16 de septiembre de 2021, 20:26:45
Sociedad

SEGUNDA OLA


Alarma por los rebrotes detectados en diferentes puntos de toda España

Manuel Jiménez

Podría retomarse el estado de alarma si se descontrolan.


Pese a que no han transcurrido ni cuatro días desde que España abandonase oficialmente el estado de alarma, los rebrotes de coronavirus no dejan de sucederse: residencias de ancianos, hospitales o explotaciones agropecuarias son algunos de los escenarios donde se está volviendo a vivir una dolorosa realidad que muchos trataban ya de dejar atrás.

Hasta ahora el foco más grave ha tenido lugar en Aragón, comunidad que se ha visto obligada a hacer retroceder a cuatro comarcas: Bajo Aragón-Caspe (Zaragoza), La Litera, Cinca Medio y Bajo Cinca (Huesca) a la fase 2 de la desescalada. Todos estos rebrotes, que suman alrededor de 100 contagios, están vinculados con trabajadores de empresas hortofrutícolas.

En Valencia, al menos seis trabajadores de una empresa de Rafelbunyol, dedicada al procesado de productos derivados de pollo y conejo, han sido aisladas tras dar positivo

También destaca otro foco de contagios detectado en Málaga, donde nueve personas han dado positivo en las pruebas por PCR en el Centro de Acogida, Emergencia y Derivación de Cruz Roja, y se estudia otro centenar de casos que están "en seguimiento activo".

Mientras, en Lérida preocupa la situación de una residencia de mayores con 18 casos registrados. Se trata de 13 residentes y 5 trabajadores que han dado positivo por coronavirus y cuyos sanitarios ya están colaborando en tareas de atención, aislamiento de los positivos, así como en el uso de EPI. También en Lérida hay 42 personas aisladas en el Hotel Rambla, la mayoría de ellos temporeros.

Residencias de mayores

Las residencias siguen siendo en España el principal foco del covid-19 y es donde actualmente siguen detectándose el mayor número de casos.

En Extremadura, tres centros de mayores están a día de hoy afectadas, con alrededor de 22 personas aisladas, 18 de ellas en Los Pinos de Plasencia. Las otras dos residencias afectadas son DomusVi de Badajoz y Virgen De La Montaña, de Casar de Cáceres, con dos personas aisladas, respectivamente.

En Vizcaya, ha habido "un leve repunte" de contagios entre los trabajadores de estos centros, aunque entre los ancianos las cifras se mantienen estables. 93 empleados permanecen en aislamiento, 18 de los cuales han dado positivo. Además, dos personas mayores contagiadas continúan en las residencias de Vizcaya y otras tres se encuentran hospitalizadas.

Desde Galicia, las noticias son positivas, ya que la cifra de contagiados en las residencias permanece invariable por tercer día consecutivo: cuatro usuarios y un solo trabajador. Santa Teresa Jornet (La Coruña) registra tres positivos entre internos más el de un trabajador, y Caser A Zapateira (Culleredo) suma el contagio activo restante.

En Asturias, hay en la actualidad dos centros con cinco casos activos de personas residentes, de un total de 240, y se han superado los rebrotes que el pasado mes afectaron a otras tres residencias de ancianos, entre ellas la de El Carmen, en la que se detectaron 16 casos en usuarios, cuatro aún en activo, y 5 en trabajadores.

Casos importados en Murcia y Galicia

La consejería de Salud de Murcia vigila muy de cerca un foco de nuevos casos confirmados en los últimos días, vinculados a los pasajeros de un vuelo procedente de Bolivia. Se trata de tres viajeros que incumplieron la cuarentena obligada al llegar a España e hicieron vida normal en Murcia y Cartagena, donde han contagiado a, al menos 17 personas, aunque no se han registrado casos en entornos laborales.

Una situación similar ha tenido lugar en la comarca coruñesa de Barbanza, donde se han registrado nueve positivos, el primero de los cuales fue la hija de una persona asintomática que regresó a Galicia tras haber pasado "un tiempo" en Brasil, epicentro del coronavirus en Sudamérica con 1,2 millones de contagios confirmados.

Aislamiento en Cáceres y varios casos de menores de un año en el País Vasco

En Navalmoral de la Mata (Cáceres) preocupan los 14 casos de Covid-19 confirmados en un grupo numeroso de personas, que están llevando a cabo el aislamiento en "un par de domicilios", la mayoría asintomáticos o con síntomas leves, según ha informado el consejero extremeño de Sanidad, José María Vergeles. Las autoridades sanitarias trabajan en impedir que se produzcan más contagios procedentes de este grupo, estudian toda su red de contactos y en aislar a las personas para que no contagien.

Por otro lado, el País Vasco ha registrado en la últimas semanas "varios casos" de niños de menos de un año infectados, según ha desvelado la consejera de Salud, Nekane Murga, al tiempo que ha reconocido que está bajando la edad media de las personas contagiadas.

Pendientes también de los focos detectados en las últimas semanas en varios hospitales vascos -Txagorritxu (Vitoria), Basurto (Bilbao) y Orio (Gipuzkoa)-, Murga ha asegurado que ya están controlados

En Valladolid, tres nuevos positivos, dos en sanitarios y uno en un paciente dado de alta, elevan a 21 los contagiados por el brote de coronavirus en el hospital Río Hortega de Valladolid detectado el pasado 16 de junio, tras las pruebas realizadas a los contactos y el periodo de incubación correspondiente.

