19 de septiembre de 2021, 20:09:24
Deportes

TENIS


ATP. "El trato que le dan a Novak Djokovic es como 'La matanza de Texas'"

M. Jones

Lo denuncia el técnico del serbio, Goran Ivanisevic.


Este 2021 está acompañando a Novak Djokovic con sensaciones contradictorias. El número 1 del tenis está gozando en la esfera deportiva, con su conquista del Abierto de Australia y la profundización en su labor de fundador de la asociación de jugadores alternativa a la ATP. Sin embargo, en cuanto a su imagen pública estos meses han resultado erosivos. Las críticas le han llovido por las protestas relativas a la cuarentena impuesta a sus colegas en Melbourne, su recelo ante las vacunas del coronavirus o por el evento organizado, que disparó el número de infectados en el Top-50 del circuito. Incluso se ha llegado a dudar de su lesión en el pasado Grand Slam.

El patrón de este deporte ha ido respondiendo, con honestidad, en cada polémica. Disculpándose cuando ha descubierto que había cometido un error y o defendiendo su posición al no contemplar nada reprochable en su actuar. Sea como fuere, su figura ha arrastrado un desgaste en lo relativo a la opinión pública. Es un hecho. Y en esta emana ha decidido salir al paso su entrenador, el extenista Goran Ivanisevic. Lo ha hecho en una amplia entrevista concedida al medio tennismajors.com.

"Personalmente, como entrenador y como hincha de Djokovic, este título tiene el sabor más dulce de todos. Probablemente Novak diría Roland Garros 2016 o su primer Wimbledon, pero para mí, después de un año en el que fue golpeado por algunos medios con todas las armas, se sintió realmente bien. Al mismo tiempo, podría resultar que este título fuera extremadamente importante en el contexto más amplio (carrera por la mayoría de los títulos de Grand Slam). Y fue agitado, algo que no habíamos experimentado antes: 42 días en Australia, cuarentena, la lesión, la afición que se fue en medio de un partido debido al confinamiento, la atmósfera sombría durante unos días y luego el partido final perfecto que jugó Novak desde cada aspecto", arrancó.

Y con rapidez abordó su queja más agria. El croata entiende que su pupilo está sufriendo una campaña persecutoria. Así lo explica: "Todo empezó con el Adria Tour -el torneo que devino en contagios de sus colegas-. Le perseguían incluso antes de eso, pero en el último año me pareció como si estuviera viendo esa película 'La matanza de Texas'. ¿Por qué lo tratan de esa manera? Probablemente debido a sus antecedentes, la gente de los Balcanes siempre es vista de manera diferente. Además, Novak no tiene miedo de decir lo que piensa y de luchar por las causas en las que cree. Lo que pasó en el US Open, fue como si todos estuvieran contentos porque ese tipo de mierda le pasara a él -cuando fue descalificado por dar un pelotazo involuntario a una jueza-. En Australia defendió a sus compañeros jugadores y, de nuevo, pateemos a Djokovic porque es el único que habla, todos los demás permanecen en silencio. A lo largo de mi carrera, he visto a los jugadores hacer todo tipo de cosas, pero nadie recibió el tipo de trato que recibe Novak".

"Entonces, la guinda. ¿Cómo explico esto? Lo más pérfido, en realidad lo más triste, fueron las acusaciones de que estaba fingiendo una lesión. ¿Por qué demonios haría eso? ¿Por qué el mejor jugador del mundo fingiría una lesión, y en ese momento iba con dos sets arriba? Cuando algún otro jugador de élite se lesiona, se considera un acto heroico incluso pisar la cancha. Pero cuando es Novak, lo está fingiendo", denunció. Y reflexionó que "de alguna manera se las arregla para lidiar con todo eso. Y la lesión ocurrió en la tercera ronda, no es como si el torneo estuviera llegando a su fin. No, necesitaba cuatro victorias más, y no contra algunos jugadores desconocidos. Raonic, luego Zverev y Karatsev no llegó a semifinales por accidente. Y finalmente Medvedev, que es el mejor del mundo en los últimos tres meses. Es simplemente asombroso".

