24 de junio de 2021, 2:41:34
Opinión

Y DIGO YO


La Memoria Histórica de ETA

Javier Cámara


No podemos olvidar lo que fue ETA, lo que significó, el daño que hizo y el dolor que todavía hoy provoca en miles de personas que perdieron a un ser querido simplemente porque pensaban de forma diferente a una banda de asesinos que quería la independencia del País Vasco.

Digo esto porque duele ver que las nuevas generaciones de ciudadanos españoles no saben quiénes fueron los tristes protagonistas, muchos fallecidos, de un episodio trágico de nuestra Historia. Viene a cuento por el estudio de GAD3 que revela que más de la mitad de los españoles piensa que ETA sigue activa y que 6 de cada 10 ciudadanos no sabe identificar a, por ejemplo, Miguel Ángel Blanco. Pero es más doloroso, aún, que sus verdugos, sin embargo, disfrutan del reconocimiento y homenaje de una parte de la sociedad vasca. Alguno de esos terroristas tiene, incluso, el tratamiento de “hombre de paz” por parte de políticos que pactan sin escrúpulos por obtener un interés partidista.

Es igualmente hiriente que en unos tiempos en los que a una parte de los diputados del Congreso se les llena la boca hablando todos los días de Memoria Histórica, se compruebe que esa memoria falla cuando se trata de hablar de una banda terrorista de ultraizquierda que dejó de matar hace muy poco tiempo. Qué mal se encaja la película cuando la historia no termina como uno quiere…

No me parece mal que se estudie y analice la Guerra Civil Española, el Franquismo y las tropelías que se hicieron durante la dictadura. Es nuestra Historia, nos guste o no. Hay que aprender de lo que se hizo mal por todas las partes, como se suele decir, para no repetir errores. Del mismo modo, no es mala cosa indagar en qué resultados dio la ahora tan reclamada República previa al conflicto, el comportamiento y las actuaciones -buenas y malas- de sus dirigentes.

Del mismo modo, no censuro que nuestros alumnos, en el colegio, estudien el papel de España en las Guerras Mundiales, es importante, pero si reclamo también que sepan qué fue ETA, qué hizo, por qué y con qué resultados. Y después que opinen. No sé si es el momento de buscar a los responsables de que en los libros de texto la información sobre la banda terrorista se reduzca a una “simple tabla estadística”, como apuntaba Narciso Michavila, presidente de GAD3, pero nuestros políticos, tan preocupados como están por la reparación de las injusticias que se vivieron, podrían ponerse manos a la obra y procurar que la información sea más extensa.

El estudio explica cómo los encuestados reconocen que lo aprendido sobre ETA se debe al cine, la familia y los medios de comunicación. Buena será una labor pedagógica que evite la desmemoria sobre esta parte de la Historia de España y no olvide a los fallecidos, heridos y las víctimas, así como los que se tuvieron que marchar de su pueblo y de su ciudad y de la comunidad autónoma.

Algo estamos haciendo muy mal como sociedad cuando permitimos que nuestros políticos acepten y patrocinen el “blanqueamiento” de una organización terrorista que durante tres décadas asesinó a 864 personas y dejó 7.265 víctimas. No podemos olvidar este episodio negro de la Historia de España ni justificar a los que ahora se dicen demócratas pero que durante un tiempo imponían su palabra con un disparo a quemarropa por la espalda, con una bomba en el bajo de un coche, en un supermercado o cerca de un colegio, con el secuestro y la extorsión. En definitiva, con el miedo, con el terror.

ETA no se estudia en los colegios y si no sabemos quién fue Miguel Ángel Blanco y en qué circunstancias fue ejecutado, si no empatizamos con el sufrimiento de José Antonio Ortega Lara durante 532 días secuestrado y encerrado en un zulo en Mondragón, si desconocemos quién fue Ernest Lluch, Irene Villa o Gregorio Ordóñez, si ignoramos el significado del acrónimo GAL o los atentados en el Hipercor de Barcelona o en la casa Cuartel de la Guardia Civil en Zaragoza o hemos oído hablar de refilón del asesinato de Luis Carrero Blanco, entonces desconocemos una parte muy importante de nuestra Historia más reciente.

Tan reciente como que los herederos de ETA, que no han pedido perdón por todos estos asesinatos, están hoy en el Congreso y apoyan al presidente Pedro Sánchez, que sí quiere junto a su socio Pablo Iglesias, acercar a los presos de esta banda terrorista a las cárceles del País Vasco. Si desconocemos la Historia, no entenderemos muchas de las cosas que pasan hoy y no podremos, por tanto, juzgar o analizar o valorar en su totalidad por falta de elementos la dignidad o la falta de ella que hay en un pacto con EH Bildu.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es