29 de julio de 2021, 13:05:30
Los Lunes de El Imparcial

Novela


Fernando de Artacho: Donde navega el olvido


Algaida. Sevilla, 2021. 446 páginas 19 €.

Por Jorge Pato García


En la vida de cada uno está esa pequeña patria que se corresponde con la localidad que nos vio nacer en casi todas las ocasiones se convirtió en una patria chica que sin duda alguna forma parte de la idiosincrasia personal de cada uno.

En el caso de Fernando de Artacho claramente la influencia de su cuna sevillana se nota tanto en sus obras como en su formación. Son innumerables los trabajos que ligados a sus conocimientos ha elaborado en relación con familias y entidades sevillanas, pero también, como ocurre en este caso, Sevilla sirve de escenario para su última novela, de título evocador del célebre poema de Luis Cernuda, "Donde habite el olvido", desarrollando a principios del siglo XX una historia en la que además de retratar a los personajes dibuja la ciudad en la que ellos se encuentran.

El siglo XX se ha caracterizado por un enorme cambio social, quizás uno de los más intensos de la historia de la humanidad, esto también se dejó notar en Sevilla y en la historia vital de estos tres amigos estudiantes de Derecho que protagonizan esta novela.

Dos señoritos sevillanos y un sobrio castellano entregan sus vidas a ser estudiantes de Leyes en la ciudad del Guadalquivir. Debido a su posición social tendrán una serie de vivencias con las cuales también podremos analizar como se iniciaba el declive y decadencia de una clase social en la cual el honor y el deber estaban por encima de todo y eso cambiará.

Vamos a ver esas juergas de juventud, pasiones, amores y desamores. También tendremos un momento shakespeareano con un amor imposible a consecuencia del diferente estatus social de sus protagonistas.

Gonzalo, Fernando y Pablo tendrán el privilegio de poder vivir sin penurias esos años de juventud y ese privilegio que también eran los estudios universitarios. Pero también veremos la mezcolanza entre clases sociales con personajes como Patrocinio, vulgarmente conocida como la Patro, que bordeaba la línea fina que separa los bailes eróticos y sensuales del oficio más antiguo del mundo.

De la mano de la elegante narrativa de Fernando de Artacho disfrutemos de este paseo por una sociedad que ya es historia y que en el momento en el que empezaba a desmoronarse alguno se aferraban a viejos anhelos y sueños que nada tenían que ver con la deriva que iba a tener la sociedad de principios de siglo XX.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es