20 de junio de 2021, 14:33:39
Nacional

ARMAS INCAUTADAS


Nueva "maniobra propagandística" de Sánchez para escenificar la derrota de ETA

Javier Cámara


El jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, no ha contado con el apoyo y respaldo de las asociaciones de víctimas del terrorismo en el acto “puramente político para mayor gloria de un presidente” y “propagandístico” que este jueves se ha celebrado en Madrid y en el que ha sido escenificada la destrucción con una apisonadora de más de un millar de armas de ETA y los Grapo incautadas en España.

Sánchez ha presidido el acto acompañado de Fernando Grande-Marlaska, Margarita Robles, Arancha González Laya y Miquel Iceta en la Academia de la Guardia Civil de Valdemoro (Madrid). Se trata de una iniciativa impulsada por el Ministerio del Interior y el Centro Memorial de las Víctimas del Terrorismo, cuyo patronato encabeza el propio presidente del Gobierno, con el que pretenden visualizar "la derrota policial de ETA por parte del Estado de Derecho".

Representantes de la Guardia Civil, Policía Nacional y policías autonómicas han procedido a retirar la lona que cubría el armamento, que ha sido aplastado por una apisonadora de pequeñas dimensiones en presencia, también, de representantes de jueces y fiscales de la Audiencia Nacional.

En su intervención, Sánchez ha descrito el momento como un "gran acto simbólico en la lucha contra el terrorismo" que "dignifica" la memoria de las víctimas. Su destrucción "tiene un grandísimo significado para la sociedad española", ha considerado el jefe del Ejecutivo: "La importancia del acto tiene que ver con que quien entrega las armas, acepta la derrota", considera el presidente del Gobierno, que reconoce que queda una "tarea amplia" para "arrojar luz" sobre crímines que no han sido esclarecidos: "ETA está acabada. Vamos a seguir defendiendo la memoria de las víctimas".

Pero la política penitenciaria del Gobierno de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias con los presos de ETA y sus pactos con Bildu han sido las razones que muchas de las asociaciones de víctimas del terrorismo, que han denunciado sentirse olvidadas por el Ejecutivo, han esgrimido para declinar la invitación a lo que consideran una “maniobra publicitaria”.

Bildu, socio prioritario del Gobierno

Así, la presidenta de la Fundación Alberto Jiménez-Becerril, Teresa Jiménez-Becerril, ha explicado a El Imparcial que no han asistido al acto porque consideran sirve de "comparsa" a un presidente "que no escucha a las víctimas, que las abandona y humilla, otorgando beneficios a más de 150 terroristas, en el tiempo que lleva gobernando, simplemente para pagar los favores a Bildu y al entorno nacionalista”.

No tiene nada en contra del hecho de que se destruyan las armas incautadas a la organización terrorista ETA porque entiende que si se destruyen será porque ya son inservibles en la investigación para aclarar los más de 370 crímenes de ETA que siguen sin ser resueltos, pero también afirma: “En las circunstancias actuales, puedo afirmar que ETA no ha sido derrotada en su totalidad desde el momento que sus herederos, están en las Instituciones y un partido como Bildu, que no condena los asesinatos y los crímenes contra miles de españoles inocentes, como mi hermano Alberto Jiménez- Becerril y su mujer Ascensión García, asesinados en Sevilla en 1998, sea un socio prioritario para este Gobierno”.

“ETA no está derrotada, ya que son los terroristas los que reciben homenajes y son tratados como héroes mientras las víctimas son olvidadas y humilladas”, insiste Teresa Jiménez-Becerril, que añade que esta escenificación "es un acto puramente político para mayor gloria de un presidente, que con una hipocresía sin límite pretende escenificar la derrota de ETA, mientras todos las semanas, cada viernes, acerca o progresa de grado como mínimo a 5 terroristas, la mayoría con delitos de sangre, a pesar de que incluso la Audiencia nacional rechaza las cartas de arrepentimiento de los presos por considerarlas falsas”.

Así, se pregunta: “¿Cómo vamos a ir a aplaudir a Sanchez el jueves sabiendo que al día siguiente volverá a acercar y beneficiar injustamente a 5 terroristas más de ETA? Para blanquear sus aplausos a Bildu y sus pactos de la indignidad con quienes no condenan el asesinato de mi hermano y su mujer y cientos de inocentes, que no cuente conmigo. Menos fotos, menos escenificación de derrota y más memoria, dignidad y Justicia”.

Con todo ello, la presidenta de la Fundación Alberto Jiménez-Becerril concluye con siempre estará “al lado de la Policía y la Guardia Civil, claves en la lucha contra ETA”, y agradece “su sacrificio en defensa de nuestra libertad, del estado de Derecho y de la Unidad de España”.

"Abandono, humillación y traición"

En un comunicado, la Asociación Dignidad y Justicia, que preside Daniel Portero, también ha declinado la invitación a un acto que “no es más que una maniobra publicitaria de este Gobierno, con su presidente a la cabeza, que trata de tapar el abandono, humillación y traición a los que tiene sometidas a las víctimas del terrorismo”.