Hizo hincapié el que fuera número 2 del ranking mundial por detrás de Pete Sampras (1994) en la mentalidad de 'Nole'. "Uli (Ulises Badio, fisioterapeuta de Novak) es realmente un hacedor de milagros. Se las arregló para prepararlo todas y cada una de las veces que estaba en la camilla, también había analgésicos involucrados y no había entrenamiento, así que calentamos un poco más de lo habitual. Pero todo eso no valdría nada si Novak no fuera tan fuerte mentalmente. Nunca he conocido a una roca mental como él, creo que es uno de los atletas mentalmente más duros del mundo, no solo los jugadores de tenis. Cuando todos lo descartan, de alguna manera encuentra una nueva fuente de energía. Puedo ver cuánto esfuerzo pone en eso y lo complicado que a veces puede ser".

"Después de la lesión, estuve allí cuando los médicos le dijeron lo que había pasado y cuáles son los riesgos si seguía jugando. Le dijeron que podría empeorar, pero tomó una decisión consciente diciendo: 'Haré lo que sea necesario para intentar ganar este Grand Slam'. Teníamos el mismo ritual todos los días, giraba en torno a sus tratamientos y en los dos últimos partidos pudo jugar con un dolor mínimo, sobre todo en comparación con los partidos con Raonic y Zverev. Novak es más fuerte que todos los demás y la gente tiene dificultades para admitirlo. Su mente es tan fuerte que cree en sus ejercicios mentales y con esos métodos de relajación suyos pudo minimizar el dolor tanto como fue físicamente posible, con la ayuda de analgésicos también.

En lo concerniente a la rivalidad con Nadal, Ivanisevic incidió en que "Novak se centró únicamente en ese título desde el momento en que puso un pie en Australia. Ahora tiene 18, creo que Rafa ganará al menos un Roland Garros más, por lo que era importante para Novak mantenerse al día. La carrera está abierta y es interesante". Y definió su labor en el trance australiano como "traer una actitud positiva, mantenerlo relajado. Tenemos nuestros juegos de mesa y el objetivo era que Novak no pensara en la lesión y comenzara a pensar en el partido cuando llegue el momento, no hay razón para generar tensión adicional".

"Ahora depende también de la lesión, pero no hay necesidad de apresurarse. El único torneo que jugaría quizás sea Miami -Masters 1.000-. Creo que su próxima resonancia magnética es en dos semanas, así que ya veremos. No hay necesidad de correr riesgos, prefiero verlo listo al cien por cien para la temporada de tierra batida para intentar ir tras el título de Roland Garros una vez más", señaló sobre el presente del serbio. Y manifestó que "si miras su agenda en los últimos cinco o seis años, no es como si estuviera jugando un montón de torneos. No creo que uno pueda concentrarse solo en los Grand Slams, ya que es necesario tener una buena preparación y un sentimiento positivo para entrar en el 'major'. Por ejemplo, Novak se sentía muy bien consigo mismo antes del Abierto de Australia debido a los dos duros partidos que tuvo en la ATP Cup".

Por último, compartió la historia interna cuando fue descalificado en el US Open. "Creo que la gente se dio cuenta de lo complicadas que fueron las cosas para él durante ese tiempo. Lo que sucedió en Nueva York fue un shock, algo que nadie vio venir, y posiblemente estaba camino a otro título de Grand Slam. Sí ganó el título en Roma, pero el nivel del tenis estuvo lejos de ser el mejor, y ni siquiera hablaré de la final de Roland Garros en la que no se presentó, aunque Nadal jugó de maravilla. "El final del año también estuvo lejos de ser ideal. Había luchas dentro de sí mismo, trató de luchar contra ello, pero no pudo deshacerse de lo que había sucedido en tan poco tiempo. Cuando llegamos a Australia, se notaba que era diferente, decidido y lleno de energía de nuevo", relató.

Se despidió dando una pincelada de la verdadera personalidad de 'Nole'. "La palabra clave para mí es deseo y el deseo de Novak es enorme. Podría tomarse un día extra de descanso aquí y allá. A medida que envejece, intenta tener entrenamientos más cortos, pero con mayor intensidad. Es un genio y a veces busca demasiado. Por ejemplo, demasiada información, demasiadas estadísticas. A veces, eso no funciona de la mejor manera. Además, como entrenador tienes que elegir lo que vas a decir y cuándo lo vas a decir, ya que Novak es una esponja, lo absorbe todo y quiere mejorar cada día. Es un equilibrio delicado de encontrar", concluyó.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es