24 de septiembre de 2021, 3:09:28
Deportes

FÚTBOL


El exmadridista Robinho, condenado a 9 años de cárcel en Italia

M. Jones

Ha sido declarado culpable de violación en Milán.


Los nubarrones que venían circundando a Robson de Souza "Robinho" desde 2013 han terminado por detonar una tormenta este jueves. La Corte de Apelación de Milán confirmó la condena a nueve años de prisión al exfutbolista del Real Madrid. Le ha declarado culpable de participar en una violación grupal que tuvo lugar en una discoteca de Milán, en el mencionado año.

Aquel evento, que ha marcado la vida del brasileño para siempre, tuvo que ver con la fiesta de cumpleaños que una chica albanesa estaba celebrando en un conocido local de la ciudad lombarda. Festejaba su 23 aniversario y acabó siendo violada, según se ha corroborado en los tribunales, por el delantero y por su amigo Ricardo Falco. Robinho, por aquel entonces, jugaba en el club de la urbe.

Los medios italianos han dado parte de la noticia en esta jornada exponiendo la versión del abogado de la chica. "Esta sentencia es un ejemplo para la tutela de las mujeres y demuestra que el sistema funciona, cuando hace falta", ha manifestado Jacopo Gnocchi. Sin duda, han tenido que pasar más de un lustro para que su cliente disfrutada de la justicia.

El pasado 17 de octubre Robinho comprobaba cómo el Santos, club que le había contratado a sus 36 años, decidió desvincularse del regateador hasta que resolviera este entuerto. "Santos y Robinho informan que, de común acuerdo, resolvieron suspender la validad del contrato firmado el día 10 de octubre para que el jugador pueda concentrarse exclusivamente en su defensa en el proceso que transcurre en Italia", señaló el club en redes sociales. Las presiones de la hinchada forzaron a la ruptura del acuerdo.

La condena a nueve años de prisión emitida en 2017 por un tribunal de Milán pesó demasiado en el intento de fichaje por el equipo brasileño. El jugador alegó su defensa a través de las redes sociales. "Mi objetivo siempre fue ayudar al Santos. Si de alguna forma estoy molestando, es mejor que salga y me centre en mis asuntos personales. Probaré mi inocencia para los aficionados del 'Peixao' y aquellos a los que les gusto", escribió. Se había esfumado el contrato firmado que contenía un sueldo simbólico de 1.500 reales (unos 265 dólares), un salario ligeramente superior al mínimo brasileño.

La presión de algunas de las empresas que patrocinan al equipo, como fue el caso de la compañía Orthopride, hicieron sentir la amenaza a la directiva. Y Robinho se quedó sin una de sus últimas oportunidades de jugar al fútbol en la élite por culpa de su horrible actuación pasada. Asimismo, el portal 'GloboEsporte' divulgó las transcripciones de los pinchazos telefónicos que usó la Justicia italiana para condenar a Robinho por violencia sexual. En una de esas conversaciones, el músico Jairo Chagas, que actuó en el local la noche de la violación colectiva, expresó a Robinho su preocupación sobre el avance de la investigación, a lo que el jugador brasileño respondió: "Me río porque me importa un comino, la mujer estaba completamente borracha, ni siquiera sabe lo que pasó".

En otra llamada, Robinho llegó a reconocer que "intentó" el coito con la víctima, frente a lo cual el músico le recordó lo siguiente: "Yo te vi cuando colocaste el pene dentro de su boca". "Eso no significa follar", respondió el futbolista. El jugador desmintió las acusaciones en 2014, cuando trascendió la noticia de la investigación y también las informaciones que le señalaban por una presunta violación en un club nocturno de Leeds en 2009, cuando jugaba en el Manchester City. Aquella vez fue puesto en libertad bajo fianza. Ahora no tiene escapatoria.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es