9 de agosto de 2020, 11:02:03
Nacional

ESTADO DE ALARMA


Rebelión en las aulas: Andalucía, Madrid y Murcia rechazan el final de curso de Celaá

EL IMPARCIAL/Efe


No parece que el supuesto acuerdo entre Gobierno y comunidades para el fin de curso escolar haya sido tan acordado. Varias comunidades autónomas y los sindicatos de enseñanza hablan de injusticia y desigualdades y ha amenazado con incumplir la norma si no se concreta más un plan que sea igual para todo el conjunto de España.

De esta forma, el consejero andaluz de Educación y Deporte, Javier Imbroda, ha rechazado "de plano" el aprobado general para este curso. Entiende que sería injusto y un menosprecio al esfuerzo de docentes y alumnos. Apuesta por evaluar con flexibilidad, pero también con rigurosidad. Y es que pese a que en la Conferencia Sectorial se debatió un documento "compartido", ha pedido al Ministerio que detalle ciertos puntos relacionados con la promoción y titulación del alumnado: "Hemos pedido que se clarifiquen apartados para que no haya agravios con el resto de comunidades ni se generen desigualdades".

Imbroda ha sido muy claro: si un alumno en esos dos tercios de curso no ha hecho nada, no va a aprobar, "no se le va a regalar un aprobado".

Igualmente, la Región de Murcia no ratificará el acuerdo propuesto mietras no haya una legislación concreta y precisa sobre los criterios de evaluación, promoción, repetición y titulación de los alumnos que sea igual para todas las autonomías. Su consejera de Educación y Cultura, Esperanza Moreno, cree que sería una “injusticia” que cada comunidad tomase diferentes decisiones que pudieran generar desigualdades entre los alumnos.

En el mismo sentido, los responsables educativos de Madrid han rechazado que se deje "en manos" de las comunidades los criterios para la obtención de un título, cuando "tienen que ser uniformes" y entienden que el Ministerio "quiso lavarse las manos" en una competencia nacional y no quiso fijar "cero, una o tres" asignaturas suspensas, pese a que los títulos expedidos tienen validez en todo el territorio nacional y ha asegurado que en Madrid "será cero".

Los sindicatos, tampoco

Del mismo modo, los sindicatos han acogido con críticas la solución acordada. Valoran que concluya en junio, pero lamentan su falta de concreción. Además, exigen que se refuerce el próximo curso y dudan sobre la pertinencia de abrir centros en julio.

Así, el presidente del sindicato de docentes ANPE, Nicolás Fernández, ha reclamado al Ministerio de Educación que elabore una "norma básica" para el fin de curso escolar que sea de "obligado cumplimiento" en todo el territorio nacional, al considerar que el acuerdo entre Gobierno y comunidades carece de concreción. Ha lamentado que Gobierno y las comunidades no hayan sido capaces de consensuar una normativa clara, que no deje "al albur" de los gobiernos regionales decisiones que pueden afectar al principio de igualdad de oportunidades del alumnado.

STES cree que las decisiones adoptadas no responden a las necesidades actuales del alumnado. Critica también que el Ministerio "anuncia medidas que nadie sabe si se podrán cumplir". Pero, sobre todo, apuntan que debe atenderse antes a las necesidades de salud física y mental de los alumnos que las del aprendizaje: "Nuestra propuesta es que el verano tiene que dedicarse a descansar después de meses de confinamiento". Propone evaluar en septiembre las necesidades educativas de cada alumno y a partir de ahí programar el curso con actuaciones de refuerzo y compensación.

CSIF celebra que no se opte por un aprobado general y pide un incremento de docentes y una reducción de alumnos por clase.

CCOO pide una "agenda compartida, clara y contundente con las comunidades autónomas y los agentes sociales" y que se debatan las medidas para finalizar el curso con el profesorado.

Por su parte, la Confederación de Padres de Alumnos (COFAPA) ha exigido que los alumnos más vulnerables puedan disponer de los medios necesarios para superar el curso.

A juicio del Sindicato de Estudiantes, el Ministerio de Educación "vuelve a fallar" porque sus medias no dan "una respuesta positiva a las necesidades" del alumnado y se niega a aceptar la realidad de que el curso ya ha terminado.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es