24 de junio de 2021, 23:38:57
Sociedad

CALLE TOLEDO


Los fallecidos en la explosión: un sacerdote, un albañil y un feligrés con cuatro hijos

EL IMPARCIAL


Rubén Pérez de Ayala, el sacerdote de 36 años herido en la explosión de la calle Toledo de Madrid, ingresado en el Hospital de La Paz, ha fallecido esta madrugada lo que eleva a cuatro el número de víctimas mortales del siniestro ocurrido en un edificio de la parroquia Virgen de la Paloma donde se ubicaban las casas de los sacerdotes y locales parroquiales.

El sacerdote fue ingresado con quemaduras de carácter grave. En el momento de la explosión, se encontraba junto a David Santos Muñoz, miembro del Camino Neocatecumenal, revisando el estado de la caldera de gas del edificio, que llevaba unos días funcionando mal, pero cuya revisión se demoró como consecuencia de la nevada.

La archidiócesis de Madrid informa en un comunicado de que su hermano Pablo, también sacerdote diocesano, fue el encargo de administrarle la unción. Pérez Ayala fue ordenado sacerdote por el arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro, el pasado mes de junio tras formarse en el seminario Redemptoris Mater de Madrid.

La parroquia de Virgen de la Paloma era el primer destino como sacerdote de Pérez Ayala. "En su primera misa en junio, invitó a los fieles 'a mirar al Señor, a confiar en Él', y que 'cuando vengan las dificultades, gritemos al Señor'", recuerda la archidiócesis.

Fue el joven sacerdote el que se puso en contacto con un feligrés de la parroquia para pedirle ayuda al detectar un escape de gas en la caldera del edificio. A esa llamada acudió David Santos, electricista del Metro de Madrid, de 35 años y padre de cuatro hijos, quien se encuentra también entre los fallecidos por la explosión.

La secretaría de Estado del Vaticano ha mandado un telegrama en el que el Papa Francisco hace llegar al arzobispo de Madrid, cardenal Carlos Osoro, al clero y a "todos los hijos de ese amado pueblo", su cercanía y afecto "en estos duros momentos". Además, el Pontífice "eleva oraciones al Señor y encomienda muy especialmente a su misericordia el eterno descanso de las víctimas, así como a los heridos y a sus familias".

En el momento de la explosión se encontraban en el lugar el párroco, Gabriel Benedicto, y el sacerdote Alejandro Aravena, que se encuentran bien.

Este jueves se ha dado a conocer la identidad de otro de los fallecidos en la explosión. Se trata de Javier, un albañil de 45 años que trabajaba en el edificio de enfrente y vecino de La Puebla de Almoradiel (Toledo). Javier, casado y con dos hijos, era obrero de la construcción y era frecuente que se desplazara a Madrid a trabajar,

De los heridos, la Comunidad de Madrid ha informado que solo uno de ellos permanece ingresado. Se trata de un varón de 53 años con traumatismo craneoencefálico leve
y fracturas costales. Está previsto que sea dado de alto a lo largo de este jueves. También ha abandonado ya el Clínico San Carlos un varón de 29 años con fractura de peroné.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es