La segunda ola en el mundo

Con más de 9 millones de casos confirmados en el planeta (casi 200.000 diarios) la Organización Mundial de la Salud (OMS) continúa alertando sobre el ritmo acelerado de los contagios. "Urgimos a todos los países a duplicar las medidas fundamentales de salud pública que sabemos que funcionan: encontrar y hacer test a los casos sospechosos; aislar y cuidar a los enfermos; rastrear y poner en cuarentena a los contactos; y proteger a los trabajadores de la salud", resumía este martes el director de la OMS, Tedros Adhanom. Con tantas naciones ya fuera de la desescalada, desde el organismo internacional siguen advirtiendo de que las medidas de salud pública solo serán efectivas si existe una responsabilidad individual para mantener la distancia de seguridad, el lavado de manos o el uso de mascarilla.

Aunque en occidente, por ahora, se descarta hablar ya de la temida segunda oleada, algunas naciones, como Israel, la han declarado ya oficialmente. Un mes después de comenzar la desescalada, el país ha vuelto a experimentar un significativo repunte en el número de contagios, con alrededor de 300 casos diarios desde hace una semana. Ello ha llevado al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, a anunciar que hasta que las cifras no bajen no se levantarán más restricciones.

En Irán, uno de los primeros lugares donde se extendió la pandemia no ha logrado controlar la extensión de la enfermedad y, de media, lleva más de un mes por encima de los 2.000 contagios diarios. Este miércoles el Ministerio de Sanidad del país ha confirmado 133 muertos y 2.531 nuevos contagios en las últimas 24 horas.

Otro lugar donde dan por hecha la irrupción de la segunda ola es Corea del Sur, el paradigma para muchos de la lucha contra la pandemia. Pese a haber registrado tan solo 46 casos en las últimas 24 horas, las autoridades sanitarias coreanas están preocupadas por el gran porcentaje de ellos que son importados (30) y advierten de que la lucha contra la pandemia será larga.

En Europa, Alemania continúa centrando todas las miradas. Tras detectar 1.553 contagios en torno a un matadero en el oeste del país, las autoridades regionales se han visto obligadas a decretar el cierre parcial de la vida pública en los distritos de Gütersloh y Warendorf. En total, unas 650.000 personas que volverán al confinamiento.

Preocupa, también, la desescalada de Reino Unido, que culminará con la reapertura del sector hostelero el próximo 4 de julio. El país británico ha abandonado su particular estado de alarma, pese a contar con datos mucho menos favorables que los de otros vecinos europeos, con más de 900 positivos y 141 muertos en el último día. La enfermedad ha causado ya cerca de 43.000 muertos, por lo que representantes del Real Colegio de Cirujanos, de las enfermeras y de los médicos han solicitado una "rápida" evaluación para establecer cómo está de preparado el país frente a un nuevo pico de casos.

Mientras tanto, en Estados Unidos han vuelto a sonar todas las alarmas. Tras registrar a principios de mes su mejor dato desde marzo, con 17.000 infectados diarios, la tendencia de la curva ha vuelto a cambiar, superando este martes los 34.700 positivos, espoleado por los estados de California, Texas, Arizona y Nevada . El doctor Anthony Fauci, máximo experto en epidemias de la Casa Blanca, ha reconocido que se trata de un aumento "inquietante" y ha advertido que hay estados que están abriendo "demasiado rápido" y "sin capacidad para hacer test".

El plan de Sanidad

A fin de paliar una segunda oleada, el Ministerio de Sanidad ha elaborado el llamado Plan de Preparación y Respuesta, que tendrá en cuenta indicadores específicos para evaluar la transmisión de la enfermedad y las capacidades de la asistencia sanitaria y de salud pública, asignando un nivel de riesgo bajo, medio o alto a cada unidad territorial.

Así lo ha avanzado este miércoles el ministro, Salvador Illa en su comparecencia semanal en la Comisión de Sanidad del Congreso, en la que ha advertido de que el virus "sigue ahí y puede volver a golpearnos"; de ahí el plan en el que se está trabajando y que se podría aprobar definitivamente en las "próximas semanas".

El plan incluirá también una reserva estratégica de materiales y medicamentos, de manera que se pueda afrontar una nueva oleada, si llega, "en las mejores condiciones posibles". La evaluación del riesgo estará basada en indicadores de alerta temprana sobre incrementos de la transmisión de COVID-19, ha explicado Illa, quien ha resaltado la importancia de monitorizar la información y de realizar una evaluación permanente de la situación epidemiológica, que contemple la distribución geográfica y la carga de la enfermedad, en general, y en poblaciones específicas.

Entre los instrumentos de información epidemiológica que se utilizarán se encuentran el Sistema de Vigilancia en España (SiViEs), que recaba datos sobre la situación epidemiológica con fichas individualizadas de los casos confirmados; y el Sistema Español de Resultados de Laboratorio (Serlab), que recopila los datos de todas las PCR realizadas en los laboratorios públicos y privados.

También la información sobre capacidades asistenciales, que contiene datos de la actividad hospitalaria a nivel nacional, de centros públicos y privados; el Sistema de Vigilancia de la Mortalidad diaria (MoMo), que proporciona información agregada por comunidad autónoma sobre la mortalidad diaria; y la Encuesta Nacional de seroepidemiología, que ofrece información sobre la prevalencia de la infección.

A partir de la información proporcionada por estas fuentes, el plan propone indicadores específicos para evaluar la transmisión de la enfermedad, el estado de las capacidades de la asistencia sanitaria y las capacidades de salud pública, asignando un nivel de riesgo bajo, medio o alto a cada unidad territorial. Toda esa información se compartirá semanalmente con las comunidades autónomas y se verificará su contenido para evaluar conjuntamente el riesgo o nivel de la amenaza.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es