17 de noviembre de 2019, 18:35:56
Economía

caída del 12,87 por ciento


La Bolsa cierra el sexto peor mes de la historia



La bolsa española concluyó el peor mes de enero de su historia con una caída del 12,87 por ciento, causada por el miedo a que Estados Unidos entre en recesión, por la desaceleración de la economía mundial y por la negativa incidencia de la deuda hipotecaria de alto riesgo en el sector financiero.

Entre las principales plazas internacionales, la caída del mercado español, la sexta mayor mensual de su historia, sólo ha sido superada por Hong Kong (-15,67 por ciento), Fráncfort (-15,07) y París (-13,26).

Registraron pérdidas menores Milán (-11,22 por ciento); Tokio (-11,21), el mercado tecnológico Nasdaq (-10,7); Zurich (-9,89); el Dow Jones (-5,7) y el SP 500 (alrededor del 7 por ciento).

Enero empezó con malos augurios, con el petróleo en máximos históricos -el día 3 el Brent alcanzó el récord de 98,5 dólares- por la inestabilidad existente en Oriente Medio tras el asesinato de Benazir Bhuto, por el descenso de las reservas estadounidenses y la debilidad del dólar.

El peligro de la carestía del crudo, por presionar los precios al alza, unido a la desaceleración de la economía -la actividad industrial estadounidense entraba en recesión en diciembre- trajo otro miedo: la "estanflación" -bajo crecimiento con inflación elevada-.

Los problemas que atravesaba la banca estadounidense y varias entidades europeas por sus inversiones en deuda hipotecaria de alto riesgo, que hizo que algunos fondos estatales de países petroleros acudieran a su rescate suscribiendo ampliaciones de capital, despertó otros miedos.

La situación se iba agravando y la bolsa acumulaba a mediados de mes unas pérdidas similares a todas las ganancias del ejercicio anterior -7,3 por ciento-.

Los malos resultados de los bancos estadounidenses -Citigroup perdió casi 10.000 millones en el último trimestre del año, 3.617 millones durante 2007, el 83 por ciento menos, en tanto que Merrill Lynch comunicaba un resultado negativo de 7.777 millones- sentaban las bases de la catástrofe.

La escasa credibilidad inicial del plan de estímulo fiscal preparado por la Casa Blanca -devolución de impuestos y ayudas por importe de 145.000 millones de dólares, el 1 por ciento del PIB estadounidense- para reanimar la economía y evitar la recesión trajeron el día 21 la tercera mayor caída de la bolsa española, el 7,65 por ciento.

Encadenaba el mercado nueve sesiones consecutivas de pérdidas -este mes, de 22 jornadas sólo ha subido seis- hasta esa fecha, situación que enderezaba al día siguiente la Reserva Federal -banco central estadounidense-, que inesperadamente bajaba los tipos de interés del 4,25 al 3,5 por ciento.

Esta operación la repetiría el día 30, cuando rebajó el precio del dinero del 3,5 al 3 por ciento tras conocerse que la economía estadounidense había crecido solo el 0,6 por ciento en el último trimestre y después de que el FMI redujera en tres décimas, al 4,1 por ciento, sus previsiones de crecimiento de la economía mundial.

Mientras, con el oro en máximos, 933 dólares por onza, los comentarios del Banco Central Europeo, que aseguraba que no tocaría los tipos para controlar la inflación -acababa 2007 en el 3,1 por ciento en la zona euro y en el 4,2 por ciento en España-, volvieron a traer otra gran caída el 23 de enero, el 4,56 por ciento, que se anularía al día siguiente.

El 24, los planes para salvar a las aseguradoras de bonos, el crecimiento de la confianza empresarial alemana, los buenos resultados de algunas empresas -Xerox, BBVA, etc.- y el rebote necesario tras tanta caída, le dieron a la bolsa la tercera mayor subida de su historia, el 6,95 por ciento.

De las empresas del Ibex-35, que este mes ha registrado varios cambios -se estrenaron Abengoa y Grifols, que sustituían a Antena 3 y NH Hoteles, en tanto que dejaron por la resolución de sus opas Altadis y Aguas de Barcelona, que serán sustituidos por Criteria e Iberdrola Renovables-, bajaron 31 y subieron dos.

La mayor caída del Ibex la registró Iberia, que perdió el 24 por ciento, afectada por las reivindicaciones de los sindicatos de pilotos, mientras que Acciona cedió el 21,77 por ciento y Gamesa cayó el 20,79 por ciento.

Con pérdidas superiores al 20 por ciento acabaron Inditex, que cedió este mes el 20,28 por ciento, afectada por los malos resultados del sector y las previsiones de un descenso del consumo, en tanto que Banco Santander perdió el 20,01 por ciento, perjudicado por la crisis hipotecaria a través de su filial Sovereing. Sacyr, que no consigue la paz en Eiffage, perdió el 19,96 por ciento.

Sólo subieron dos compañías, Grifols, el 5,39 por ciento, y Sogecable, el 1,28 por ciento, cuya cotización ha estado sujeta por la opa presentada por Prisa.

De los grandes valores, BBVA cedió el 16,05 por ciento, Repsol, el 12,51 por ciento, tras anunciar la venta del 25 por ciento de YPF, mientras que Telefónica bajó el 12,06 por ciento e Iberdrola, que podría ser objeto de una opa por parte de ACS y EDF, bajó el 2,12 por ciento.

En el mercado continuo, al que regresó después de tres años ausente Española de Zinc -en cuatro días sube el 9,78 por ciento y se sitúa en el tercer puesto por ganancias de la bolsa-, destacó la bajada del 45,2 por ciento de Astroc, mientras que la mayor subida, el 42,66 por ciento, correspondió a Testa Inmobiliaria
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es