24 de julio de 2021, 15:11:14
Editorial

EDITORIAL


RTVE: primer pacto entre el Gobierno y el PP



Por fin, el Gobierno y el PP han pactado la renovación del Consejo de Administración de RTVE.

Les ha costado ponerse de acuerdo por la deriva totalitaria de Pedro Sánchez y por el temor de Pablo Casado a ser engañado. Y aunque nada de ello ha cambiado, se han visto obligados a negociar hasta la extenuación.

RTVE funcionaba a trancas y barrancas por el parche temporal que impuso el presidente mediante un decretazo para colocar al frente a algunos de los periodistas españoles más sectarios.

Como consecuencia, la calidad de los programas se ha deteriorado y la audiencia se ha desplomado. No obstante, el Gobierno ha aprovechado sin pudor la potencia mediática del ente público para propagar sus estrategias electorales.

No hay que hacerse ilusiones. Ahora, resultaría imposible. Pero el PSOE y el PP deberían proseguir su acercamiento y abordar otros pactos de Estado. En primer lugar, la urgente renovación del CGPJ, que ha encallado por los vetos cruzados entre Podemos y el PP y que lleva ya dos años de retraso, incumpliendo el mandato de la Constitución.

Como uno de los mejores ejemplos entre la necesidad de pactos entre el PSOE y PP, si se hubiera producido un acuerdo sobre los Presupuestos Generales del Estado, la economía española no se resentiría por el tufillo marxista que encierran muchas de sus medidas. Pero, sin duda, ese pacto habría dinamitado el Gobierno de coalición y tampoco se le puede pedir a Sánchez que sacrifique su poltrona. Aunque tendrá que dar cuentas a la UE por unos presupuestos tan perjudiciales para la economía como alejados de las normas comunitarias.

Es de esperar que esos acuerdos sepulten, al menos por un tiempo, la actual crispación política. Y, sobre todo, hay que exigir un entendimiento habitual entre el PSOE y el PP, pues menguaría el excesivo peso de los partidos radicales instalados en el Parlamento, que son los mayores responsables de la crispación política así como de los graves errores que comete el Gobierno para contentar a sus socios. Pero eso sí que es una utopía. Al menos, mientras Pedro Sánchez dependa de ellos para mantenerse en el poder.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es