Recuerdan que Sánchez, desde que ejerce su mandato, no se ha reunido nunca con las asociaciones de víctimas del terrorismo, más que cuando las usó en 2018 para escenificar otro movimiento político como fue la entrega de los documentos intervenidos a la organización terrorista ETA, por parte de las autoridades judiciales francesas.

Además, hacen especial hincapié en que un Gobierno que permite más de 150 acercamientos y progresiones en grado “no puede tener a la Asociación Dignidad y Justicia a su lado, sino enfrente, y así será mientras no modifique su hoja de ruta en materia de política penitenciaria y su desafección hacia las víctimas del terrorismo”.

Esta asociación quiere manifestar que su ausencia a dicho acto es una protesta contra el Gobierno por los motivos expuestos y en modo alguno lo es hacia las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, verdaderos valedores de la lucha antiterrorista y que, desde este comunicado, les quiere expresar su profundo agradecimiento, el cual nunca será suficiente, por su lucha incansable contra el terrorismo en España y por su defensa incondicional del honor, la verdad y la justicia de las víctimas del terrorismo.

La AVT sí ha asistido, pero lo ha hecho para rendir homenaje a las Fuerzas de Seguridad, auténticos protagonistas de la incautación a la ETA y los GRAPO de las aproximadamente 1.400 armas que han sido destruidas este jueves en Madrid. Además, recrimina a Sánchez los acercamientos de etarras sin colaborar con la justicia.

La AVT ha recordado al presidente Sánchez que las armas que hoy destruye son las que empuñaron los terroristas que está acercando cada viernes a cárceles del País Vasco y Navarra.

Hay que recordar que no es nuevo el desapego de las víctimas del terrorismo con el Gobierno de coalición, ya que el pasado 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos, hasta 23 asociaciones de toda España firmaron un manifiesto en el que pedían que se preservara la verdad y defendieran la memoria: “Especialmente, ante los que todavía hoy justifican, relativizan o callan ante décadas de padecimiento terrorista”.

En esos momentos, el Gobierno de coalición abordaba con EH Bildu, entre otras formaciones, la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, y se mantenía encendido el debate sobre la política de acercamiento de presos etarras a cárceles del País Vasco.

"Rotundo fracaso" del Estado de derecho con las víctimas

Tampoco ha asistido el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (COVITE) porque la celebración de este tipo de actos “propagandísticos” tienen como objeto ocultar el “rotundo fracaso” del Estado de derecho con las víctimas del terrorismo, especialmente con las de ETA, a las que a más de la mitad se les han negado sus derechos a la Verdad y a la Justicia.

“¿Cómo vamos a ir a un acto público en el que se destruyen las armas con las que han asesinado a nuestros familiares? ¿De verdad alguien cree que esto es motivo de celebración?”, se pregunta Consuelo Ordóñez, presidenta de COVITE. “Jamás iríamos a un acto público en el que se destruyen pruebas que han podido servir para esclarecer los asesinatos de nuestros familiares. Nos han asegurado que las armas que se van a destruir ya no tienen valor judicial para futuras investigaciones, pero es lógico que tengamos dudas sobre si servirían para esclarecer alguno de los más de 350 crímenes de ETA que todavía están sin resolver”, asegura.

COVITE también ha criticado que el Gobierno “continúe ahondando en la supuesta disolución y entrega de armas por parte de ETA”, cuando en realidad han sido “falsos desarmes” y “un teatro de autodisolución” por parte de ETA. “La verdadera disolución de ETA se producirá cuando las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado detengan hasta el último terrorista huido”, ha afirmado Ordóñez, que ha añadido: “Urgimos al Gobierno a que lleve a cabo la operación policial de disolución de ETA”.

El PP crítico

Del mismo modo, el PP tampoco ha acompañado a Sánchez en el acto. El presidente Pablo Casado, se mostraba contundente en redes sociales: "Al Gobierno le sobran los actos de propaganda, los pactos con Bildu y los acercamientos de presos etarras. Por la memoria, dignidad y Justicia de las víctimas del terrorismo".

Su vicesecretaria de Organización, Ana Beltrán, ha sido clara también: "Destruir armas no destruye pactos de Gobierno con Bildu ni los beneficios penitenciarios a quienes las empuñaron". Además, ha insta al presidente del Gobierno a dejarse de “representaciones teatrales” y a que se preocupe del esclarecimiento de los asesinatos impunes cometidos por la banda terrorista.

Beltrán considera que “hoy ha vuelto a ganar Bildu-Batasuna y hoy se ha vuelto a humillar a las víctimas”, con el acuerdo del Gobierno para la transferencia de las prisiones al País Vasco: “una pretensión histórica de ETA que gracias a Sánchez se sale con la suya”.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es