Una vanguardista a la que se le negaron todas las posibilidades que ahora casi consideramos normales. Por eso es tan interesante la lectura de esta biografía, que tiene tres puntos a destacar: su visión de la ciencia desde la ciencia, su visión de la mujer desde el feminismo y el didactismo de la comprensión del hecho científico.

Dice la autora Adela Muñoz, en la página de agradecimientos, que la editorial Debate es la que “publica más y mejores libros sobre mujeres y escritos por mujeres”. No lo he contrastado, de manera que me quedo con sus palabras, que espero de fiar. Desde luego, este libro cumple ambas características. No solo está escrito por una mujer, sino que quien lo hace es feminista y científica, y por tanto, además de sus particulares reivindicaciones de la realidad que sufrió Marie Curie como mujer, puede analizar su figura como erudita, también resaltando el trato que recibió como científica y la multitud de trabas que se fue encontrando, algunas superadas y otras simplemente soslayadas. A lo que añade una redacción comprensiva de la evolución de su trabajo, que propone desde su visión pedagógica de la ciencia, de la que se convierte en magnífica divulgadora.

La evolución vital y humana de Marie Curie solo requiere una lectura atenta de esta biografía muy documentada, a la que se añade la parcela reivindicativa: ya digo, del trato igualitario a la mujer y a la mujer científica, pero también del nacionalismo en su apego a la tierra de procedencia a la que dedicó uno de sus descubrimientos: nombrando polonio al elemento que incluyó en la tabla periódica cuando consiguió aislarlo.

Otro descubrimiento de este libro es el reconocimiento al momento intelectual que vivió España en los últimos años de vida de Marie Curie, consiguiendo no sólo que viniera en varias ocasiones a pronunciar conferencias, sino produciendo su primera biografía, la publicada en 1936 por la avanzada periodista María Luz Morales, dos años antes de que saliera a la luz la biografía que se ha considerado de referencia, la realizada en 1938 por su hija Eve Curie.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es