29 de septiembre de 2020, 13:33:15
Editorial

EDITORIAL


Sánchez, dispuesto a ahogar la economía con su reforma fiscal

EL IMPARCIAL


La subida de impuestos que desde el primer momento estaba en el horizonte del Gobierno ahora se presenta, en palabras de Pedro Sánchez, como “inevitable”. Con una economía que se reincorpora a la actividad exhausta por meses de parón decretado por la epidemia del coronavirus, el Ejecutivo de PSOE y Podemos se dispone así a ahogar la recuperación incipiente, en una nueva muestra de voracidad recaudatoria.

Estaba claro que, tarde o temprano, un gobierno de signo social-comunista iba a subir los impuestos. La urgencia de presentar unos Prespuestos adecuados a la realidad de la crisis desencadenada por el coronavirus permite ahora hablar de la "necesidad" de hacerlo.

No parece la mejor manera de buscar el apoyo del centro derecha en plena negociación de los acuerdos para la reconstrucción del país. Si bien es cierto que los socialistas se cuidaron de separar las conversaciones para lograr un amplio consenso en cuanto a las fórmulas para salir de la crisis y los Presupuestos propiamente dichos, la oposición no debe tragar con una reforma fiscal que ahoga la recuperación económica y el empleo.

De nuevo, la clase media y las empresas son víctimas de una política económica equivocada, que considera que subir los impuestos es sinónimo de mayor recaudación. Pero la realidad no deja de refutar una y otra vez este prejuicio: son los impuestos bajos los que permiten un crecimiento sostenido, garantía última de los ingresos necesarios para mantener el estado del bienestar.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es