2 de agosto de 2021, 8:35:32
Nacional

ESTADO DE ALARMA


Además de la oposición, cuatro CC. AA. se oponen a la prórroga del estado de alarma

Laura Sanchís

Sánchez ha vuelto a llevarse un baño de realidad y sólo le queda apelar a la responsabilidad de los partidos para sostener su estado de alarma.


Pedro Sánchez ha constatado este domingo su soledad creciente con respecto al intento de prorrogar el estado de alarma. A la posición frontal mostrada a esa iniciativa por buena parte de la oposición parlamentaria se ha sumado la de algunas de las Comunidades Autónomas trascendentales. En la reunión desarrollada con los presidentes autonómicos en esta fecha, el jefe del Ejecutivo ha podido constatar que tampoco podrá contar, salvo que luzca una pericia negociadora sobresaliente, con la aprobación de Madrid, Cataluña, Galicia y País Vasco.

Qué conclusiones habrán sacado en Moncloa de la recepción política a su nueva ampliación del estado de alarma que los ministros de Hacienda, María Jesús Montero, y de Sanidad, Salvador Illa, se han visto obligados a usar parte de su comparecencia -en la que exponían las medidas de corte autonómico y propias de la fase 0 de la desescalada- para defender la necesidad de respaldar la petición de prórroga del estado de alarma. El Congreso decidirá, pero en la coalición PSOE-Unidas Podemos se expande la incertidumbre.

Dijo Sánchez que "no hay plan b", cuando le preguntaron este sábado sobre la posibilidad de no gozar del apoyo parlamentario para sacar adelante la solicitud mencionada. E Illa ha repetido el discurso en su rueda de prensa dominical. El ministro ha repetido el argumentario, comenzando por esgrimir que no ratificar esa prórroga sería como decir que "el trabajo previo de los ciudadanos no tiene ningún valor". Y ha añadido que para que la transición a la "nueva normalidad" se desarrolle como debe, sin rebrotes, es básico mantener el estado de alarma.

"El Congreso puede estimar la decisión que considere, pero la propuesta del Gobierno tiene el consenso amplio de la sociedad", ha defendido. Asimismo, ha intervenido Montero, con el fin de insistir en la voluntad de consenso con el resto de partidos, recalcando que "no creo que el problema de que determinada fuerza política apoye o no sea porque se ha hablado o no", en referencia a las críticas de Pablo Casado. El líder del PP puso sobre la mesa la ausencia flagrante de interés del Gobierno por hablar con el líder de la oposición.

Illa, con todo, se ha limitado a hacer un llamamiento a la responsabilidad de los partidos para mantener el estado de alarma. No cabe otra. Las desconfianza generada por los múltiples errores cometidos por si equipo de trabajo en la gestión de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus les ha conducido a un lugar de descrédito importante. Y su funcionamiento unilateral no ha ayudado. En consecuencia, para el ministro de Sanidad se tiene que prorrogar el estado de alarma, "para continuar controlado la pandemia". Es una herramienta "imprescindible en la desescalada", ha zanjado.

Sin embargo, no piensan del mismo modo las comunidades mencionadas. El más contundente ha resultado Quim Torra, quien ha remarcado que "Cataluña votará no a la prórroga del estado de alarma" si Generalidad no recupera las competencias. "Me sorprende que hablemos de cooperación, cogobernación y diálogo y no podamos tener una simple conversación", ha manifestado el president, para avanzar proclamando que "es urgente que tratemos de las necesidades específicas de Cataluña y de las propuesta concretas que hemos ido preparando para un desconfinamiento asimétrico y progresivo".

"No dejemos pasar más tiempo sin encarar esta cuestión al máximo nivel y no en medio de unas reuniones de domingo que no permiten entrar hablar ni concretar nada", ha hecho hincapié antes de mostrar su preocupación ya que considera que "se está yendo demasiado rápido con el desconfinamiento" y pedir que "se tomen las decisiones sin ser prisioneros del calendario". Y se ha despedido alegando que si Sánchez no se plantea devolver las competencias al Govern, por lo menos debe excluir a Cataluña del estado de alarma o a aceptar que Cataluña se convierta en la autoridad competente en la desescalada.

