9 de agosto de 2020, 1:41:14
Nacional

GOBIERNO


Sánchez confirma el peaje del estado de alarma: hablará con Torra de secesionismo en julio

E.I.

Es la condición que le impuso ERC para que saliera adelante la sexta ampliación del estado de alarma.


Este sábado, Pedro Sánchez no compareció en el Palacio de la Moncloa como ha venido haciendo durante el estado de alarma que arrancó en marzo. El motivo se acabó descubriendo a lo largo de la jornada sabatina: estaba cerrando con ERC y con el PNV sendos acuerdos que le permitieran prorrogar otros quince días el estado de alarma. Y ha efectuado el anuncio este mismo domingo. El miércoles será sometido a votación en el Congreso de los Diputados.

El presidente del Gobierno ha acordado conceder a las comunidades autónomas las competencias para tener el absoluto control de su región cuando alcancen la fase 3 de la desescalada. Además, reservó para la Generalidad un pellizco de los fondos de reconstrucción que se está negociando en la Unión Europea y, por último, accedió a uno de los reclamos fundamentales del secesionismo: que se recupere la mesa de diálogo sobre la independencia catalana.

Todo eso representa el peaje para la manutención del estado de alarma. Y en su alocución Sánchez lo ha confirmado. Ha explicado que confía en que en julio ya se den las condiciones para recuperar la mesa de diálogo con Quim Torra que quedó paralizada con la irrupción de la amenaza y crisis sanitaria provocadas por el coronavirus. Eso sí, con el president enfadado porque Madrid ha seguido tratando a ERC como la bandera del independentismo.

"En relación con la mesa de diálogo, el Gobierno va a retomar los compromisos de investidura. Si se puede celebrar en junio esa mesa significará que hemos superado la emergencia sanitaria", ha aclarado el presidente, que ha recalcado que siempre ha mantenido que retomaría "cuanto antes" los compromisos adquiridos en la investidura. Incluso ha subrayado que si la pandemia lo permite podría departir sobre la independencia de Cataluña a partir del 21 de junio, cuando se vuelva a permitir la movilidad y la libre circulación de personas en todos los territorios.

En todo caso, ha querido hacer un guiño a sus simpatizantes constitucionalistas dentro de su intervención, en un ejercicio de contorsión. "Siento discrepar del president Torra sobre el estado de alarma, creo que es bueno para Cataluña. Podría ocurrir que hubiera zonas de Cataluña que estuvieran fuera del estado de alarma y otras que no, pero eso dependerá de Torra. Él decidirá si pasan a fase 3 esos territorios que no son Barcelona y su área metropolitana", remató.

Por otro lado, ha llamado a "mantener a raya el virus de la división y la provocación" y ha pedido a todos los partidos "concordia" y "convivencia" y usar la bandera como una enseña de "paz y de futuro, nunca de división y mucho menos de provocación". "En la etapa que se abre, la unidad es más importante que nunca", ha proclamado, antes de recordar que los miembros del Gobierno no deben "caer en la provocación", en alusión a las palabras gruesas emitidas por Pablo Iglesias hacia Vox a lo largo de esta semana.

"El debate público tiene que ser mucho más rico. Ahora mismo lo que quiere la gente es que nos encontremos, estamos hablando de la vida y de la salud pública y en eso no debe haber debate partidista. El Gobierno de España tiene como objetivo la reconstrucción y apelar a la concordia, el diálogo y el encuentro sin caer en la provocación de la ultraderecha, que tiene su agenda propia", ha sentenciado.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es