19 de junio de 2021, 1:26:28
Deportes

FÚTBOL


Así salvó la vida a un golfista el entrenador Paco Jémez

M. Jones

El que fuera preparador del Rayo dio un masaje cardiorrespiratorio a un jugador infartado.


Paco Jémez ha sorprendido a todos este miércoles al compartir una anécdota trascendental que le ocurrió cuando se encontraba en el campo de un club de golf de La Coruña. El reputado entrenador de fútbol se topó allí con un brete del todo inesperado: uno de los golfistas con los que compartía escenario estaba sufriendo un infarto. Y el internacional con la selección española actuaría en consecuencia.

Narra el estratega que estaba completando su recorrido por el campo cuando observó que en otro hoyo se estaba desarrollando un panorama dramático. Ante la escena recordó las nociones fundamentales de reanimación cardiopulmonar que conocía debido a su profesión dentro del balompié y las pudo en práctica. Eso sí, confesó que se sintió "abrumado por la trascendencia tan grande" que tenía su ayuda.

"Tuvimos la fortuna de estar cerca, porque él no estaba en nuestro hoyo y lo normal es que no nos diéramos ni cuenta. Lo vi en el suelo y a partir de ahí, actuamos", ha explicado el que fuera defensa central. Su pericia a la hora de implementar el primer masaje cardiorrespiratorio, al tiempo que arribaba la ambulancia con las asistencias sanitarias, constituyó una ayuda clave para que el infartado sobreviviera.

Es por ello que le han tildado de héroe, apelativo que este grancanario esquiva. Lo que sí confiesa es que disfruta de una "satisfacción brutal" y enmarca su actuación como "algo puntual", añadiendo a su interpretación de lo vivido que tuvo "la gran suerte de pasar en ese momento" cerca de donde estaba la persona que estaba sufriendo el infarto.

Jémez, según se ha sabido, aplicó sus conocimientos en el mencionado masaje cardiorrespiratorio y, además, fue siguiendo, paso a paso, las indicaciones que le dieron por teléfono los servicios de emergencias. En el entretanto, a las labores de reanimación se incorporaría también una enfermera que se encontraba jugando al golf en ese mismo campo. Ella y el que fuera entrenador del Rayo se turnaron en la ejecución de las maniobras. Con un éxito que ha sido reconocido por todos.

Preguntado por cómo se manejó en ese entuerto, el técnico ha manifestado que "lo había visto alguna vez por mi profesión, tenía unas ciertas nociones de hacer un masaje cardíaco, pero tener una persona muerta en el suelo es otra cosa. Con las pocas nociones que tenía, me apañé". "La ambulancia tardó quince minutos en llegar hasta allí porque no es fácil, pero estuvieron rapidísimos y espectaculares al atenderlo", sentenció.

Pasado el susto, Jémez reconoce que siente una "satisfacción personal que no te puedes imaginar" porque pudieron lograr que el individuo infartado siguiera con vida hasta que llegaron los sanitarios. "Y cuando te llaman del club y te dicen que está estable, la satisfacción es brutal", remarcó. "No hay otra cosa igual que poder ayudar a una persona que se estaba muriendo y por eso siento una felicidad que es incomparable con ninguna otra cosa", incidió.

El preparador canario, que en este curso no ha encontrado equipo a pesar de tener "ganas de entrenar", del "día a día" al frente de una plantilla, dejó claro que "ni en el fútbol ni en nada, nunca sentí una satisfacción tan grande". Y despidió sus reflexiones agradeciendo las muestras de admiración por este evento de tanta intensidad. Ahora, asegura, le toca salir a buscar un club "interesante" tras haber dado un paso atrás por el impacto de la pandemia.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es