20 de septiembre de 2020, 18:26:16
Economía

ACUERDO


Los empresarios firman con el Gobierno pero le afean el alza de impuestos

EL IMPARCIAL

Garamendi: "Te lo he avisado antes, presidente, no compartimos el planteamiento fiscal y creemos que no es momento de estos temas"


El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y los líderes de los sindicatos mayoritarios, CCOO y UGT, y de las patronales han ratificado este viernes en el Palacio de La Moncloa el compromiso de alcanzar un pacto por la creación de empleo. Lanza así Moncloa un aparente mensaje de unidad social ante la crisis, en un momento en el que se negocia in extremis con el Partido Popular el apoyo a las medidas del pacto de reconstrucción en el Congreso.

Aparente, sí, porque si en algo chocan Gobierno y patronal es en la masiva subida de impuestos que prepara Moncloa, tal y como se han encargado de explicar los propios representantes del empresariado en el acto: "Te lo he avisado antes, presidente, no compartimos el planteamiento fiscal y creemos que no es momento de estos temas", ha apostillado el presidente de la CEOE, Antonio Garamendi. En cambio, Garamendi se ha mostrado partidario de "combatir la economía sumergida", que se sitúa 11 puntos por encima de la media europea. "De ahí salen un montón de millones", ha asegurado.

En el mismo sentido, el líder de Cepyme, Gerardo Cuerva, ha instado al Ejecutivo a que desista de su intención de aplicar ese hachazo fiscal a las empresas, porque aunque lo haga sobre las grandes, "terminará permeando también sobre las pequeñas y medianas empresas". "Puede lastrar el crecimiento económico y la inversión en nuestro país, ha advertido.

Presión sobre el PP

En las últimas jornadas, el PSOE ha basculado en la búsqueda de apoyos hacia el centro derecha y, de hecho, ha arrancado el sí de Ciudadanos para la votación de los documentos finales para el pacto de reconstrucción tras la epidemia del Covid-19. Sin embargo, no ha logrado por el momento el acuerdo con el Partido Popular, a pesar de un acercamiento inicial con respecto a la postura de España en el ámbito europeo e internacional.

Este pacto está relacionado con un acuerdo acuerdo que alcanzaron el Ejecutivo y los agentes sociales para la ampliación de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) hasta el 30 de septiembre. Allí se incluyó una disposición adicional en la que el Gobierno, CCOO, UGT, CEOE y Cepyme se comprometían a abordar, a través de las cuatro mesas de diálogo social que se constituyeron en su día, medidas tendentes a la creación de empleo.

En el acto institucional celebrado en el Palacio de la Moncloa, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha destacado el "amplio recorrido y la unidad que proyecta" el pacto por el empleo suscrito con los agentes sociales, que demuestra que "cuando España acuerda con España, España avanza y gana confianza en el futuro."

El secretario general de UGT, Pepe Álvarez, ha defendido que el acto de este viernes es "muy importante" porque genera "expectativas" para "abrir una puerta a reconstruir un nuevo país" partiendo de los servicios públicos.

El secretario general de CCOO, Unai Sordo, ha coincidido en subrayar la importancia del documento, que califica de "compromiso", porque traslada la idea de "solidez de país" para afrontar de manera concertada los "enormes" retos a los que se enfrenta y que se enmarcan en el contexto europeo.

El Gobierno, además, ha celebrado este viernes un Consejo de Ministros extraordinario precisamente para aprobar un paquete de medidas económicas. Se ha aprobado una nueva línea de avales del ICO, el Instituto de Crédito Oficial, de hasta 40.000 millones de euros con el objetivo de impulsar la inversión empresarial, además de ayudas para la compra de vehículos.

La nueva línea de avales es independiente de la de 100.000 millones habilitada para que las empresas afrontaran, principalmente, problemas de liquidez generados por el parón de la economía tras decretarse el estado de alarma para frenar la expansión de la Covid-19.

También se ha dado luz verde a la creación de un fondo dotado con 10.000 millones para rescatar empresas viables pero que presenten problemas de solvencia por el impacto de la crisis provocada por la pandemia de coronavirus. Esta suma servirá para apoyar la solvencia de distintas compañías mediante la compra de acciones, deuda o cualquier otro instrumento convertible en capital, pero siempre que antes las propias empresas lo soliciten y como opción de ultimo recurso.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es