Por otro lado, El lendacari, Iñigo Urkullu, ha solicitado a Moncloa que se replantee la aplicación de la legislación de excepcionalidad por el coronavirus y se vuelva a la legislación ordinaria. Ya el pasado miércoles este mandatario regional anunció su oposición a la prórroga del estado de alarma, y este domingo se la ha comunicado directamente al socialista.

"Sabes presidente que no comparto el modo de gestionar el estado de alarma y el mando único. Sabes lo que pienso de esta forma de actuar, pero mi disposición a la colaboración es plena", ha comentado en la apertura de un discurso que ha afianzado que "presidente, tú mismo has hablado de Estado compuesto, pero yo entiendo la coordinación interinstitucional de otra manera, diferente a como se ha venido practicando hasta esta semana". Según Urkullu se debe conformar "un marco bilateral estable de diálogo para la gobernanza compartida, colaborativa, basada en la codecisión. Solicito que reformulemos el modelo de gestión de esta crisis y asentemos el consenso entre quienes conformamos la representación del Estado en cada Comunidad".

Y en su intervención ha instado a Sánchez a contemplar la implementación de la legalidad ordinaria para la aplicación de las medidas sanitarias. "Es necesario recuperar la legalidad ordinaria para garantizar la salud pública y, también, el retorno paulatino a la normalidad institucional" , ha reflexionado tras citar la Ley Orgánica de Salud Pública del año 1986, la Ley General de Salud Pública del año 2011, y, en el ámbito vasco, la Ley 8/1997 de Ordenación Sanitaria. La excepcionalidad ha quedado descontextualizada, sentenció, toda vez que cuestionó la duración de los ERTE, la imposición del ingreso vital y la práctica del Programa SURE, aprobado por la Unión Europea con 100 mil millones de euros.

En su caso, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha aceptado la idea de "cogobernar" con las autonomías para lidiar con la crisis sanitaria. Pero en esa línea ha expuesto al Ejecutivo la idoneidad la aplicación de un estado de alarma al que se le está dando un "uso desproporcionado". El dirigente gallego ha aclarado que su autonomía "no discute el mando único", pero sí critica la elección de extender 'sine-die' un instrumento que "restringe los derechos y libertades fundamentales de los ciudadanos". En su lectura, el estado de alarma se parece más "a un estado de excepción".

En consonancia con esa reflexión, ha coincidido con Urkullu en la propuesta de usar el marco ordinario de legalidad, por medio de normas como la Ley General de Salud Pública o llegando a pasar a un "estado de emergencia sanitaria". Finalmente, Feijóo ha resaltado que si Sánchez logra que prospere la prórroga del estado de alarma, esa aplicación debe ser "modulada" en cuanto a derechos y territorios porque "nos costó mucho que esos derechos y libertades apareciesen en la Constitución" como para que ahora se vean mermados.

Por último, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha concedido una entrevista a Onda Cero en la que ha rubricado que se opone a la prórroga del estado de alarma. "Lo responsable es que haya cogobernabilidad. Rechazo que impongan acuerdos sin respetar la pluralidad de criterios. Pactar por pactar, eso yo lo que creo que busca en muchos casos es politiqueo", comentó la dirigente. Y resaltó que nunca va a "ir en dirección contraria a tus principios sabiendo que vas a arruinar económicamente a los demás".

Pidió a Sánchez la creación de una "mesa bilateral" para la región porque "si Madrid cae, el colapso para el resto del país va a ser seguro". En este sentido, ha exigido al presidente del Gobierno "claridad, unidad y estrategia conjunta" para salir de la crisis, con políticas "concretas" y "sensatas". Y ha defendido que el fondo especial "para la recuperación social y económica no queremos que sea un modo también de romper con la autonomía fiscal de Madrid". "En Madrid ha funcionado confiar en la persona, en la libertad individual, en la empresa, en la economía y en los bajos impuestos, que es algo que normalmente el PSOE no quiere y no hace", concluyó, en referencia a su negativa a respaldar la ampliación del estado de alarma.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es