30 de septiembre de 2020, 3:11:54
Sociedad

EDUCACIÓN


Clamor por la "deriva dictatorial" del Gobierno contra la concertada: "No aguantan la libertad"

EL IMPARCIAL/Efe


El obispo de Ávila, José María Gil Tamayo, ha considerado una "clara discriminación" sobre la escuela concertada su exclusión de las ayudas económicas tras la crisis provocada por el coronavirus por parte del Gobierno, algo que, a su juicio, responde a una decisión "ideológica y política".

Gil Tamayo cree que "hay grupos políticos radicales hoy en el poder que, desgraciadamente, no aguantan la libertad". "Eso se manifiesta en decisiones, actuaciones, líneas políticas cargadas de unos tópicos que no corresponden a la realidad", como a su juicio lo es el hecho de que se diga que la concertada es "la escuela de los ricos".

En este contexto, Gil Tamayo ha incidido en el hecho de que la Constitución consagre "la libertad de los padres para elegir los centros educativos y el tipo de educación que creen de acuerdo con sus convicciones para sus hijos".

"El Estado no es el propietario de los hijos, ni de la educación. Es un derecho de los padres que desarrollan en libertad e igualdad que ha de garantizar el Estado", ha afirmado el obispo de Ávila, insistiendo en que se trata del "principio que consagra la Constitución y ampara después toda la jurisprudencia".

Desde su punto de vista, en este caso "se está excluyendo a casi un 30 por ciento de la población escolar" de estas ayudas, por "una decisión ideológica y política". "No puede ser confinada la educación y sus derechos, sobre todo la libertad educativa", ha argumentado el prelado antes de recordar que en Ávila "hay una parte importante que es de iniciativa social y de instituciones de la Iglesia que supone, al mismo tiempo, un desarrollo de empleo para muchas personas".

En opinión de Escuelas Católicas, el texto "discrimina a las familias que eligen la enseñanza concertada, trata de hundir a todo un sector aprovechando la debilidad provocada por la pandemia y consolida el tono absolutista de Podemos frente a la pluralidad educativa que corresponde a una sociedad democrática y prevalece en toda Europa".

El Gobierno, inclinado por la "imposición" de Podemos, ha introducido unas propuestas que, en contra de lo que siempre aseguran desde el Ministerio de Educación, "suponen un claro ataque a la enseñanza concertada" que conlleva en la práctica la "asfixia" de la enseñanza concertada: "Esta deriva dictatorial, impropia de un país democrático y plural, nos hace preguntarnos quién está realmente gobernando en España".

La Confederación de padres y madres de alumnos (Cofapa) cree que supone "un duro revés" que se discrimine a todas esas familias y ha lamentado que el plan sea utilizado de forma partidista al tiempo que el presidente de Concapa, Pedro José Caballero, considera que "quieren hacer una guerra ideológica en la que nosotros no participaremos, pero están creando unas diferencias notables entre unos alumnos y otros, y es ahí donde sí nos encontrarán".

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es